miércoles, 14 de junio de 2017

Me despierto temprano, si dormir se puede llamar a lo que yo hago. Hace ya días que mi estado no me permite descansar como un tiempo. Igualmente, arrastro los pies hasta llegar al baño. Me da miedo observarme en el espejo, suena irónico que yo tema algo. No es que alguna vez haya sido una gran belleza, pero aún recuerdo días mejores, y si pudiese maquillarme, mi rostro ya no tendría arreglo.

Como muchas otras mañanas, tengo hambre; pero estoy sola por lo cual tendré que esperar. Deambulo por la casa y aunque todas las ventanas están cerradas, el sol es ya demasiado fuerte por estos días, y se cuela por cualquier rendija, volviéndome del todo fastidiosa. Pienso, sí, todavía soy capaz de pensar; en lo que no tengo, en lo que me falta y echo de menos.

Las horas pasan lentamente. Me entretengo persiguiendo al gato, pero es demasiado pillo y últimamente se pasa todo el tiempo en el jardín. Prefiero darle la culpa al calor y no a su agudo sentido de conservación. Tampoco espero visitas, ya he consumido a todas mis amistades, ni siquiera un conocido me ha quedado.

Finalmente ha llegado la noche y escucho abrirse la puerta de casa. Es él, ignora cuánto deseaba que volviera. Apenas entra en el comedor, me arrojo sobre su cuerpo. Muerdo su cuello. Lo devoro... literalmente.

Espero pronto volver a la rutina laboral, los días serán un poco más entretenidos.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 17: Describe tu día a día como si fueras un zombi.)

22 comentarios:

  1. Impresionante!!!
    No esperaba el giro final, mi querida amiga.
    Me ha gustado mucho la historia... Es mi lado oscuro.

    Mil besitos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta haberte sorprendida, Auro.
      Todos tenemos nuestro 'lado oscuro'... como la luna.

      Infinitos besotes, preciosa!

      Eliminar
  2. Maravilloso!! Me encanto, muy descriptivo e imaginativo tu relato amiga Alma Baires, haces que quien te lea se proyecte en la misma historia de una manera sutil y muy genial, me imagine siendo un zombie jaja algo que no me esperaba, me encanto, abrazos amiga, se feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado Jorge, sabés que lo de los zombis es contagioso, inicias por imaginarte así y luego terminás escribiendo vos también... jajajajajaja!

      Un beso.

      Eliminar
  3. Explosivo, porque ha sido descriptivo y al llegar a ese "Lo devoro... Literalmente" ha sido como un relámpago. Genial siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí? ...pues de verdad me alegra haber sorprendido con el final.

      Vos sos genial, Ester... siempre!

      Eliminar
  4. Una vez más lo consigues, un buen relato en el que el lector se sumerge en la historia, fácil de digerir, pero no por ello menos atractiva. La rutina, el tedio, el día a día que también consume.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una vez más te agradezco Dulce... estás entre mi público más exigente y sabés cuánto cuenta tu opinión... por lo cual, si una vez más he logrado sorprenderte, me doy por hecha.

      Besos grandes y salados como el mar.

      Eliminar
  5. Escalofriante relato! Me encantó!!! El final es buenísimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sindel!!! ...una forma diferente, pero que me ha gustado.

      Un besote.

      Eliminar
  6. Cualquiera abre la puerta ... falta el icono de asombro

    Besos miles , dulce dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los riesgos de la convivencia tal vez!!

      Besotes a montones, Cora♥

      Eliminar
  7. guauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu.. qué finalllllll..ni siquiera sabía cual era la premisa! me imaginaba una mujer enferma, una maltratada,una loca.. cualquier cosa menos una zombie!
    BUENISIMO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajaja!!!
      Bueno... lo de loca no está tan lejos! :P

      Besotes Ale.

      Eliminar
  8. Atrapada en esa antesala entre la vida y la muerte… Siendo carne, pero sin un ápice de latidos…

    Maravillosamente llevado, incluso te familiarizas con ella… (aunque no tanto como para dejarte comer jajaja)

    Me encantó, mi preciosa amiga… Además de que es un género que me atrapa y con el que disfruto, aunque no lo parezca… “The Walking Dead” qué decirte…

    Bsoss y cariños enormes, y muy feliz noche 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, para ser sincera, he debido leer un poco sobre zombis, no sabía mucho... me da como miedito. Es más, pese a todas las recomendaciones, no he visto esa serie, y no creo lo haga!!

      Besotes gigantes... ♥

      Eliminar
  9. Creo que aqui hay juego de palabras Almita y lo has logrado de maravillas. Aunque te puedo leer de otra forma. Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Demian... pero en esto vos tenés un as en la manga... conocés bien a la autora! :P ...y tal vez no estés lejos de la verdadera intención. (Bien ahí!)

      Besitos.

      Eliminar
  10. Yo es que he encontrado impactante y chistoso el penúltimo párrafo xD

    "Finalmente ha llegado la noche y escucho abrirse la puerta de casa. Es él, ignora cuánto deseaba que volviera. Apenas entra en el comedor, me arrojo sobre su cuerpo. Muerdo su cuello. Lo devoro... literalmente." Confieso que mi mente pervertida ha imaginado otra cosa, y nada tiene qué ver con zombis, te lo juro xDDDDD

    Besos, queridísima Alma :****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niña... no digas nada, pero [tal vez] mi intención ha sido que quien lea justamente imagine otra cosa, y nada que ver con zombis... pero shhhhh... jajajajajajaja!!!

      Montañas de besotes!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  11. Un final sorprendente, aunque había pistas en el texto. Como la astucia del gato en evitar al personaje, que no tolera el día.
    Lo inquietante del personaje es que parece conservar cierta astucia, así que es posible que logre disimular su condición para atacar inesperadamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Demi, habían algunas "pistas", aunque me gusta jugar con las ambigüedades... me alegro te haya gustado y sorprendido el final.

      Besotes, paisano.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...