jueves, 31 de diciembre de 2015

"Qué tu próximo año esté lleno de magia,

...y sueños y buena locura.

Espero que leas algunos buenos libros

y beses a alguien que piense que eres maravilloso.

Y no te olvides de hacer un poco de arte,

escribir, o dibujar, o construir, o cantar,

o vivir como sólo tú puedes.

Y espero, que en algún momento del próximo año,

puedas sorprenderte a ti mismo.”

(Neil Gaiman)




Fin de una etapa...
Fin de un ciclo ...
Fin de Año...
Tiempo de reflexiones...
Tiempo de balances...
Mi deseo es que sea siempre más lo bueno;
que las sonrisas sean más que las cicatrices;
y que estas últimas nos sirvan para aprender,
para no volver a cometer los mismos errores.
Que el próximo año sean 366 posibilidades;
de cumplir sueños, de realizar proyectos;
que podamos continuar a compartir,
compartir letras y tiempo,
en la arena de mi playa,
en el calor de tu casa...
Momentos únicos... juntos.
Mi beso... mi abrazo... y mi mejor sonrisa
para vos, para desearte:

¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!



miércoles, 23 de diciembre de 2015



Llega la hora...
Todas la lucecitas se encienden...
Y con ellas cada momento vivido.




Rescato lo bueno y brindo por ello...
Por quien supo estar con una palabra,
con una caricia, o con un abrazo.
Por quien llenó mis días de luz,
y de sonrisas compartidas.
Por quien supo tener paciencia,
y aceptar mis sombras.
Por quien siempre me habló de frente,
sin vueltas y sinceramente.
Por quien puso melodías,
y supo escuchar en los silencios.
Por quien ya no está
pero dejó su imborrable huella.

Y ahora te dejo mi regalo...


En él están todos mis mejores deseos,
no sólo para hoy, para todos y cada uno de tus días.
Mi abrazo más sincero,
mi mirada más franca,
y mi mejor sonrisa.
La promesa que, siempre que me necesites,
allí estaré...
y sino puedo ayudarte,
te escucharé y sostendré tus manos.
Y un pedacito de (mi) Alma,
para seguir juntos, pisando la arena de esta playa.




Feliz Navidad!!!




jueves, 17 de diciembre de 2015

Yo,
el brillo de tu luna.
Vos,
la luz de mi sol.

Mi cuerpo,
tu posible condena.
Tu amor,
mi segura salvación.

Yo,
la arena que bañan las aguas de tu mar.
Vos,
el cielo que alcanzan las cimas de mis montañas.

Mis ojos,
tus estrellas muertas.
Tus brazos,
mis espacios vivos.

Yo... Vos...
Vos... Yo...
Un ahora...
Y un siempre.




domingo, 13 de diciembre de 2015

Ahora que sé que te irás,
ahora que siento la despedida,
ahora inicio a extrañar[Te].

Y haría una valija para irme contigo.
Pondría la fuerza de mis piernas para buscarte,
y la de (mi) Alma para encontrarte.
Pondría todas mis sonrisas,
esas que te hacen pensar, que siempre se puede intentar una vez más.
Pondría la tibieza de mis manos para sostener las tuyas,
y el calor de mis labios para besar donde necesitamos.
Pondría los recuerdos, los mejores,
mi perfume a jazmines y el tuyo a madera.
Pondría certezas que borren todas y cada duda,
y amor del bueno, del que todos deseamos, del que tenemos.

Pondría todo esto, y me iría,
no importa dónde,
me iría donde sea, pero contigo.




jueves, 10 de diciembre de 2015

Un día te cansas...

Te cansas de que los únicos sueños sean aquellos que haces con los ojos cerrados, y en las pocas horas que logras dormir por las noches.
Te cansas que los proyectos para el futuro sean esos oxidados recuerdos, que un día iniciaste a colocar en los cajones de tu alma.
Te cansas de esas sonrisas forzadas, de esa rabia contenida, de esa alegría perdida.

Entonces, un día abres una ventana y el viento golpea en tu cara. Cierras los ojos y piensas a cuando te quedabas mirando la Luna desde la terraza. O la puesta del Sol desde la hamaca de la plaza. Y decides.

Decides tirar esas flores que se han marchitado a la espera de tiempos mejores.
Decides que es hora de leer esos libros los cuales has dejado que junten polvo por mucho tiempo.
Decides recoger los deseos olvidados, la felicidad pretendida, la esperanza reencontrada.
Decides armar la valija, la llenas con todas esas ilusiones nuevas, y partes.

Partes para recomenzar.


(10 de abril 2003)





(El 10 de abril de 1912 partió desde el puerto de Southampton el Titanic
...lamentablemente nunca llegó a su destino.
Yo lo hice 91 años después y recomencé.)




(Este relato pertenece a los "Relatos Jueveros" y esta semana la convocatoria
fue hecha por Dorotea desde su blog "Lazos y raíces".
Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)




domingo, 6 de diciembre de 2015

Y cuando me anclas a tu cuerpo,
tú dejas de ser nave,
para convertirte en mi puerto seguro.
Y te caliento la carne, la sangre y hasta los huesos,
me (re)enseñas a volar sujeta a tus caderas
en este juego [con]sentido que a veces olvido.




jueves, 3 de diciembre de 2015

"Lo sé, pero me las ingenio para negarlo."

Y ésta era su frase preferida.

Tantas veces había leído sus palabras ...había pensado en sus gestos.

Una y otra vez, repetidamente, casi como si fuera una tortura. Un pequeño acto de masoquismo.

Todo le decía que jugaba.

Todo, menos su corazón y su alma. Ellos seguían con esa estúpida convicción de creerle.

Entonces ella repetía esa frase: “Lo sé, pero me las ingenio para negarlo.”

Y ella jugaba a que creyeran que le creía.




(Este relato pertenece a los "Relatos Jueveros" y esta semana la convocatoria
fue hecha por  Mónica desde su blog "Neogéminis, El extraño mundo de Neo".
Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)