miércoles, 23 de mayo de 2018

Sebas debía terminar su libro en las próximas semanas, sino tendría problemas con su editor. Por ello, le pidió a Julieta, su amiga desde la infancia, otro permiso para visitar su lugar de trabajo. El manicomio de la ciudad. Necesitaba volver al sitio donde se desarrollaban sus historias.

Él no escribía sobre psicología; ni sobre psiquiatría; ni sobre ninguna enfermedad mental. Él era simplemente un historiador, y desde hacía algunos años se interesaba por las leyendas urbanas. Una en particular, lo estaba obsesionando.

Cada diez años, para la fecha en la cual se había abierto el manicomio de la ciudad, un nombre aparecía en el cuaderno de ingreso de visitas, pero no en el de salidas. Desaparecían dentro la estructura; nadie sabía más de ellos. Algunos decían que los internaban como pacientes en el último pabellón, bajo falsos nombres. Pero, ¿cómo era posible que nadie controlara?; ¿que nadie reconociera a alguno de esos hombres? Porque eran siempre hombres, solteros, alrededor de los cuarenta años, con pocos o ningún familiar; casi la descripción del mismo Sebas.

Te he conseguido el permiso para este sábado... –le dijo Julieta el miércoles a la salida del gimnasio donde iban juntos. Aunque me hubiese gustado que esperaras mi regreso para hacer esta visita... ya sabes.
No, no sé... –respondió Sebas mirándola entre sorprendido y curioso. ¿De qué hablas?
Sabes qué fecha es este sábado, ¿no? –le preguntaba mientras le clavaba la mirada.
No... ni idea... –dijo Sebas, que siempre vivía en las nubes.
Pues es el cincuenta aniversario del manicomio, y según tus historias... –lo decía haciendo fuerza para no reírse. Aparte yo no podré estar contigo, sabes que salgo de vacaciones por un mes, tengo el vuelo esa mañana.
Mira que eres tonta... –le respondió Sebas, sonriendo. Son sólo leyendas urbanas, no he podido confirmar absolutamente nada hasta ahora... temo que el libro será un desastre.

Continuaron a conversar y bromear, hasta que se despidieron; y Sebas prometió que le escribiría para contarle cómo iba todo.

El sábado a las ocho de la mañana, Sebas estaba ya firmando el libro de visitas del manicomio. Como era de esperarse, tuvo que dejar las llaves, el celular y algún otro objeto personal en el ingreso, los podría retirar al marcharse. Sonrió al recordar el mensaje de Juli esa mañana apenas se despertó; cuando volviera de las vacaciones ya vería de hacérselas pagar. Ahora debía concentrarse, y no perderse en ese laberinto de pasillos que era el manicomio.

(...)

A lo lejos se escucha una canción, una melodía.

¿Y esa música? –preguntó la nueva enfermera al Director del manicomio mientras le mostraba las instalaciones. Viene de esta habitación, ¿qué es lo que hay?
Pues nada, sólo los objetos que los visitantes dejan olvidados al ingreso... –respondió él sin querer detenerse demasiado. Luego de unos días que nadie los reclama, los guardamos aquí dentro.
Es que parece ser un celular, ¿no deberíamos controlar? –volvió a preguntar entre curiosa y asombrada por la falta de interés.
Si es propio lo que le interesa, y tanto le importa... –dijo un poco contrariado, mientras buscaba la llave.

Cuando finalmente abríó el cuarto, se escuchó claramente la señal acústica de un celular que se apagaba por falta de batería. La joven se quedó mirando las estanterías repletas de cajas, sucias y descoloridas; algunas, muchas, sin siquiera rotular. No supo que decir; su rostro expresaba el desconcierto.

Se ve que no era destino encontrarlo... –dijo el Director que no se había movido de la puerta. ¿Continuamos?

Mientras un mensaje quedaba perdido, también, en una casilla de un contestador automático...

Sebas... ¿me puedes decir dónde te has metido? ...han pasado veinte días desde tu vivita al manicomio y no sé nada de ti, ya no sé qué pensar ni a quién llamar ...que estoy preocupada, angustiada, y...

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 9Tienes prohibido utilizar la palabra 'locura', y cualquiera de su familia.
Tu relato se desarrollará en un manicomio.)

14 comentarios:

  1. El rumor pudo con él...
    Es una historia intensa que te atrapa hasta el final... Muy bien llevada en su síntesis.
    Lo cierto es que al final, pese a imaginarlo, el corazón se encoge un poco e imaginar esos pasillos... no sé... da cosita.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi tierra se dice: "es cuestión de creer o reventar"... y mi personaje no podía, no quiso quedarse con la duda.

      Besisssssssssss enormes hermosa!

      Eliminar
  2. Uh, cuando alguien insiste en visitar un lugar inspirador de leyendas urbanas, mas le vale que tenga algun recurso para enfrentar a lo extraño. O terminará muy mal. Si se desea que lo sobrenatural suceda, sucederá y no sera bueno.
    Tal vez descubrio algo pero no podra utilizarlo.

    Bien contado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para enfrentar lo sobrenatural tendría que haberle pedido ayuda a uno de tus personajes, Demi... jajajajaja!

      Besotes paisano.

      Eliminar
  3. Se adivinaba el final pero el suspense era grande y había que llegar hasta el final. Muy bueno . Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester por creer que así lo sea, por ser una de las mejores fan de mis letras.

      Besotes!!

      Eliminar
  4. Ayyy qué bueno!!! UN desenlace muy logrado,como se merece este relato!
    Precioso, y con muy buen clima de suspense!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me pongo a escribir y no paro, y cuando deseo darle un final, me temo sea brusco... tal vez por eso muchas de mis historias tengan "final abierto", tengo la esperanza de un día retomarlas y seguirlas... jajajaja ilusa!!

      Smu@cksssssssssssss y disfrutá tu finde!

      Eliminar
  5. Inquietante relato, hasta daría para una película, si luego llega alguien a investigar las desapariciones, puede ser, no? Yo creo que el director sabe algo ;)

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te dedicas al séptimo arte, te regalo la idea... ya luego tú verás!

      Besos grandes como el mar, Dulce.

      Eliminar
  6. Te felicito Alma, me ha encantado tu relato... lo he vivido intensamente, me ha recordado a "los renglones torcidos de Dios" ya sé que en nada se parece... pero tiene ese halo de: qué pasó en verdad???

    Mil besitos preciosa y feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes? ...ese libro lo tengo esperando a ser leído desde hace rato, y con tu comentario has vuelto a picar mi curiosidad...

      Besotes infinitos, Auro!!

      Eliminar
  7. Y es que con esas cosas… hay que ir con cuidado, porque toda leyenda tiene algo de verdad… O eso creo… Yo por si acaso… 😏

    Muy bueno, mi querida Alma… Un género que me encanta, y más, llevado por tu pluma.

    Bsoss enormes, y muy feliz día, preciosa 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy como vos en estas cosas, Gin... por si acaso, mejor nada!!

      Besotes gigantes, preciosa y a iniciar muy bien la semana!!!

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...