miércoles, 2 de noviembre de 2016

Se había hecho tarde. En esta época del año y con estas temperaturas, la ciudad estaba casi vacía. Pero debía volver a casa, y tomar un taxi hasta la estación era impensable. No gastaría casi lo ganado en mi jornada por una docena calles. Decidí ir a tomar el autobús, ni siquiera me pondría a escuchar música por el ipod, para estar atenta a mi alrededor. Casi llegando vi que no estaría sola, un hombre mayor ya estaba en la parada. Suspiré aliviada. Pero cuanto poco me duró lo de relajarme. Apenas llegué, el viejo (sí, así, despectivo...), se giró hacia mí; me miró de arriba a abajo, como haciéndome una radiografía, para finalmente guiñarme un ojo mientras se pasaba la lengua por los labios. Me sentí asqueada. Sin pensarlo dos segundos comencé a caminar nuevamente. Cualquier cosa sería mejor que esperar junto a semejante personaje. Si apresuraba el paso igualmente haría rápido. Un gato cruzó mi camino, y era tal mi tensión que casi muero del susto.

Finalmente allí estaba, estación central. Controlé el horario, en diez minutos partía el próximo tren en el tercer andén. Pasé los controles y caminé hacia allí. Miraba dentro los vagones, prácticamente vacíos. Subí al segundo; algunos, pocos, pasajeros. Un señor leyendo el periódico, una mujer controlando su celular cerca, y un poco más allá, un muchacho con los auriculares durmiendo. Me senté cerca de la puerta y ahí sí, me puse a escuchar música, eran cuarenta y cinco minutos de viaje.

En algún momento, enseguida de haber partido el tren, me debo haber quedado dormida. Desperté de golpe cuando sentí algo moverse a mi lado. Como una ingenua idiota, me había sentado del lado de la ventanilla y ahora tenía a uno sentado a mi lado, mirándome insistentemente mientras se manoseaba. Me puse rígida, no podía ni siquiera saber si aún estaban los pasajeros que antes había visto. No sabía qué hacer. ¿Me levantaba y me iba?
¿Y si estabamos solos en el vagón y ese gesto lo enfurecía y era peor? Pensaba mil cosas en escasos segundos. ¿Y si el quedarme allí lo interpretaba como una aceptación? Miraba hacia afuera por la ventanilla y lo sentía masturbarse. Me venían las arcadas pero no quería mover un sólo músculo. Sentía su respiración agitada y el tiempo parecía haberse detenido, los minutos no pasaban. Sentí algo caliente mojarme la pierna del jeans y al tipo (llamarlo hombre sería darle una clase que no merece) acomodarse, levantarse e irse. Me giré para alzarme, y no pude contener de vomitar. Cuando alcé la cabeza vi que los pasajeros seguían en su sitio, nadie notó nada, y si lo hizo daba lo mismo. Seguía sintiendo nauseas, bajé del tren y corrí los doscientos metros hasta mi casa. Entré directa a la ducha. Por alguna maldita razón me sentía no sólo sucia, sino culpable. ¿De qué? ...no lo sé.




(Esto podrìa ser un relato de terror pero en cambio es, lamentablemente,
una terrorífica realidad que pasan miles y miles de mujeres en cualquier ciudad, todos los días...
No miremos para otro lado cuando viajamos por esta vida.)



("Pasajeros", haz click para escuchar la canción de inspiración,
44 de 52 para "Contando las semanas" de Sindel.)



26 comentarios:

  1. Un horror pasar por una situación así, pero siempre hay pervertidos en esos lugares. Acá sucedía mucho en los subtes, hasta que los pasajeros dejaron de callar y empezaron a filmarlos, y a escracharlos en todos lados. Ahora es un poco más tranquilo, pero que sucede, eso seguro.
    Gracias por este aporte que ayuda a ver la realidad y a pensar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé muy bien cómo es viajar en Buenos Aires... por suerte nunca he pasado por una situación tan extrema, no como la que relato... pero lo lamentable, es que se diga "por suerte"...

      Gracias a vos por la propuesta Sindel, un besote.

      Eliminar
  2. Y en ocasiones los hechos son peores que aquello que relatas, una realidad social de la que nadie está ajeno de sufrir, menos mujeres.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Dulce, siempre la realidad supera la ficción... y sobre todo, en casos "lamentables".

      Besos salados como el mar, que por esta semana de dulces debes estar pasado. :P

      Eliminar
  3. Las veces que leí o escuché se situaciones similares. No puedo sentir más que bronca e impotencia al leer estas cosas. Ojalá nunca pase, pero si me toca presenciar algo así, no respondo de mi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te deseo que nunca, nunca debas presenciar nada parecido... ni pasar de ningún modo algo así...

      Besotes flaco.

      Eliminar
  4. Triste situacion !!! Lo peor es cuando vez que los pasajeros ni se mueven.
    Bravo por tu relato. Un beso Mag
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la indiferencia es el peor de los males de los últimos años.

      Un beso Isa.

      Eliminar
  5. El terror cuando es real no da miedo, duele y mucho. Nos has pintado la situación que se vive y que no nos apercibimos. Muy buena entrada. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan certera Ester... y aprovecho para decirte gracias, gracias por siempre acompañarme en esta playa con tus huellas, para mí son de gran valor.

      Besotes.

      Eliminar
  6. A mí también me han dado nauseas... ¡Que asco de vida!

    ResponderEliminar
  7. Has elegido una manera estética y contundente de llamar a la reflexión. De alguna manera uno está anestesiado frente a cosas inaceptables, que de tan repetidas se terminan naturalizando.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alex, vos me haces reflexionar siempre que te leo. Y espero nunca estar anesteciada ante estas cosas, que me sigan pareciendo inaceptables y jamás naturales.

      Un besote.

      Eliminar
  8. Se lee atentamente el relato y se indigna uno porque sigan pasando mujeres por esto... Una lástima... Gente mal de la cabeza va a seguir habiendo... Saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JLO! ...qué bueno verte por aquí nuevamente.
      Esperemos que la indignación nos dure mucho más que al leer de estas cosas, y que nos haga producir algún cambio.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Una situación verdaderamente desagradable, que como bien dices, sucede muy a menudo…

    La vida es una selva, y hay animales de todas las calañas… Repugnante…

    Mil Bsoss y cariños, querida, Alma… ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A algunos personajes ni siquiera me atrevería a llamarlos "animales", ellos merecen más respeto...

      Besotes enormes Gin...♥

      Eliminar
  10. Por desgracia como tu dices eso pasa más de lo que creemos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia... lo has dicho bien.

      Un beso Ilesin.

      Eliminar
  11. Una cruel y dura realidad Alma, lo has relatado paso a paso con la veracidad que caracteriza esta terrible situación. Y si la vemos como bien dices no cerremos los ojos o miremos para otro lado, podría pasarte a ti.

    Besos preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Rosana... nadie, absolutamente nadie, está a salvo.

      Besos bonita.

      Eliminar
  12. Yo no se cómo hubiese actuado, supongo que tampoco me hubiese movido.
    Las nauseas son mayores cuando sabes que es la realidad misma y como bien dices, lo mas triste es decir "por suerte" cuando no debiera de existir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno de nosotros sabe realmente cómo acturía delante de determinadas situaciones, hasta que lamentablemente ocurren... las teorías son muy buenas, pero son teorías... y lo mejor sería nunca saber cómo es en práctica.

      Un besote Musa.

      Eliminar
  13. !Que horror! Pensar que hay miles de estos decrépitos subirse a los trenes. Las autoridades deberían tomar muy seriamente cartas en el asunto.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes muchísima razón, Tracy.

      Un beso.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...