martes, 16 de enero de 2018

24 Retos de Lectura - #01

Tal vez hubiese tenido que escuchar la voz de la razón, esa que me decía: "Este año, tranquila... sin tantos compromisos y cosas con las que cumplir..." ...porque al final, lo que comienza como un gusto, termina tranformándose en una obligación. Y es que es más fuerte que yo, me gusta cumplir con los objetivos que me propongo; terminar con aquello que comienzo. También me gusta responder uno a uno a quienes se toman el tiempo de leerme y comentarme; y, visitarlos en sus propias casas, porque aunque a veces no comente, te aseguro que te leo. Pero ¿qué querés que te diga? ¿cuándo es que yo he escuchado la voz de la razón? ...siempre me he dejado llevar por lo que siento, por lo que me hace vibrar el alma...

...y entonces aquí estoy, con otro desafío, con otros retos. Esta vez vuelvo a mi primer amor, la lectura. Encontré en el blog Literup este reto, "24 libros en un año"... y ésta es la primer entrada, espero te guste, me digas sinceramente qué pensás y, sobre todo, espero que -juntos- lleguemos al final.

Ahhh... gracias por estar aquí... de ♥, gracias.

Reto 1:
¿Cuál es ese clásico con el que engañaste a tus profesores haciéndoles creer que lo habías leído?  Respuesta: “La Metamorfosis”, de Franz Kafka.

Esta novela, dramática y, a la vez, tan actual, es la más conocida de este escritor alemán. Fue publicada por primera vez en 1915 por su editor Kurt Wolff, en Lipsia.
La historia trata de un joven, que en una noche se transforma en un insecto repugnante, pasando de un miembro activo en la sociedad, a un peso insostenibile para la familia. Todo el libro está impregnado por la ambigüedad: por las alegorías y las metáforas poniendo en evidencia cómo van mutando los sentimientos de la entera familia ante lo ocurrido.
Gregorio Samsa es la clásica representación del individuo medio; sin particulares ambiciones, sueños, o metas que alcanzar; que vive sumergido en una existencia monótana y gris. Toda la historia habla de cómo la sociedad trata de homogeneizar al individuo, despersonalizándolo. Esta situación es la que transforma dentro al personaje, y, en la fantasía del autor, por fuera también. Y, a partir de esto, se transforman las relaciones afectivas y de familia. Sos válido y mereces amor hasta el momento que te conviertes en alguien de peso. Es una metáfora de la vida humana que viene evaluada sólo en la medida de su productividad, capacidades físicas y mentales, y simpatía. Se es digno de esistir no en cuanto se esté vivo, sino en cuanto se sea socialmente aceptado.
Se pasa entonces, de la transformación física, del joven Samsa, que es inmediata, a aquella que es aún más compleja y difícil, que es la de las relaciones con sus padres y su hermana. Inicia sintiendo repugnancia, pasando por el desamor y la vergüenza, para terminar en la indiferencia, y llegar a pedir, implícitamente si se quiere, la muerte de Gregorio.
Como suelo decir cuando un libro me atrapa y me gusta, un texto para reflexionar, sobre lo que vivimos, sobre el futuro y la angustía que éste nos puede generar, y para tomar consciencia definitivamente, que los cambios, las metamórfosis, más radicales no son aquellas físicas, sino las del alma.


"Empieza ya a ser quien eres, en vez de calcular quien serás."
(Franz Kafka)

12 comentarios:

  1. No se puede negar que eres muy trabajadora y que te cunde, tocas todos los palillos, a mi me cuesta llegar a lo que me comprometo y de hecho estoy leyendo menos, tendré que hacer como cuando era estudiante y leerme los libros leyendo una pagina si y dos no. La metamorfosis me lo lei. Un abrazo Alma preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyy Ester... yo no sé si toco todos los palillos, a veces me siento una malabarista del "Cirque du Solei", sólo que yo caigo con todo y me desparramo... pero a mi favor puedo decir, que he aprendido a leer en los lugares más insólito, y como he cedido a las tecnologías, mi kindle ya es como una extensión de mí misma.

      Del libro puedo decir que me ha gustado mucho. Besotes!!!

      Eliminar
  2. Yo no tuve que engañar a nadie, lo leí cuando era un estudiante y lo he vuelto a leer un par de veces más. Unos de mis libros favoritos.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del engaño era lo que recitaba la consigna, ningún profesor me ha jamás pedido leyera "La Metamórfosis", si no lo hubiese hecho. Lo que no logro hacer, en cambio, es leer más de una vez el mismo libro... salvo los de poesía, o para rescatar algún fragmento.

      Besos grandes como el mar, Duce.

      Eliminar
  3. Una muy buena muestra de hasta cuánto pueden degenerar esas transformaciones, que como bien has dicho, no son tanto las físicas, como las del interior…

    Hace mucho que supe de este libro, pero fíjate que, como se suele decir, me ha vuelto a picar el gusanillo…

    Y entiendo muy bien lo que dices del tiempo… Ese amigo escurridizo que no siempre nos acompaña para todo lo que quisiéramos hacer, pero a veces nos cuesta no hacer caso a la tentación, más, cuando se trata de algo que amamos y nos llena tanto…

    Y gracias siempre a ti, querida amiga, porque eres un Alma maravillosa!

    Bsoss y cariños enormes, y feliz día! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay metamórfosis que son maravillosas también... pienso a una cresálida que se convierte en mariposa... y como todos los cambios y las verdaderas transformaciones, vienen de adentro hacia afuera.
      Como le decía a Ester, he aprendido a leer, (y ahora también a escribir) en los lugares más insólitos... al menos 5 minutos...

      Ainsssssssssss Gin... harás que me sonroje.

      Besotes gigantescos... ♥ ♥ ♥

      Eliminar
  4. Entiendo eso. Me pasa con Este jueves, un relato. Me molesta cuando no puedo aportar un relato. Y espero que no pase esta semana, todavía no surgió nada.

    Sé que contestás. Hace algún tiempo que no recibo comentarios tuyos, es algo que extraño. Pero entiendo que estás ocupada, es lo que contás en esta entrada.
    Todo un desafío este reto de lectura. Tanto como uno de escritura.

    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufffffffffffff Demi... con vos estoy con una deuda tremenda, y ojo, no porque haya oblicagiones, sé que vos no sos uno de reclamos... pero yo solita sé que es así, porque muchas veces, el quiero no alcanza al puedo... pero te prometo que llego... de verdad que sí.

      Besotes, paisano!

      Eliminar
  5. Uno de los libros que me ha impactado más! Es sobrecogedor, desolador.. Incluso lo vi en una obra de teatro hace algunos años,y no perdía un ápice de potencia.
    Con relación a los compromisos, retos etc..soy como vos! Es como que me autoexijo siempre..y qué pasa si no cumplo?
    He de confesar que creo no haber dicho jamás que había leído un libro que no leí..(qué buenita era :P )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego de leerlo, he buscado más información sobre él... y he visto que se han hecho obras de teatro y hasta la película. Ya te digo, me ha no sólo gustado, sino que me ha hecho pensar... una muy buena recomendación sin dudas.

      Y por lo de engañar profesores, no es que no lo crea, estoy segura de no haberlo hecho jamás.

      Besotes enormes, Ale!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  6. Buenas tardes, Alma:
    Egoístamente me alegro de que no hayas escuchado “la voz de la razón”. Imagino que puede parecer lógico esto que te acabo de escribir, viniendo de un tipo que tiene un blog de título enloquecido; pero mis palabras no obedecen a la lógica, sino que a lo empírico: la razón tiene poco que hacer con lo creativo, sí que juega un papel fundamental en procesos de corrección y mejora, pero también actúa como censora. Lo dicho: me alegra que oigas a tu capricho. Es más divertido.

    No he leído nada de Kafka –al menos no lo he hecho sobrio, ni de manera consciente–. No me atrae y, desde mi ignorancia, creo que fue una falta de respeto el no haber cumplido su indicación de destruir su obra tras su muerte. De hecho, nunca leo obras que se publican pese a la oposición de su autor a que vea la luz.
    Un abrazo caprichoso, Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nino... me encantó tu comentario... me encanta cuando te muestras tan sincero, tan vos...
      Interesante lo que planteas, y no sabía que el propio Kafka mandó a destruir sus obras... y egoísticamente no dejo de agradecer a quien no lo hizo y nos dió la oportunidad de leer y disfrutar de ella. Yo así lo he hecho... y mucho.

      Besotes muy caprichosos!!!

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...