jueves, 28 de mayo de 2015

Hoy escribo de Vos...
de cuánto me has enseñado...
con cada palabra... con cada gesto...
y hasta en cada uno de tus silencios.

Hoy escribo de Vos...
de cómo tu voz siempre me ha calmado...
comprendido tu genuina mirada...
completado la nobleza de tu alma.

Hoy escribo de Vos...
de quien me dejó caer, sólo por dejarme caminar sola...
para enseñarme el valor de volver a levantarme...
y de nunca renunciar a mis sueños.

Hoy escribo de Vos...
del super héroe de mi infancia...
del caballero de mi adolescencia...
del Hombre de mi ahora y mi siempre.

Hoy escribo de Vos...
de tu incondicional amor...
de tu absoluta lealtad...
de tu infinito ser.

Hoy escribo de Vos...
de mi raíz...
de mi amigo...
de mi Papá.






lunes, 25 de mayo de 2015

Quelle come me

"Aquellas como yo regalan sueños,
aunque sea a costa de quedarse sin...
Aquellas como yo donan el alma,
porque un alma sola es como una gota de agua en el desierto...
Aquellas como yo tienden la mano,
y ayudan a realzarse aún corriendo el riesgo de caer a su vez...
Aquellas como yo miran hacia adelante,
aún si el corazón queda siempre algún paso atrás...
Aquellas como yo buscan un sentido al existir,
y cuando lo encuentran intentan enseñarlo a quien está sólo sobreviviendo...
Aquellas como yo aman, aman para siempre,
y cuando dejan de amar es sólo porque pequeños fragmentos de ser
yacen inermes en las manos de la vida...
Aquellas como yo persiguen un sueño,
áquel de ser amadas por lo que son
y no por lo que se gustaría que fueran...
Aquellas como yo giran el mundo,
en la búsqueda de aquellos valores que ya han caído en el olvido del alma...
Aquellas como yo quisieran cambiar,
pero el hacerlo comportaría nacer de nuevo...
Aquellas como yo gritan en silencio,
para que sus voces no se confundan con las lágrimas...
Aquellas como yo son a las que tú logras siempre romper el corazón,
porque sabes que te dejarán ir sin pedirte nada...
Aquellas como yo aman demasiado aún sabiendo
que en cambio no recibirán otra cosa que migajas...
Aquellas como yo se alimentan de poco
y sobre eso, lamentablemente, fundan su existencia...
Aquellas como yo pasan inadvertidas,
pero son las únicas que te amarán de verdad...
Aquellas como yo son las únicas que en el otoño de tu vida
lamentarás por todo lo que habrían podido darte
y que tú no has jamás querido..."

(Poesía "Quelle come me" de Alda Merini; traducida por mí)












jueves, 21 de mayo de 2015

¿Y si nuestro tiempo juntos estuviese por terminar?
¿Y si ésta fuese la última vez que puedo ver tus ojos ..., escuchar tu voz ..., sentir tu piel?
Entonces quiero que me mires como si fuese la primera vez,  como cuando parecía que no existía ninguna otra persona en el mundo.
Quiero que pronuncies mi nombre, de esa forma que sólo vos sabés, y que lo hagas una y mil veces.
Quiero que las lágrimas rueden por mi cara después del amor, porque la felicidad es tanta que desborda el alma.
Quiero sentir tus manos y las caricias que ellas inventan para mí..., tus brazos y en ellos quedar protegida..., tu pecho, escuchando el ritmo de tu corazón, y hacerlo mío...
Porque hay veces que olvido..., la rutina y el día a día me agobian..., y lo olvido...
Pero por suerte como con la lluvia, que cuando termina se ve el arco iris...

…después..., después yo te veo.




sábado, 16 de mayo de 2015

"Hay caricias que duran incluso después del roce.
Hay, a veces, personas a las que la distancia no puede separar.
Y escalofríos provocados por el calor de un abrazo.
Aún hay sonrisas de esas que parecen cualquier otro amanecer.
Algunas noches tengo la sensación de que el camino corto también puede ser el correcto.
Que, por una vez, la felicidad no depende de llegar a ningún sitio, sino de disfrutar del lugar en el que estamos. Sólo hay que cerrar los ojos. Cerrarlos con fuerza y acordarse de lo bonito. De la brevedad, el detalle, el momento. No se puede vivir como aquel que no recordó darse una oportunidad para ser feliz. Y agarrarse a la esperanza. Agarrarse con fuerza a las ilusiones.
Y seguir. Seguir, parar, tomar aire. Respirar.
Mojarnos bajo la lluvia. Y nunca...nunca creer que las cosas que se derrumban no pueden levantarse de nuevo. Nunca creer que lo triste durará más que nuestras fuerzas.
Quizá el problema sea que miramos el cielo por la noche y nos parece que ya no hay demasiadas estrellas. Que algo se apagó hace tiempo y que nada luce igual. Pero no lo olvides nunca. No olvides hacer brillar sus ojos.
Que nadie nos quite, nunca, el derecho de iluminar un poquito el mundo."
(de "En un mundo de grises")







miércoles, 13 de mayo de 2015

"Ciertas personas son así..., inolvidables.

Como una cicátriz que te has hecho de niña, como el primer amor, como la primera vez que has hecho el amor mirándolo a los ojos hasta perder la cuenta de las horas.

Inolvidable como el viaje del que no has vuelto igual, como el perfume de quien te ha hecho sentir especial, como quien aparentaba no querer jamás marcharse y luego lo has visto desaparecer..., para después llevar meses, años y tantas lágrimas en curarse de un vacio sin fin.

Ciertas personas son así, inolvidables..., y no puedes hacer nada.

Un día dejarás de sufrir por ellas, pero olvidarlas ...olvidarlas jamás.

No desaparecen las cicatrices del pasado. Quedan siempre allí para contar a los demás aquello que eres..., sin siquiera tener el tiempo de abrir la boca."





domingo, 10 de mayo de 2015

Fui allí... al mar...
Donde encuentro mi paz... mi fuerza...
Recogí mis alas... junto a mis sentires...
Y volví... lo dejé una vez más...
Y perdí el equilibrio...
Me quedé en silencio...
Me rodeé de ruidos... para callar... para ahogar...
Una vez más...
Y tal vez lastimé... lastimo...
No supe explicar(me)te... no lo sé...
Que quiero... y no...
Que estoy... aunque a veces no (me) sienta...

Pero te quiero... porque me quiero...
Nos quiero... y eso...

...eso es lo único que tengo claro.





miércoles, 6 de mayo de 2015

"Las sábanas han caido al piso y mi pijama ya no está en su lugar...
La sensación cálida me ha despertado, el rubor que aún corre por mis mejillas y el calor que guardan mis manos no ha desaparecido del todo. La sensación de desnudez contra el colchón hace que me vuelva a sentir nerviosa y en extremo ansiosa. He dormido con tu recuerdo besando mis labios, abriendo mis piernas, ocupando el lugar que reservo para tí. Tus manos que aprisionan, tu boca que muerde y alivia, tu respiración. Todo se ha juntado y les hago el amor, tu nombre entrecortado que se escapa como se me escapa la vida misma. Y no es igual que tener tus ganas y tu cuerpo pero alivia tu ausencia... Así que abro los ojos y me limito a sonreir entre cabellos que cubren mi cara y orgasmos con sabor a tí."

("Posesión maligna N°3", Mercedes Reyes Arteaga)








domingo, 3 de mayo de 2015

" Amo el mar, el rumor de las olas, la playa.
Detesto los casi, los tal vez, los monosílabos.
Doy peso a las palabras.
Lloro por una película, por el final de un libro,
por las personas que se marchan.
Tengo el enojo bastante fácil,
pero me basta una pequeña palabra para hacermelo pasar,
no logro tenerles mala cara a las personas que para mí cuentan.
Creo siempre que el último tentativo sea el penúltimo,
y creo que las cosas bellas no se obtengan si no se lucha.
Soy por las cosas complicadas, pero no resisto por mucho tiempo.
No sé decir adiós.
Sólo sé que permanezco, permanezco si creo en algo. "