martes, 19 de mayo de 2020

Fuimos hasta la habitación envueltos en nuestras toallas. Sentía su mirada clavada en mí, y me sentí quemar. Me recosté sin saber qué decir, quedé en silencio a observarlo. Parecía ahogarme en sus ojos, en su mirada, donde leía mil intenciones, mil promesas. Me sentí sonrojar ante esto.

Acercó su rostro y sentí cómo me respiraba. Me olfateaba como un animal con su presa. Mi cuerpo deseaba otro contacto con él. Cerré los ojos y lo sentí suspirar. Su mano me acarició, posándose en mi nuca. Me sujetó con fuerza del cabello, alzando mi boca hasta la suya. Sentí la invasión de su lengua, buscando la mía. Sus besos recorrieron mi cuello, alternándose con pequeñas mordidas.

Mi resistencia, si alguna vez había tenido alguna, cayó definitivamente. Me aferré a él con todas mis fuerzas. Sentí su brazo rodeando mi cintura, me tiró hacia él; hasta que su cadera presionó contra la mía. Pude percibir su excitación, separada de mí sólo por la toalla con la que todavía se cubría. No me frené y seguí sus movimientos. Me froté a su cuerpo arrancándole un gemido. Separó su boca de mi piel sólo para mirarme a los ojos. Mi seguridad, mis ganas de él, hicieron que su deseo aumentara.

Finalmente quitó la toalla, dejándola caer al costado de la cama. Su erección se izaba ante mí en toda su virilidad, provocándome un deseo irrefrenable. No pude evitar tomarlo entre mis manos, y él cerró los ojos dejándose hacer por un instante. Sentirlo caliente, cada vena latiendo bajo el toque de mis dedos, hacia que temblara. Sus manos aferraron las mías y su boca inició a torturar mi seno. Lamía y mordía mis pezones. Primero uno y luego el otro. De forma lenta pero intensa. Entonces sus manos tomaron mis pechos colocando su sexo entre ellos, iniciando a masturbarse. Mis puños se cerraron apretando los bordes de las sábanas. Me mordí para ahogar los gemidos. Sentí como la humedad bajaba por mis muslos y arqueé la espalda, ante lo que creí inevitable. Pero él comenzó a frenarse hasta detenerse, y esperó que yo abriera mis ojos. Sé que mi mirada le imploraba de continuar, pero continué callada, sólo se oía mi respiración agitada. Le sonreí de forma maliciosa, levantando apenas la cabeza para apoyar un beso sobre la punta de su excitación. Me hizo girar bajo su cuerpo. Sentí su mano entre mis piernas, abriéndome para él. Lo sentía... sentía cada pliegue de él en mí. Me sostenía por las caderas, haciendo más fuerte cada arremetida. Se acercó y me mordió el hombro en el exacto momento que explotábamos en un orgasmo.

Se dejó caer sobre mi espalda. Su mano acariciaba mis cabellos, la fiera iniciaba a calmarse. Entonces escuché su voz en mi oído: "Recuérdate, sos fuego…, pero yo soy el dueño de ese fuego."


(Todo había comenzado... aquí)






(Este relato pertenece al Reto: "Fuego en las palabras" del mes de Mayo;
blog "Crónica de la loca que cazaba nubes"... te invito a visitar el blog y su dueña, Rebeca.)

38 comentarios:

  1. Todo empezó allí y tengo la sensación de que no terminará aquí...😉
    me gusta leerte tan apasionada.
    Besotes bella.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hay historias que sabemos cómo inician y sabemos que nunca terminan... ¿no Laura?

      Besotes osita!

      Borrar
  2. Tu huella es impresionante la que dejas con este texto tan sensual y de seducción, te ha quedado lindo de verdad, con una elegancia absoluta..enhorabuena
    Abrazos con cariño.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. La tuya Campi, la huella que me has dejado es hermosa y te agradezco tanto.

      Un besote!

      Borrar
  3. Me ha encantado, Alma. Eso sí, tienes que poner sin falta el enlace a este post en un comentario dentro de la entrada donde explico en qué consiste esta edición de mayo. ¡Qué alegría que te hayas decidido a participar!

    Un abrazo enorme.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ya hecho esta mañana, Rebeca y me alegra haber vuelto a paricipar en tus retos.

      Un beso!

      Borrar
  4. Uffff...pues como parte de ése reto...fuego no te falta. Describes las sensaciones con tanta sensibilidad y elegancia que te admiro...
    Qué más decirte...que me ha encantado...es puro fuego...

    Un besazo Alma¡

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y ya he visto Amando que tú también te has decidido a participar... estoy segura que lo tuyo sí será un incendio.

      Besotes nena!

      Borrar
  5. Fuego, fuego pasional que quema e incendia. Lo curioso de ese fuego es que ha comenzado con el agua. intenso relato nuevamente.

    Besos dulces Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Sabes cómo es, Dulce, los opuestos no sólo se atraen, a veces hacen explosivas reacciones químicas.

      Besos grandes como el mar.

      Borrar
  6. Lo lei ayer y sono el telefono y ya no se si le dia a publicar o no. Denso y ardiente, lo describes sin omitir detalles, muy bien narrado.Abrazos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues te había salvado el teléfono, y aún así, Ester, has vuelto... gracias preciosa!!!

      Besotes.

      Borrar
  7. Veo que no han mantenido las medidas de alejamiento físico recomendadas por las autorirades sanitarias. ¡Que mal ejemplo XD!
    ;)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajajaja Alfred... mira con lo que me has salido, hombre!

      Un beso.

      Borrar
  8. Hola AlmaBaires, no había leído la anterior entrada, y he tenido el placer de leerlos los dos seguidos!! un relato perfecto, repleto de erotismo y a la vez delicadez en la manera de narrarlo. Me ha gustado mucho.

    Un beso.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Carmela, de alguien como tú es todo un cumplido.

      Un besote.

      Borrar
  9. Evocación y pasión, con las dosis justas para no ser demasiado fuerte. Me ha gustado

    Un abrazo y feliz día, con pasión, que nos conserva tan bien. Nos deja estupendas :-)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es mi primera "preocupación" esa, Albada, que el texto vaya siempre en ese sútil límite que tiene la escritura erótica...

      Un beso.

      Borrar
  10. No podía haber mejor continuación que consumir el fuego que se inició. Fuego con fuego se paga pero cuando hay un dueño, aquel siempre puede sobrevenir en cualquier momento.
    Un gozo leerte así, Almi. Y me haces recordar :-)

    Un beso enorme.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me encanta hacerte recordar, Mağ porque creo, no, estoy segura que esa parte importantísima de ti está ahí esperando por salir... de nuevo. ¿Quién no se recuerda de PI?

      Besissssssssssssssssss hermosa.

      Borrar
  11. Mi más sincera enhorabuena, Alma. Has volcado toda la sensualidad de manera elegante y llena de imágenes sugerentes y sugestivas. El final es "broche de oro"

    Mil besitos con cariño para ti y feliz tarde ♥

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Auro, eres la maestra de la delicadeza y la elegancia, por lo que te digo gracias preciosa.

      Besotes infinitos ♥

      Borrar
  12. Ay, me encantó que decidieras continuar la historia...ahora sí es el broche de oro, sensualidad y pasión... Muy caliente,muy muy.
    Y además tiene tu seña. Muy bueno, de verdad.
    Un beso preciosa! Ays, me encantó sentir cada sensación, vibrando con cada movimiento de los amantes.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¿Sabés lo que me gusta Ale de que vos me digas esto? ...que vos sos testigo de todo el proceso, de la evolución, y si esto te encanta... para mí es el mejor cumplido!

      Smu@ckssssssssssssssssssssssssss!

      Borrar
  13. He leído tus dos capítulos y solo puedo decir… dichoso tu galán, porque pudo tocar el cielo con sus manos y penetrar al paraíso sin necesidad de morir.
    AlmaBaires, patrona de la sensualidad, dueña de las letras que me afiebran. Ama de los textos apasionados, imán de mis pensamientos impuros, me convertiste (con tu arte) en voyerista de tu exquisito relato.
    ¡Ardientes saludos, para ti!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Juan Carlos... no sé ni qué decirte. Cada vez que me visitas, me dejas sin palabras, aunque creo que exageras con los cumplidos... y con las mejillas coloradas, te agradezco y te dejo un beso... y otro más.

      Borrar
  14. Y esa frase al final te hizo desear empezar todo de nuevo...

    Abrazo, Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Parece que ya me vas conociendo, Carlos... jajajajajaja!

      Un beso.

      Borrar
  15. Aquí de visita y leyendo tu historia. Muy bien.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues gracias de la visita, Alexander... me alegra si lo que has leído te ha gustado.

      Borrar
  16. Leer esto a primera hora de la mañana no me ha sentado muy bien.....jeje

    Chistes a parte, me ha gustado la descripción de ese momento de pasión. Bien hilado todo.
    Un saludo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajajajajaja Victor... me has provocado una carcajada!

      Gracias por lo que dices, y a ver cuándo participas tú a algún reto de escritura con uno de tus excelentes relatos... sería un lujo contar con ellos.

      Un beso.

      Borrar

  17. Su pluma es exquisita a la hora de contar y provocar.
    Él me parece egoísta el fuego es un descubrimiento del hombre, no debe apropiarse de el...Sabe?
    Beso envidioso
    S

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Siciality, por apreciar de este modo mi pluma.
      Con respecto a "Él", no lo llamaría egoísta, sino inteligente, sabe lo que tiene y cuida de no perderlo.

      Un bacio senza invidie.

      Borrar
  18. Y desde luego que hay fuego en este relato. Esa intervención final es el cierre perfecto a este relato erótico tan bien narrado. Un abrazo!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias David, tu opinión en materia de escritura es muy importante para mí... de verdad, gracias.

      Un beso.

      Borrar
  19. Escena intensa y apasionada al máximo, me gusta esa subida de tono y erotismo, vas sintiendo cada caricia, cada roce y cada sensación, me gusto muchísimo y ahora iré a ver como comenzó

    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es un tipo de relato que había "abandonado" por un tiempo y he decidido volver al ruedo, como se dice, Ayelen.

      Besos.

      Borrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *