miércoles, 16 de agosto de 2017

He meditado sobre el tema, y he llegado a la conclusión que es la enésima muestra de la naturaleza humana. No nos damos cuenta, no valoramos aquello que tenemos, hasta que ya no es así.

Viene a mi mente esa canción:

...♫ ...sólo necesitas la luz cuando se está consumiendo,
sólo echas de menos el sol cuando comienza a nevar,
sólo sabes que la quieres cuando la dejas marchar...

...sólo sabes que has estado bien cuando te sientes de bajón,
sólo odias la carretera cuando echas de menos tu casa,
sólo sabes que la quieres cuando la dejas marchar... ♫...

E irremediablemente hemos dejado que se marchara.
Lo hemos hecho cuando no hemos dicho, cuando no hemos hecho. Cuando no hemos logrado masticar y tragar el orgullo. Cuando no hemos querido que vean nuestras lágrimas, que nos muestran frágiles, que nos hacen vulnerables. Cuando hemos dejado que ganara el miedo, y no han servido los “tal vez...” ni los “y si...”, tanto menos los “si sólo hubiese...”.

Y ya es tarde, hemos dejado que se marchara y no lo hemos intentado... no la detuvimos.

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 20Realiza un texto en el que no aparezca en ningún momentola letra "P".)

10 comentarios:

  1. En ningún momento ha aparecido la letra "P" y eso es una proeza... como lo son tus palabras tan ciertas... duele que así sea... pero más duele cuando se ve esa espalda que nunca más se volverá a girar.

    Mil besitos mi preciosa Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco un amigo me dijo que la vida es demasiado corta para "perder"... y no hay nada más cierto creo yo. No no podemos dar el lujo de perder lo que para nosotros es importante, no debemos dejar nada por intentar.

      Besotes infinitos mi preciosa Auro.

      Eliminar
  2. En ocasiones no queda más que dejar marchar, desprenderse es parte de la vida también. Reto cumplido y muy bien.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre llevas razón, no hay cosa peor que obstinarse, cuando no se puede, o no es, hay que dejar ir.

      Besos grandes y salados como el mar, Dulce.

      Eliminar
  3. Ay Alma, me ha estremecido este relato, no solo por la inmensa agilidad mental como para que no encontremos ninguna P, sino por el contenido,que me llegó directo al alma,al corazón,a la emoción.
    Eres increíble, te quiero tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssssssss Ale... sólo te digo que yo también te quiero mucho, sos de esos seres que la vida pone en el camino al momento oportuno, y a uno no le queda más que agradecer el regalo.

      Besotes enormes ♥

      Eliminar
  4. Cumpliste bien el desafío. Y con un relato con emociones.
    La foto parece tanto una mujer que se va, que se ha ido, como de una mujer que ha dejado ir a alguien, que tarde se ha dado cuenta de su error. Bien elegida la imagen.
    Inspiradas palabras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos muy buen observador Demi... pero eso ya lo sabés.
      Gracias... gracias por todo lo que decís, pero sobre todo, por seguir viniendo a esta playa.

      Besotes paisano!

      Eliminar
  5. Haces de la nostalgia una belleza perdurable aun en el recuerdo.
    Siempre hermosas tus palabras amiga Alma Baires siempre me transmites tanto, abrazos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vos sos siempre muy generoso conmigo, Jorge... y es un honor tu presencia en esta playa, de verdad.

      Besotes!!

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...