domingo, 11 de junio de 2017

Habían pasado apenas unas pocas horas y ella estaba decidida a ir a buscarlo, sin importarle los riesgos ni las consecuencias. Nadie había podido darle una explicación de lo ocurrido y ella no se resignaría. Nunca lo había hecho, no sería ésta la ocasión para comenzar.

Juntaba unas pocas pertenencias, no tenía idea de cuánto le llevaría el viaje. Mientras, recordaba el día en que lo vió nacer. Se había pasado toda la noche entre dolores, hasta que finalmente, al surgir del sol, él vino a la luz y se lo apoyaron en su pecho. Ya desde ese inicio tuvo que luchar por su lugar. Su padre no quiso reconocerlo y ella se encontró sola con todo, y contra todos. Pese a ello, él había nacido con la sonrisa pegada en el rostro, y su destino marcado en la piel. Creció del mismo modo, con infinidad de carencias, pero no de amor; para eso estaba ella. Mientras ella estuviese, a él no le faltaría nada. Por eso no entendía qué había pasado, si ella no se había jamás ausentado. ¿Dónde era que se había equivocado? ¿Cuáles eran las señales que no había sabido interpretar? Necesitaba respuestas. De otro modo no sería capaz de continuar. Y él era el único que podría dárselas. Por eso no importaba hasta dónde debiera ir, pero llegaría a obtenerlas o moriría en el intento.

Mujer... ¿sabes a dónde vas? –escuchó una voz a su espalda en el momento que cruzaba el umbral de casa, rumbo a emprender su camino. No es casualidad si allí se esconde hasta el sol.

Su mirada estaba allí, en ese punto, al oeste, porque en el oeste se encontraban las ciudades de los muertos. Y porque una madre llegaría hasta donde sea para que alguien le explicara la razón de semejante pérdida.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 5: Usa la frase 'en el oeste se encontraban las ciudades de los muertos'
para hacer una compasición creativa.)


17 comentarios:

  1. Una madre como la que describís es capaz de ir a una ciudad tan extraña, por su hijo.
    Impacto emotivo.
    Bien escrito el relato.

    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto qué no haría una madre por su hijo.
      Gracias Demi por lo que dice, me alegra te haya gustado.

      Besotes, paisano!

      Eliminar
  2. Suena al comienzo casi del guion de una película, una mujer, una madre que se enfrenta a lo desconocido por encontrar las respuestas. Otro buen relato has escrito.

    Besos dulces y dulce semana Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssssssss Dulce... gracias. De verdad, gracias.

      Besos grandes y salados como el mar.

      Eliminar
  3. Una madre es capaz de todo por un hijo.

    Un placer leerte, Alma.

    Que tengas un muy feliz día, preciosa.

    Besos enormes y un abrazo fuerte fuerte a tu Gran Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos lo dijiste, Perlita... una madre es capaz de cualquier cosa por un hijo.

      Besotes grandes, grandes y un abrazo con toda (el) Alma.

      Eliminar
  4. es estremecedor,.. las palabras,la imagen. Yo siento,que ella muere, esa es la impresión mía, que va hacia la muerte, a encontrarse con su hijo.
    Hermosísimo Alma! Muy emocionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó tu interpretación, Ale... Me gusta que quien lee, pueda hacerse de la historia, meterse en el o los personajes, e interpretar lo que sienten o pueda suceder... me gusta esa continuidad entre mis letras y quien está del otro lado.

      Besotes enormes!!!

      Eliminar
  5. Da escalofrío saber que un hijo toma una dirección completamente opuesta a todos los valores que los padres, con la mejor de las intenciones, con lo mejor que han podido en sus carencias o posibilidades, le han inculcado.
    Una madre se pregunta, como en tu relato, ¿dónde se ha equivocado? No se ha equivocado... Solo que no todos volamos en el mismo cielo. Otros, prefieren los infiernos...

    Me he imaginado una secta o un mundo oscuro donde unos ganan para atrapar a otros... Es lo bueno de tu historia, deja el camino abierto al lector para que se haga su composición de lugar.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes? ...me encanta tu comentario! Es lo que siempre he querido que produjeran mis letras; una reflexión, un 'ponerse en otro lugar', una continuación. Y me gusta lo que has imaginado, porque te has acercado mucho a mi idea cuando escribía.

      Besissssssssss infinitos, hermosa.

      Eliminar
  6. Qué no es capaz de cruzar??
    Toda incertidumbre se vuelve certera cuando se trata del amor filial.

    Mil besitos preciosa mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no hay nada que cale tan profundamente como una pregunta sin respuesta, es algo que nadie, menos una madre, podría soportar.

      Besotes muchos, muchos, Auro.

      Eliminar
  7. Una pérdida que una madre nunca puede asumir ni llegar a resignarse… Y es su lucha, hasta su último aliento, siempre en aras de saber y volver a ver el rostro de ese hijo, que ya no está… aun cuando haya de adentrarse en la mismísima oscuridad…

    Se me encoje el alma, mi preciosa amiga… Bello, y estremecedor…

    Bsoss con cariño, y feliz semana 💖

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada más antinatural que la pérdida de un hijo... cuesta hasta siquiera imaginarlo...

      Gracias mi querida Gin... y no sólo por tu comentario de hoy, sino por todos esos gestos que tienes, por todas esas cosas que haces llenas de cariño, para todos los que hemos tenido la suerte de encontrarte en este mar de letras.

      Besotes mucho más que enormes...♥

      Eliminar
  8. Muy emotivo y conmovedor relato, los sentimientos se encienden a flor de piel, el amor de madre es de esa magnitud o mas.
    Un fuerte abrazo amiga Alma Baires, mis mejores deseos cubran de luz tus días por siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a mi playa Jorge, eso primero que nada, pues me da mucho gusto encontrarte aquí.
      Y segundo, gracias por lo que dices de mi relato, me alegra te haya conmovido.

      Besos grandes.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...