domingo, 26 de abril de 2015

"Aprendí que muchas veces las personas no comprenden lo que tienen delante y muchas veces no lo aprecian...
Aprendí que de un día para el otro todo puede cambiar...
Aprendí que no hay nada más lindo y difícil que poder confiar en alguien...
Aprendí a aceptar las desilusiones o a no darles tanto peso sin embargo...
Aprendí a seguir adelante aunque la única persona con la que quisiera hablar sea la misma que me ha lastimado...
Aprendí que muchas personas esto no lo han jamás entendido.
Aprendí que más das, menos recibes; que ignorar los hechos no los cambian; que los vacios no siempre pueden ser colmados; que las grandes cosas se ven de las cosas más pequeñas; que la rueda gira, pero cuando ya no te importa más nada...

...y que en la vida no se termina jamás de aprender."

2 comentarios:

  1. No. La vida es una continua clase de diversas materias... Y cuando parece que empiezas a comprender una, te llega otro tema que hace que ya no recuerdes el anterior... Y así sucesivamente. La vida se empeña en que seamos aprendices de todo y estúpidamente maestros de nada.
    Un texto que parece que lo hubiera escrito yo.... Pero sí que es cierto, que las cosas grandes están llenas de otras tantas pequeñas...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es... cuando pensé en subir este texto, me has venido en mente... por tus palabras, esas que dices siempre "aprendices de todo, maestros de nada".
      Besotes hermosa.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...