sábado, 8 de junio de 2019

Recordando[te]


El aroma de la tarta de manzanas había invadido toda la cocina. Ese día Laura se había levantado temprano, casi al alba. El sol entraba tímido por las ventanas, el otoño comenzaba a hacerse presente. Suspiró, sin querer que los recuerdos la invadieran. Arregló las sábanas de su cama, hacía años que era una tarea de lo más fácil. Bajó al jardín, dejando que la hierba aún con el rocío, le mojara los pies. Fue cuando vió las manzanas, parecía una propuesta. Sonrió. Volvió a entrar a la casa, controló de tener todo lo necesario y comenzó a cocinar la tarta. Escuchó los pasos de Abril, se había despertado.

No había podido casi dormir en toda la noche, la ansiedad la estaba consumiendo. En pocos días partiría para Buenos Aires de forma definitiva y su madre se quedaría allí, sola. Abril no entendía esa terquedad de parte de su madre, ¿qué la retenía allí? Nada. Eran años que su padre se había ido y ella no había vuelto a tener otro hombre; ni siquiera un amigo le conocía. Su madre era una bella mujer aún, y se merecía ser feliz. Laura decía que lo era, allí, entre esos muros, con sus cosas... sus fantasmas. Abril se levantó apenas escuchó rumores en la cocina, seguro su madre se habría puesto a cocinar.

La tarta estaba lista, bastaba se enfriara un poco. Laura deseaba mimar un poco más de lo normal a su hija esos días. Pronto su niña, ya no más niña, partiría hacia la tierra de sus orígenes. Sonreía con lágrimas en los ojos pensando en las vueltas que tiene la vida. Ella había llegado allí de pequeña, y pese a que le costó mucho al principio, fue allí donde hizo su vida, donde construyó todo lo que era. Y ahora Abril, su única hija, elegía hacer el viaje de regreso. Volvió a suspirar, ¿cuántos eran ya esta mañana? ...había perdido la cuenta. Tomó la tarta y la cortó, se enfriaría más rápido. Se sentía el aroma de su ingrediente secreto, en todos esos años Abril nunca lo había adivinado, y eso que era fácil. Pero Laura se lo había escrito; en realidad, eran meses que le estaba preparando un libro especial, sus mejores recetas. Había comprado un cuaderno con tapas de cuero y le había hecho grabar su nombre; allí había escrito, con su mejor caligrafía, las recetas preferidas de Abril. Todos los pasos, los pequeños trucos y, obviamente, los ingredientes secretos que ella misma usaba. Sabía que era un regalo que su hija apreciaría, más ahora que estaría tan lejos.

Antes de bajar a desayunar, decidió ir hasta el desván, no sabía porqué su madre cambiaba todo de lugar constantemente; y las valijas que siempre habían estado en el garage, ahora debía buscarlas allí donde no le gustaba demasiado entrar.

De repente Laura escuchó pasos en el desván, seguro Abril había ido a buscar las valijas. Su hija siempre había sido muy impaciente, como si no hubiese podido bajar a desayunar y luego ocuparse de ello.

No recordaba la última vez que había entrado al desván y debía admitir que su madre se había hecho allí un bonito rincón. Tenía sus revistas de decoración que siempre había guardado; sus antiguas cajas de hilos, esas que habían pertenecido a la abuela; y sus libros, todos sus libros. Había colocado una alfombra y un mullido sillón. ¿Cuándo era que había hecho todo eso? Miraba todo como si fuera que había aparecido allí por magia. Un objeto llamó su atención, se acercó a la librería para verlo mejor, cuando notó que su madre estaba detrás.

Buenos días... –dijo Laura abrazando a su hija. Hubieses podido bajar a desayunar, que luego ya hay tiempo para las valijas.
Buenos días mamá... ya sabes que no puedo estarme quieta. –respondió Abril girándose y dándole un beso en la mejilla. ¿Qué es esto? Nunca había visto este cofre, ¿de dónde lo has sacado?

Por un momento a Laura le pareció que el tiempo se detenía. Ese era su espacio, así lo había armado, poniendo atención a cada objeto y detalle que allí se encontraba. Y ese cofre estaba entre sus cosas más preciadas. Guardaba en él un secreto desde hacia años, una eternidad le parecía. La emocionaba pensar a aquellos años en los que él le escribía cada día; sus correos era lo primero que abría al despertar. Ya luego sus letras la acompañaban durante todo el día. Él había sido una presencia más allá de cualquier distancia.

Nada, Abril... un cofre donde guardo algunas cosas de tiempo atrás... –dijo Laura en un tono de voz casi inaudible.
¿Puedo ver? ...sabes que soy curiosa. –preguntó su hija, y sin esperar la respuesta abrió el cofre. Mira... tus aretes de plata!! ...sólo te los había visto en fotos.

Abril sacó una a una las cosas del cofre, sin notar el temblor en las manos de la madre, ni las lágrimas que amenazaban en inundar sus ojos. Allí estaban esos aretes que había usado día a día por tantos años; una servilleta de un bar en Buenos Aires con el sobrecito de azúcar aún intacto; un viejo billete de tren; una carta que ya no se leía porque se había borrado la tinta, y donde sólo quedaba la inicial que la firmaba. Esa G que para Laura era un tatuaje en el alma. Aquel otoño en Buenos Aires había cambiado su vida. Él lo había hecho. Volver luego a su casa, a su trabajo, a su rutina, a su marido, había sido la desición más difícil de toda su vida. Pero él había siempre dejado las cosas en claro, no podían, no debían. Y aún sabiendo que fue lo correcto, no pasó un instante sin recordarlo. Ni siquiera cuando tiempo después de su regreso, él dejó de escribirle. Había desaparecido tan rápido como había llegado, y ella no tenía modo de saber, de preguntar. Y así fue como intentó comenzar a olvidarlo, metiendo una a una las cosas que la unían a él dentro ese cofre, 

Sin embargo, cómo hubiese podido siquiera pensar en olvidarlo, si cada vez que veía los ojos verdes de su hija era como si lo tuviese delante.

22 comentarios:

  1. Y una vez más vuelvo a suspirar, mi querida Alma. Está cargado de un sentimiento impoluto, envolvente y puedo respirar esa sensación de añoranza asaltando al corazón... Cómo se puede olvidar al alguien que vive en el fulgor de una huella como los ojos??
    Bellísimo leerte en esta tarde, preciosa.

    Mil besitos con cariño y feliz día ❤️

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hay cosas, hay seres que pasan por nuestras vidas, que son imposibles de olvidar.

      Besotes infinitos en este final de domingo para ti, Auro.

      Borrar
  2. Me encantó leer este maravilloso relato. Los amores imposibles se transforman en duendes, el icónico fantasma que siempre acompaña...
    Un beso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Supongo que sí Don Dumas... creo que los amores imposibles son tan perfectos justamente por ello, por imposibles.

      Un beso.

      Borrar
  3. Oh mi niña! Lo vuelvo a releer y vuelvo a emocionarme, a sentirme en tantas cosas identificada, en la nostalgia,en los amores imposibles,en el deber en vez del deseo...
    Es una maravilla de texto. Es tan tú, tan yo,tan tod@s los que hemos amado y nos han amado.
    L@s que hemos pasado vivencias de desarraigo y lejanía...
    Ay, hoy estoy sensible y leerte fue soltar amarras.
    Mil besos bonita.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ainssssssssssssss Ale... en cada relato que escribo, aunque haya tanto, tanto de ficción, siempre existe ese o esos puntos de sentimiento real, de vivencia, y creo que eso llega.

      Smu@cksssssssssssssssssssssssssssssssssss!!!

      Borrar
  4. Mucho sentimiento, es un texto que penetra hasta hacernos sentir que es real. Abrazucos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Si logro eso con mis letras, Ester, me doy por satisfecha.

      Besotes!!!

      Borrar
  5. Un cálido relato, como ese recuerdo del amor que se guarda y que se mantiene también a través de esa hija reflejo del padre, muy entrañable Alma.

    Besos dulces.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Dulce... esto ha sido producto de lo que Gin me ha inspirado.

      Besos grandes como el mar.

      Borrar
  6. Un enternecedor relato lleno de sentimientos y dulzura, con una lectura fácil y bien construida.

    Me ha encantado...Un saludo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Fibo, de verdad que sí...

      Besotes.

      Borrar
  7. Alma, le felicito por tan extraordinario relato.
    Es un verdadero placer leer cada uno de sus relatos
    Abrazos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El placer de que mis letras sean leídas por ustedes, por ti Rosa, es todo mío, de verdad.

      Un beso.

      Borrar
  8. Como se puede olvidar un amor que dejó huella impresa?... Es una maravilla de relato lleno de sentimientos dejándote sus ojos para que no lo olvides nunca.
    Sigo pensando en que tu y yo tenemos muchas vivencias en común.. leerte es como leerme a mi.
    Besos enormes y feliz día ❤

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Si bien el relato es pura ficción, puedo decirte que soy una mujer que no olvida nada, absolutamente nada...

      Pues un día te invitaré un café y lo charlaremos, Evan.

      Besotes preciosa!!

      Borrar
  9. Me has hecho cosquillas en el alma...precioso cuento...muy tierno. Un beso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Lía... reacciones tan naturales como la tuya, son las que adoro.

      Besotes.

      Borrar
  10. Interesante el haber escrito tanto desde el punto de vista de Laura y de Abril, de madre e hija.
    Toda una revelación.
    Besos, paisana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Demi!

      Empecé a escribir casi sin darme cuenta, y luego me pareció una buena idea... no digo original porque en algún lado lo habré visto seguramente... pero me gustó, sea escribir de este modo, que el resultado. Y me alegra mucho que también le haya gustado a quien lee...eso es una satisfacción.

      Besotes paisano.

      Borrar
  11. Puro sentimiento, cada frase es un abrazo sentido.
    Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ainsssssss Musa... gracias, gracias por lo que dices.

      Un besote.

      Borrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *