lunes, 18 de septiembre de 2017

Había pasado poco más de un mes desde el memorable evento, y allí estábamos todos juntos otra vez. Alicia y Marcos habían insistido en reunirnos a todos, a los “amiguis” como ella nos llamaba. Sólo oírla daban ganas de ponerse a favor de los sacrificios humanos.

Me senté al lado de Javier cuando Marcos presionó el ‘play’ del video con las fotos de la boda. Empezó con un primer plano de las testigos de Alicia, sus dos mejores amigas.

Flora y Fauna... –susurró Javi mirándome de reojo, y mordiéndose para no reír.
Menos mal que ella no llevaba un velo sobre el rostro, sino hubiese sido Tío Cosa... –no tardé en responder.

Aún sin habernos escuchado, Alicia nos incineró con la mirada. Luego sonrió al resto con ese modo todo suyo, tan auténtico como una moneda de tres euros.

Las fotos continuaban a pasar, una después de la otra, y yo rogaba porque no fuera una cinta de moebius. Pensaba a ello cuando una voz, que no logré identificar, mencionó con mucha ironía que el rostro de la mamá de Marcos en la salida de la Iglesia, era la representación de la felicidad. Vi como Javier seguía mordiéndose para no explotar en una carcajada.

Ahora somos todos una gran familia; mírenme sino bailando con mi cuñado... –dijo Alicia mientras se giraba hacia atrás buscando con la vista a Daniel en el fondo de la sala.

Él no dijo nada, se limitó a mirarla fijo y sonreír de lado. Pocos sabían que años atrás habían tenido una relación, por lo cual la dicha de la neo suegra no me sorprendía.

Las fotos mostraban a los novios subiendo al automóvil que los llevaría al aeropuerto donde partían para la luna de miel; y yo me preparaba para un escapada al mejor estilo Houdini.

Esperen... –dijo Marcos. No se muevan que ahora llega lo mejor...
¡Fotografíamos toda la luna de miel! –agregó Alicia.

Me hundí en la silla, miré hacia afuera y esperaba ver al perro gigante; porque si esa no era la “Historia sin fin”, no sé cuál sería. Fueron los sesenta minutos más largos que pudiese recordar.

Cuando,  finalmente, todo terminò, me despedí de ambos.

Nos vemos prontito, amiga... –dijo Alicia, con esa manía de hablar en diminutivo, mientras se hacía abrazar por Marcos.
Sí... –respondí con mi mejor sonrisa. Por nada faltaría a las bodas de plata.

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 21Crea un relato cargado de sarcasmo
para describir la escena de unos recién casados
que organizan una cita con los amigos para ver en conjunto
todo el reportaje de boda incluyendo también la luna de miel.)

12 comentarios:

  1. Pues te ha quedado muy bien el sarcasmo. De entrada eso de los sacrificios humanos me hizo reír :D

    Besos dulces Alma y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad? ...pues me alegra saberlo, porque no me ha resultado fácil escribir un relato en tono sarcástico, o con cierta ironía, aunque reconozco que es mi modo de hablar, pero pasar de eso a escribirlo no me fue sencillo.
      Eso de los "sacrificios humanos" es un comentario que alguna vez he hecho en voz alta... jajajajajaja!

      Besos grandes, grandes como el mar.

      Eliminar
  2. ajajajajj me encantó! Pura ironía y sarcasmo... además logras reflejar esas tediosísimas sesiones de fotos que al final,lo único que quieres es matar a todos los que están ahi! Y la imagen que elegiste es sencillamente perfecta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues prepárate para cuando nos encontremos, porque este es mi sentido del humor... estoy segura que vos y yo nos haremos... encima de la risa!!

      Besotes enormes Ale!!!

      Eliminar
  3. Nunca muestro las fotos de los viajes, salvo petición y solo alguna, entiendo que lo que al que fue le gusta al que se quedó le parece aburrido, me encantó la ironía. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo admito que me encanta ver fotos, de viajes o de lo que sea... pero lo que no soporto tal vez sea toda una explicación por cada fotografía. Será porque las considero una obra de arte, y como tal, te llega o no, te toca o no.

      Besotes.

      Eliminar
  4. Eres única!!! Más de una vez he pasado por ese mal trago, en fin... seamos correctas y con ese toque irónico que nos embellece.

    Mil besitos preciosa y sigue disfrutando de tus vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diplomática hasta el final!!!

      Gracias Auro, así ha sido y ahora ya estoy volviendo.

      Besotes infinitos!!

      Eliminar
  5. Y es que a veces, la vida nos arrastra a esas ironías y sarcasmos voluntarios o involuntarios… 😉

    Muy bueno, querida amiga… Me quedé con una sonrisa “irónica” jajaja

    Bsoss y cariños enormes!! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí cuando se me "escapan" estas ironías, me hacen chispitas los ojos... jajajaja!

      Besotes ♥ ♥ ♥

      Eliminar
  6. Me gustó todo ese sarcasmo. Tal vez sea una muestra del humor de Hurlingham, tal vez tengamos aspectos en común, porque estoy sonriendo mientras comento.
    ¿Pronto? Para las bodas de plata. Me gustó esa frase final.

    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quita el "tal vez", Demi... Si hay algo que extraño muy especialmente son a mis amigos, los que me entienden con sólo decir una palabra, porque es la misma que dirían ellos, porque saben completarme... y a veces -siempre- ni siquiera eso, basta una mirada.

      Besotes, paisano!

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...