jueves, 28 de mayo de 2020

El invierno había convertido a la ciudad en un lúgubre muestrario de tonalidades grices. El cielo, plomizo, parecía a punto de llorar y, sin embargo, me encantaba caminar cuando era así. Perder mi mirada en las calles del puerto cuando los rayos iluminaban el horizonte. ¿Serían acaso un presagio? Tal vez hoy finalmente lo vería; lo encontraría cara a cara. Sólo así, mirándolo a los ojos, podría entender el porqué de aquel gesto para conmigo, aún si esa respuesta ya no importase.

Mis pasos, lentos, no tenían eco, el asfalto los absorbía. Como yo había hecho con mi rabia todo ese tiempo. Cruzaba a la gente pero ellos no me veían. Nunca lo hicieron, ¿por qué ahora tendría que ser diferente? En cambio, yo sí los veía. Veía cómo se arrastraban cual muertos vivientes; ellos y sus desilusiones; ellos y sus apatías; ellos y sus hipócritas satisfacciones; ellos y sus traiciones. Ellos, que como él, iban tan impunes en eso que llamaban vida.

Y ahí estaba; sentado en el bar de siempre. En cierto modo, me encantaba que fuera tan rutinario, me haría las cosas más fáciles. Esperé a que saliera y lo seguí. Ya era de noche y él caminaba distendido hacia nuestra casa. Había visto su sonrisa, debía admitir que no había perdido una pizca de su atractivo. Colocó las llaves en la puerta, me pegué a su espalda y entré con él.

Cuando finalmente me dejé ver, me encantó lo que me transmitía su mirada. El terror en sus ojos hizo que sonriera. Podía sentir la adrenalina corriendo por sus venas sin saber qué pensar ni qué hacer. Inmóvil, con la frente perlada de sudor, incapaz de modular algo con sentido. Apoyé mi mano en su pecho, lo atravesé. Podía sentir el latir de su corazón. Entonces me acerqué a su oído...

Te dije que no debías hacerlo... que vendría por ti... –le susurré. Esta vez, ni la muerte nos separará.

Continué a sonreir mientras me iba, llevándome la única cosa de él que siempre había deseado tener.

 

 

 

(Este microrrelato pertenece a los "Relatos Jueveros"

y esta semana la convocatoria fue hecha por Mag desde su blog: "La trastienda del Pecado".

Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)


64 comentarios:

  1. Se quedó con su corazón, pero sin latir por ella.
    Besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dicen, Alfred, que todo tiene sus pro y sus contra.

      Besos.

      Borrar
  2. ¡Promesas que se cumplen! Quería su corazón y se lo llevó, sin ningún tipo de problema, sin piedad, mirándole a los ojos, con la franqueza de quien se sabe vencedor.
    Un relato en el que se puede sentir la adrenalina, el respirar de quien no vive, los pasos muertos...
    ¿Sabes? No siempre me pasa pero hoy me he quedado con ganas de más... Me quedé en los pasos que se perdieron.

    Muchísimas gracias por participar, Almi. Un relato tremendo y SENTIDO, porque creo que lo has vivido al escribirlo igual que yo al leerlo. Eso es transmitir.

    Un beso enorme.

    :-) Me he adelantado a tu enlace así que te tengo ya en el listado. Millones de gracias.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues gracias por haberlo sentido como me lo transmites, Mağ, porque sé que eres sincera. Sabes que dudaba de participar porque esto del gótico no es mucho para mí, pero me ha llegado la inspiración (fueron días productivos esos, ahora estoy en pausa nuevamente... jajajajaja!) y aquí/allí estuve.

      Gracias a ti, siempre y por todo... tú sabes.
      Besisssssssssssssss!

      Borrar
  3. Inquietante relato, más con ese final donde la venganza cobra su palabra. En cierta forma se asemeja al personaje de mi poema, que se devora los corazones. O aquí también lo hace?

    Besos dulces Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Tienes razón que nuestros personajes se asemejan, Dulce... aunque el mío sólo se lo ha llevado el corazón, pero como me gustan los finales abiertos, pues tú puedes continuarlo como desees.

      Besos grandes como el mar.

      Borrar
  4. Tiene esa oscuridad que me gusta y atrapa. La feminidad grandilocuente sin dejar de lado ese parte perversa u oscura de los seres que dejan de ser de este lado de la luz.

    Me ha encantado, Alma. Te felicito.

    Mil besitos con cariño y feliz día ❤️

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Creo que una mujer con sed de venganza puede ser muy oscura y, seguramente, muy terrorífica... ¿no Auro?

      Besotes infinitos ♥

      Borrar
  5. Guauuuuuuuuuuuu... relatazo.
    Sin más, sutil,elegante, tremendo y terrorífico!
    Me ha encantado,sobre todo ese final!
    Brutal Alma, brutal!
    Mil besos preciosa

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Ale... vos sabés que me gusta hacer parte al lector de las historias, y de eso se trata que imaginen la continuación...

      Smu@ckssssssssssssssss!

      Borrar
  6. Terrorífico relato en donde los vivos se confunden con los muertos en medio de un ambiente deshumanizado y gris. Bien logrado! un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Cuando caminas por ciertas ciudades en las tardes de invierno, Mónica, te aseguro que más de una vez te preguntas si las personas que cruzas están vivas o muertas...

      Un beso.

      Borrar
  7. Vaya, relato que nos dejado muy interesante ..elegante y lleno de misterio como debe ser ..jajaja
    Me gusto leerlo amiga .Un abrazo y muy feliz noche.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Campi, el que te haya gustado es mi satisfación.

      Besos.

      Borrar
  8. ¡Hola! Muy literal esto de quedarse con su corazón. ¡Qué fuerte! Pero se lo buscó y como dicen, sarna con gusto no pica.
    ¡Un abrazo!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola Roxana!

      Pues sí, creo -o imaginé- que en cierta forma se lo buscó, vaya uno a saber porqué... pero bueno. Me alegra te haya gustado.

      Un beso.

      Borrar
  9. Aterrador, escalofriante y magnífico relato. Ya puedo imaginarme la crispación en la cara de él al verla.


    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues yo no quisiera encontrarme con nadie que ya haya partido, Myriam... sinceramente lo digo, soy un poco -mucho- miedosa con esas cosas.

      Besos!

      Borrar
  10. Seguro que a mas de uno le interesa como funciona lo de volver para vengarse. Pues yo tomo partido por ella. Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Seguro Ester... aunque tal vez sería mejor o no vengarse, o no esperar tanto.
      Me encanta tu solidaridad femenina!!!

      Besotes.

      Borrar
  11. vaya, vaya, todos son muy valientes hasta que se les aparece un espíritu. ;)
    tener hábitos fijos facilita que alguien se haga el encontradiz@ contigo, ya que sabe dónde encontrarte.
    besos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Puedes ponerle la firma a eso, Chema... hasta el más pintado afloja en esos casos, creo yo...

      Besotes!!!

      Borrar
  12. Muy bueno. Me ha encantado el momento en que se cruza con los transeúntes, desde esa visión tan intimista y oscura: “Veía cómo se arrastraban cual muertos vivientes; ellos y sus desilusiones; ellos y sus apatías; ellos y sus hipócritas satisfacciones; ellos y sus traiciones”.

    Una maravilla, e impactante final.

    Me ha encantado, preciosa Alma.

    Abrazos enormes con cariño, y muy feliz noche 💙

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me gusta que te hayas fijado en ese detalle, Gin, porque de verdad que esa sensación la he tenido paseando por Buenos Aires o por Milán en días de lluvia...

      Besotes enormes preciosa!!!

      Borrar
  13. Al final se llevó lo que quería...su corazón.
    Me ha encantado...has ambientado tan bienla secuencia que me has llevado hasta allí y me has dejado con ganas de más...
    Me ha gustado...mucho...
    Un besazo¡

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Al final sí, Amando... aunque me pregunto si en definitiva sería cómo lo quería... sin latido. Las respuestas se las dejo a ustedes...

      Besotes gigantes!

      Borrar
  14. La venganza se sirve en platos fríos, ¿no dicen eso?, pues ella aprovechó para procurar que hiciera frío en la noche que decidió ajustar cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Eso dicen, Tracy... y nada más frío que lo que está muerto.

      Un beso!

      Borrar
  15. Me hiciste recordar (no sé por qué) esa gran canción que dice "Le dí mi corazón, pero quería mi alma..." Cuando el amor duele tanto es tétrico, no?

    Abrazo, Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Sos genial Carlos... y me encanta la lectura que hiciste, de verdad mucho.

      Besos!

      Borrar
  16. El relato está con el punto de vista de la criatura extraña, convertida en peligrosa, para cumplir con una promesa. Producto del amor de de una obsesión.
    ¿Había algo de culpa en él?
    Bien logrado el clima sombrío del relato.

    Besos, paisana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Un amor... una obsesión... culpas, ¿quién sabe, Demi?
      Me gusta jugar con ustedes, que continúen la historia e imaginen el final.

      Besotes paisano!

      Borrar
  17. Qué fuerte. Pero lo bordas con esa puesta en escena. Una mujer agraviada es un peligro, seguro, peligro de muerte

    Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ni que lo digas, Albada... de las cosas más peligrosas en la tierra!

      Besote!

      Borrar
  18. Qué bueno, Alma, me ha parecido magnífico. Y es uno de esos relatos que te apetece que siga...

    Un beso!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Carmela, viniendo de ti es más que un halago.

      Besotes!

      Borrar
  19. Va a ser verdad, que al final, el tiempo pone a cada uno en su sitio.
    Besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Continúo a querer creer que así es, Amowhor.

      Besotes!

      Borrar
  20. Tu relato de aires góticos es atrapante, qué bien logrado, mi querida Alma, me alegra que te hayas unido a la propuesta de Mag, siempre las hace muy interesantes.

    Besos enormes a tu bella Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Perlita por ver siempre con buen ojo mis letras... eres un amor.

      Besotes enormes preciosa!

      Borrar
  21. Cumplió su palabra y disfrutó de ello
    Muy buen relato, AlmaBaires
    Beso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Si después de tanta espera, no se disfruta, Mujer de negro... mejor no hacer nada... jajajajajaja!

      Gracias por tu huella; besos!

      Borrar
  22. A mi mi corazón me lo devuelves...¿vale? que sino no se que hacer conmigo 😍
    Besotes amor.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Mmmmmm... me lo tendré que pensar Laura... porque mira que yo a tu corazón lo cuido y cuidaré siempre!

      Besotes 🐻

      Borrar
  23. El corazón es un órgano que hay que compartir aun con el riesgo de que lo lastimen, es de egoístas no dejar que te lo rompan de vez en cuando. A veces incluso te lo roban y no pasa nada. Me ha gustado mucho, esa oscuridad, atrapa... Un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Sheol... aún a riesgo de sufrir, el amor siempre valdrá la pena.

      Un beso.

      Borrar
  24. Pero que malvada!!! No debería encontrar paz en toda la eternidad después de quitarle a la vida a su amado por puro egoísmo.

    Muy bueno.

    Bss.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Bueno, Mar, si te consuela, no creo que la encuentre... 😉

      Besos!

      Borrar
  25. Me gustó mucho tu contribución a los relatos jueveros. Muy bien narrado y correspondiente de principio a DIN con la temática elegia. Te deseo suerte, pues de todos los relatos leídos es uno de mis preferidos.

    Abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias John, dicho por ti es más que un cumplido... por el resto, aquí no se gana más que el placer de escribir y compartir.

      Un beso.

      Borrar

  26. Bello e intenso relato
    Inquietante que deja un poco a la libre interpretación algunos puntos.
    Que lo hace aun más atractivo.
    besos sin latidos.
    S

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Siciality... debo reconocer que me gusta escribir historias con muchas interpretaciones y con finales abiertos.

      ¿Besos sin latidos? ¿Acaso está muerto? ...jajajajajaja!

      Baci baci.

      Borrar
  27. Bufff vengativa, el micro te ha quedado muy pero que muy inquietante.
    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita... sabes que tus palabras son siempre más que un cumplido y un motivo para superarme... ya quisiera yo escribir como tú.

      Besotes!

      Borrar
  28. Ufff, impresiona. Te felicito por tu habilidad con la pluma.
    Besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ainssssssssss Musa... gracias, aunque sabes que no creo sea para tanto.

      Besotes!

      Borrar
  29. No hay que dejar cosas pendientes. Ni esta vida ni en ninguna otra (si es que la hubiera).
    Saludos!

    ResponderBorrar
  30. Aterrados y anunciado. Promesa cumplida y juntos para siempre. Me gustó. Un beso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Un honor y placer que te haya gustado, María José.

      Un beso.

      Borrar
  31. Peliagudo relato, cosas pendientes, no siempre se puede cumplir con dejar las cosas bien atadas. Me ha gustado mucho.
    Un saludo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. A veces algo sólo queda pendiente por el modo en que te vas, Victor...

      Un beso.

      Borrar
  32. Un relato muy bueno, si se llevo su corazón es porque era suyo y así lo sentía, si no lo tuvo en vida quizás mejor aun en la muerte...


    Me gusta mucho este tipo de relatos y el tuyo fue fascinante y terrorífico con una sencillez y elegancia sin igual

    Gracias

    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Ayelen por apreciarlo así, por sentirlo así.

      Un beso.

      Borrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *