miércoles, 7 de junio de 2017

Desde el día que salí de allí no he dejado de pensar en ella.

Había vuelto a casa; me sentía cuidada y mimada, sin embargo ella me faltaba. Trataba de distraerme con otras cosas, me pasaba el día leyendo, escuchando música... y pensando en ella. Echaba de menos su calor y su magnífico perfume a lavanda. Pero no, ella era prohibida, innaccesible... al menos por ahora, sólo debía esperar el momento, y ella sin dudas valía la pena.

Los días se sucedían unos a otros, con esa calma que precede al calor más sofocante del verano. Uno... dos... cinco... diez. Finalmente dejaría de pensar en ella y sería realidad. Volvería a disfrutar de ella, del contacto con mi piel, de la suavidad con que se deslizaba por mi cuerpo, de ella en su totalidad y de cuanto me dejaba relajada y satisfecha.

Y sí, después de diez días volví a ducharme, y fui la mujer más feliz de este mundo.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 45: Crea un relato que contenga una escena en la ducha.)

16 comentarios:

  1. YUPIIIIIIIIIIIIII... qué gustazo no?
    Hermosa,inteligente y feliz entrada! Te leía y entre tanto pensaba.." y quién es ella???" ajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No imaginas cuánto!!!!!!!!! ...jajajajajajajajajaja.

      Besotes corazón!

      Eliminar
  2. Bien cumplido el reto. Y bien ilustrado. Me gusta esa imagen.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Demi, me alegra saber que te ha gustado.

      Un besote, paisano.

      Eliminar
  3. Y es que no sabemos lo que tenemos, hasta que lo perdemos; imagino ese día de nuevo encuentro, bajo el chorro del agua tres o cuatro horas… o más… jajaja…

    Bello relato con un feliz desenlace!! 😉

    Bsoss miles, mi preciosa Alma 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E imaginas bien... me hubiese quedado a vivir allí!!

      Besotes a montones, mi queridísima Gin...♥

      Eliminar
  4. Diez días nunca pero si que he llegado exhausta y solo ella ha podido devolverme la calma. He imaginado que podía ser una madre, que lo escribía alguien añorando a su amor, he imaginado y me has sorprendido. Fantástico relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta haberte sorprendido, Ester. Gracias, también por ese abrazo.

      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Un relato con esa espera de tanto tiempo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Once días esperando fueron definitivamente muchos.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Y yo que imaginé otra cosa :P

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué habrá imaginado esa cabecita? ...jajajajajaja! :P

      Besos grandes y salados como el mar.

      Eliminar
  7. Es hermoso poder decir y sentir ese " Por fin" es un aleluya por dentro... Hermoso escrito Alma, Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos me podés entender, Dem... yo sé que sí.

      Miles de besitos.

      Eliminar
  8. Jajajaja me ha encantado, preciosa.

    Te felicito...
    Mil besitos corazón mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era para quitarle dramatismo y divertirme dentro todo lo que me estaba pasando! ;)

      Besotes gigantes, mi preciosa Auro.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...