jueves, 26 de febrero de 2015


Me acomodé el pantalòn y me fui. Escapé. Porque eso es lo que hice, escapar. Caminé veloz hasta llegar al hotel. Entré en la habitación y me tumbé en la cama; boca arriba y vestido como estaba.

Su perfume aún estaba impregnado en mi.  Sentía en mis sienes cada latido, de ella, mío. Su aroma envolviéndome. Mi cuerpo continuaba a estar agitado. No lograba calmar ese temblor en mis dedos…, mis dedos que sin pensar llevé a mi boca. Todavía con su sabor en ellos, como un elixir en ella..., queriendo saborearlo hasta el infinito. Mis ojos cerrados no cesaban de recordarme su imagen. Poseerla así, ahí, en la calle. Sentirla entre mis brazos…, el movimiento de su cuerpo…, su calor. Nuestro encuentro fue mejor que cualquier fantasía. Sus palabras habían siempre causado ese efecto en mí. Había logrado incendiar mi alma desde el momento que la conocí. Y ahora que probé el calor de su cuerpo…, de esta manera…, nueva, inesperada, deseada. No pienso a otra cosa que volver a hacerla mía nuevamente; otra vez…, y otra vez.

Pero esta vez sabría que soy yo. Quiero reflejarme en sus pupilas y que ella se refleje en las mías, mientras me fundo en ella. Quiero besarla…, toda…, lentamente. Recorrer con mi lengua cada centímetro de su piel, para luego enredarla con la suya. Mis manos en sus pechos, mis dedos pellizcando sus erectos pezones. Quiero penetrarla y sentirla jadear debajo de mi cuerpo. O sobre él, con su aliento en mi cuello. Sus dientes que me muerden y jalan y sus uñas en mi espalda. Posar mis manos en sus caderas mientras acompaño su subir y bajar por mi miembro.

Y sobre todo, quiero sentir mi nombre gritado junto al derramarse de su orgasmo…, mientras me lleno de ella, y ella se llena de mí. Y susurro, y grito: -mía…, mía…, sos mía…, siempre lo fuiste y siempre lo serás.


Pensar en ella…, en lo que habíamos apenas hecho…, en lo que aún deseaba hacer…, hizo que me excitara. Pero no podía…, quería, ohhh Dios, si quería…, pero en ese momento simplemente no podía.

Y decidí hacerme la ducha.










*Para esta parte del relato necesité de la "visión" masculina; por lo cual, agradezco la ayuda y las ideas brindadas por el escritor y amigo Dav tor (http://recuerdodenoche.blogspot.it/)

Si quieres leer dónde comenzó esta historia...

12 comentarios:

  1. Impresionante Alma... todo un placer sentir cada palabra...
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dav ...por todo, por estas palabras y por la ayuda ...besos.

      Eliminar
  2. Me gusta saber que te has lanzado por fin a compartir las letras que te recorren por dentro. Genial! Aquí poco más hay que añadir... sólo sentir.

    Un beso, Almita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex... mi buen amigo Alex... de a poquito..., e igual no hubiera podido ser posible sin vos, sin ustedes, los amigos que siempre han creido en mí y me han apoyado.

      Un besote y una super abrazo Alex, mi rebelde amigo!!! (...jajajajaja...te leí, en un rato paso por tu casa!)

      Eliminar
  3. Hala... y nos dejas así? Sin saber quien ese hombre misterioso?... Mira que yo hago mis cábalas siempre y ya tengo candidatos... a ver si acierto...
    Sabes crear ese ambiente de sensualidad y misterio que tanto engancha... y así estoy atrapada como en un culebrón venezolano... a la espera...
    Mi aplauso Alma...
    Muchos besinos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piccola ¿sabes por qué continué la historia?... por vos, porque creíste que podía hacerlo... entonces intenté y este es el resultado... y ya tengo pensado el final, pero creo que mi piccola Sherlock lo habrá adivinado a ese punto...

      Te quiero piccola y mucho mucho... no lo olvides Haydeé.

      Eliminar
  4. Te felicito, eso es el erotismo, el triunfo del sueño sobre la naturaleza, el refugio del espíritu de la poesía, porque niega lo imposible.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pitt! ...y qué gusto que me hayas dejado tu huella. A mí me encantó tu casa, ella sí que está llena de poesía! ...espero verte seguido por "mi playa".
      Un beso.

      Eliminar
  5. Plas...plas...plas...te aplaudo mi Alma...primero por transmitir entre tus letras hasta el fondo y segundo por dejarnos tenerlas aqui recogidas...
    un beso y una ovación.... y porfa...ése hombre desconocido...ejem...;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peque... que vos me aplaudas es mucho, y haces ponerme colorada!

      Unos super besotes ...siempre x 2!

      Eliminar
  6. Bueno... Bueno... Bueno...
    No hay mejor estreno que una apasionante historia por las calles de Venecia y que acaban consumiendo las ansias para generar todavía más...
    Y es que este hombre, tal salvaje en un momento dado, tiene el corazón en un puño. El deseo lo envuelve, ciertamente, vibra con la pasión... pero ese halo de ternura subliminal y al tiempo implícita... Wowww
    Y vamos, ese toque masculino en tus letras, para qué decir nada si ambas sabemos perfectamente lo bien que lo hace.
    Besos para ambos, Dav y Almi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ese "toque" no serían tan especiales ...por suerte Dav me ha dicho cómo debía "pensar", ha sido una valiosa ayuda ...pero qué te digo a vos si ya lo conoces!!!
      Besotes enormes hermosa!

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...