miércoles, 13 de mayo de 2020


Él la deseaba tanto esa noche, la había pensado todo el día, imaginándola. Estacionó en la puerta del edificio y mirando el balcón del departamento notó las luces apagadas. Subió con el temor de deber aún esperar, frenar la ansiedad de tenerla. Apenas entró en el salón supo que se había equivocado, un ligero rumor provenía del baño. Cerró la puerta a su espalda y se dirigió allí. La sorprendió que estaba por ducharse. Inmediatamente la tomó empujándola contra la pared y la besó con tal pasión de dejarla sin aliento. El beso continuò en otro y otro más, cada vez con más ganas, hasta ser casi violento. Su lengua se insinuaba de forma prepotente en la boca de ella, entre sus labios carnosos, tan malditamente indecentes, perfectos para…

En ese momento comprendí. Sin decir una palabra me postré ante él. Con un apuro poco habitual, liberó su miembro de la prisión de sus pantalones y tomándome por la cabeza, lo metió en mi boca, hasta el fondo. Era extraño, pero deseaba ser obediente, por lo que lo recibí por entero y me dediqué a él con total devoción.  Lo lamía, lo rodeaba con mi lengua, mientras mis manos sujetaban su culo con fuerza. Haría que se olvidara de todo, tiempo y espacio, sólo él y yo.

Permanecía de rodillas delante de él, que continuaba a hundirlo en mi boca como nunca había hecho antes.  Intuí toda la espera reprimida de ese día, todas las fantasias y convirtí ese gesto en único; haciéndolo a mi modo y con mis reglas. Sentí las primeras gotas, esa mezcla de dulce y amargo sobre mi lengua. Pero él no quiso llegar hasta el final, se quitó antes de explotar en mi garganta. Y me alejó ese poco que bastaba.

Me pusé en pie, sin dejar de mirarlo a los ojos. Había terminado el momento de obedecer, ahora iniciaba mi juego. Me giré preguntándole si quería enjabonarme. Apoyé las manos a la pared de mosaicos, arqueando la espalda y abriendo mis piernas, en una posición que exclamaba claramente mis intenciones. Me deseaba, lo sabía, y haría que lo hiciera aún más. Me inclinaba hacía él sin pudor, sin verguenza. Lo escuché sacarse las últimas ropas y colocarse detrás mío. Comenzó a acariciarme. Aún bajo el agua sentía sus manos quemarme la piel. Mis pezones se endurecieron al contacto de ellas, y él los pellizcaba provocándome. Bajó y sentí como sus dedos separaban mis labios, y entraban en mi sexo. Se recreaba en ellos, haciendo que mi humedad creciera. Inesperadamente, sin ningún cuidado, me penetrò. Duro como el mármol lo sentí hasta el fondo de mis entrañas y no pude tratener una exclamación, algo entre dolor y placer.
Continuó con sus potentes embestidas, se fundía una y otra vez dentro mío. Y más lo hacía, más yo disfrutaba. Esa exclamación inicial se transformó en intensos gemidos. El placer era ya irrefrenabile. Ambos cuerpos eran recorridos de violentos temblores. La respiración agitada de él fue la señal que no duraría mucho más.

En un susurrado gemido, mientras decía mi nombre, sentí su calor inundarme. Y yo me corrí sobre él en el mismo instante. Por un momento nos quedamos inmóviles, con las piernas temblando por la intensidad que nos había envuelto. Dejamos que el agua finalmente refrescara nuestros cuerpos. Tomándome de la cintura me giró y abrazó, aún podía sentir su deseo. Y lo supe. Supe que ese había sido sólo el inicio de una larga noche.







36 comentarios:

  1. No veas como nos hemos levantado hoy eh! 😍 madre mía qué sobremesa (porque ya me he duchado que sí no...)
    Sabes que tengo que hacer un poco de broma siempre, sino no soy yo.
    Pero qué decir de este relato erótico que has escrito, perfecto.
    Hasta pude sentir tales embestidas... 😉 y el agua, fría.
    Besotes linda.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me encantas, cuando haces bromas y cuando sos seria, me encantas toda y siempre, Laura.

      Ve acostumbrándote porque tengo pensadas más de una sorpresa... jejejejejejeje!
      Besotes!

      Borrar
  2. Prometedora noche tras un preámbulo de lascivia e intensidad rebosantes… Noches en las que solo cabe el latido lujurioso de la piel en su excitante clamor…

    Un placer, preciosa Alma…

    Abrazos y cariños, y muy feliz tarde! 💙

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. La noche promete, Gin... y lo mejor es que cumple.

      Besotes preciosa ♥♥♥

      Borrar
  3. De qué se presenta una gran noche no queda ninguna duda.
    Besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Menos mal, Alfred... me dejas más tranquila.

      Un beso.

      Borrar
  4. Madre mía, qué ardoroso texto, de un erotismo encendido ¿êh?, pues por las noches largas de pasión, que se inician así, con pocas palabras, de cualquier manera y en cualquier lugar de la casa.

    Un abrazo y que se repita, con los factores como sean, con los oragasmos que correspondan, pero con el amor por lugar común. Feliz tarde

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Que haya siempre pasión y pieles encendidas... eso crea noches largas, plenas de erotismo.

      Un beso, Campi.

      Borrar
  5. Tenía ganas de volverte a leer lasciva, intensa en carne, deseosa... esa mistura de "aquí tienes pero ahora digo yo"...
    Un relato visible y visceral.
    Un beso enorme, Almi.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. En cierto modo, Mağ, podría decir que he vuelto... tú sabes mejor que nadie...

      Besisssssssssssssssssssssss hermosa!

      Borrar
  6. Gradual... poco a poco has ido intensificando la escena para completarla de manera impoluta y magistral. Un encuentro lleno de pasión y fuego, y es que la ducha a dos... siempre son apetecibles. Te felicito, Alma.

    Mil besitos para ti y feliz tarde ♥

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Tú sabes Auro, que tu opinión es importante para mí, y tus palabras son más que un cumplido... gracias.

      Besotes infinitos.

      Borrar
  7. Con todo eso ni hace falta que el agua sea caliente, ya la temperatura de los cuerpos hacen lo suyo. Un buen coctel pasional y sexual para esa noche que se vislumbra larga.

    Besos dulces Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¿A que sí, Dulce? ...pero bueno, si eso provoca una larga noche, bien venga, ¿no?

      Besos grandes como el mar.

      Borrar
  8. Lo he leído con un café, creo que mejor hubiera sido con una copa y musica de ambiente. Muy bueno Alma, te dejo mi abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajaja Ester... y sí, tal vez era mejor acompañar el relato con una copa.

      Besotes!

      Borrar
  9. Una entrada super ardiente donde la sorpresa de la ducha ha sido el comienzo de la pasión y lujuria que no me cabe duda que siga en otra instancia del apartamento ..
    Muy bueno ..
    ABRAZOS !!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Seguirá Campi, seguirá... te lo digo yo que sí.

      Besotes!

      Borrar
  10. Mamma mía... potente e intenso, mi Alma querida!
    Hacía tiempo que no te leía en este registro! me encanta porque ha ido evolucionando tu manera de escribirlos. Tus imágenes literarias son muy explícitas y no recurres a tópicos de sobra leídos.
    Muy muy caliente! (en estos tiempos,ejem...)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ainssssssssssssssss Ale... me gusta que notes la evolución, de verdad... es importante para mí.

      Sm@ckssssssssssssssssssssssssssss!

      Borrar
  11. Una noche prometedora si ése es el aperitivo...

    Un relato erótico debe encender a quien lo lee y éste lo hace. ¡Y de qué manera!

    Besitos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me halaga que te haya gustado, tú escribes muy bien y considero mucho tu opinión.

      Besitos.

      Borrar
  12. Siempre me ha costado escribir erotismo, porque o peco de demasiado explícita o de demasiado sutil, pero tu escena creo que es suficientemente equilibrada y excitante a la vez. ¡Buen relato! Sería estupendo si te animases a participar este mes en mi reto (por cierto el banner que tienes en la sidebar está un poco desfasado, pues ahora mi reto, es cada día 1). Además en mayo he propuesto crear un texto erótico, con lo cual creo que estarías en tu salsa. ¡Ojalá te animes!

    Un abrazo.
    #devuelvocomentarios

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Yo lo había dejado por un tiempo, Rebeca, pero ahora pienso de retomarlo, de a poco. Por el banner ya lo solucioné, disculpa... y lo del reto, me lo pensaré, tal vez con la continuación de éste.

      Un beso.

      Borrar
  13. Y había olvidado esta faceta tan explícita y directa que me pone a mil... ésa forma tan particular de llevarnos al punto justo de erotismo que nos haga temblar las piernas y todo ello sin caer en la vulgaridad...y a mí hoy...ahora mismo me tiemblan...
    Un besazo¡
    P.D.por textos como este me dan ganas de volver a escribir...me ha encantado...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Amando cualquiera que alguna vez te haya leído, no podría olvidar lo que provocaban tus letras... y no desearía otra cosa que volver a repetir la experiencia, te lo aseguro.

      Besotes nena... y me encanta "verte" por aquí, de verdad mucho.

      Borrar
  14. Aquí estamos de nuevo, en la playa y listos para leer. En este caso un texto que se mueve entre el erotismo y el hardcore. Qué sepas que soy mucho de la literatura hardcore, que existe. Por mas que los intente tuales y entendidos se empeñen en decir que no. Una recreación muy bien llevada del acto se cual en la ducha. Debo decir que escribir escenas de este tipo es difícil, hay dos personajes, hay movimiento y ambos tienen que interactuar.

    Un placer leerte,querida Alma.

    Abrazo y cuídate mucho.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola John!
      Ya lo creo que existe, aunque prefiero siempre quedarme en esa línea sútil entre decir e insinuar... cuestiones de gustos solamente. Me complace si te ha gustado y me dices que he tenido un buen ritmo narrativo... de verdad que sí. He visto de “escapadita” lo de tu nuevo libro, ya cuando esté en el ordenador no se me escapa!

      Un beso y cuídate.

      Borrar
  15. Me encantan sus maneras, su forma de contar.
    Ahora ya recolocado en mi silla y acomodado de nuevo.
    He logrado verlo y casi sentirlo.
    Insoportablemente sexy como me gusta decir en ocasiones.
    Uffff Un Martini frio signorina
    Besos
    S

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues para mí es todo un placer si ha logrado visualizar las imágenes de mi relato... espero lo haya disfrutado hasta el final, Siciality.

      Baci baci.

      Borrar
  16. ¡Hola, Alma!
    Me he quedado impresionada de cómo escribes.
    Un beso!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Éowyn!

      Muchas gracias por tus palabras pero de verdad no creo sea para tanto... me gusta mucho mucho verte por aquí, gracias de ♥

      Un besote!

      Borrar
  17. uf se me han acelerado las pulsaciones, los latidos o yo que se. Hasta los oigo. Qué barbaridad.
    Un beso, Alma ;)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gumer... que lo que menos deseo es que te de un sofocón, hombre!

      Sonrío y te dejo un beso.

      Borrar
  18. Guauuu con un comienzo así no me extraña lo que ocurrió después y lo que espero es que esto no acabe y nos cuentes mas

    Super erótico

    Gracias

    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Habrá otros relatos, otras historias, eso seguro Ayelen...

      Gracias a ti, un beso.

      Borrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *