jueves, 2 de enero de 2014

Sólo él...

"...nunca sabré qué espero de él,
ni qué conjuro deja en mis tobillos;
pero cuando estos ojos se hartan de baldosas,
y esperan entre el llano y las colinas
o en calles que se cierran en más calles,
entonces sí me siento naúfrago
y sólo el mar puede salvarme..."

(Mario Benedetti)