miércoles, 8 de noviembre de 2017

Caminaba por esa callecita como tantas otras veces, cuando la vió. Ella estaba por ser lapidada, la acusaban de adulterio. Y pese a la situación y a las heridas, ella era hermosa. Se arrojó a sus pies para agradecerle, pero él no lo permitió. Tomó su mano y la ayudó a levantarse. Su piel, tan blanca y suave; y sus ojos... quedó capturado de esa mirada de miel.

Ella escuchó cuando las personas a su alrededor lo llamaban a él, Maestro. Y la miraban juzgándola, como antes habían hecho esos hombres con aquellas piedras en sus manos. Bastó que él mirara a todos y cada uno de ellos, para que se hiciera silencio. Él le pidió de acompañarlo, y se fueron de allí lentamente.

Pasaron los siguientes días juntos, contándose de uno y del otro. Entonces él decidió. Llamó a sus compañeros y les comunicó que continuaría su viaje solo, o al menos sin ellos. Le había pedido a ella que lo hiciera, sería ella ahora su compañera. Y así fue. Al inicio no lo comprendieron, lo criticaron, dijieron que no la conocía de nada; a lo que respondió que si aún no habían aprendido que ciertas cosas escapan a la razón, entonces no había sido un buen maestro. Y al final se marchó con ella. Lo siguiente que se supo es que luego de algunos meses ellos se unieron en matrimonio; no tuvieron hijos pero vivieron muchísimos años felizmente, juntos hasta el final de sus días.

Hoy, 19 de Jeshvan de 5778, mi abuelo volvió a contarme la historia del profeta más importante. Cómo el amor por una mujer cambió el rumbo del hombre al que llamaban el hijo de Dios, y así, el de todos nosotros.

(Este relato es dedicado a una gran Mujer,
que tengo el honor de llamar amiga...
...feliz cumpleaños Mag!!!)

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 15¡Cambia el devenir de los hechos!
Elige un momento histórico clave y construye una realidad totalmente diferente.
¿Qué hubiera sucedido si...?
Practica sin miedo toda tu destreza con la descripción.)

18 comentarios:

  1. Si me lo permites me uno a tus felicitaciones a Mag, seguro que le encantará tu relato. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo no podría permitírtelo, Ester? ...ésta es también tu playa ya, y tus huellas son más que bienvenidas.

      Besotes!

      Eliminar
  2. Muchísimas gracias, de todo corazón. Bien sabes lo que esta mujer significa para mí y lo que representa. Es muy bello relato y lo has hilvanado estupendamente.
    Son detalles que se agradecen, que llegan y tocan la fibra, como tú dices, y así debe ser cuando todo se hace con cariño y respeto... Así recibo cada gesto, cada detalle, después de tantos años de amistad.
    Todos tenemos un poco de Magdalena y un tanto de Jesús, así que juntos somos esos seres especiales que nos buscamos y encontramos.
    Millones de gracias, Almi, de verdad, de todo corazón.
    Gracias por las palabras, por los sentimientos.
    Besos enormes y un abrazo enorme, enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre tú y yo no hace falta el "gracias", porque en todos estos años me has enseñado tanto, cómo se puede 'estar' aún si hay kilómetros de distancia... me has abrazado, tendido una mano, soportado mis locuras, y hasta algún que otro tirón de orejas... eres sabia... y para mí es un honor, siento sólo orgullo, de poder llamarte Amiga y considerarme igual para ti.

      Te quiero Mag... besisssssssssssssss hermosa!

      Eliminar
  3. Felicidades a Mag y a ti por este escrito tan bello
    cargado de sentir

    Besitos grandes para ambas y feliz dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cora, vos sí que sos bella!

      Besotes enormes.

      Eliminar
  4. Así cuenta la otra historia, así nos la cuentas tú, así la honras a ella. Felicidades, hoy los blogs se llenan de aprecio y con un solo nombre.

    Besos dulces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así habría podido ser, ¿quién sabe?
      Los blogs se han llenado de sincero cariño a una Mujer que siempre lo brinda a manos llenas.

      Besos grandes como el mar, Dulce.

      Eliminar
  5. Qué bello detalle dedicarle tan hermosa historia... más, desde tu siempre exquisitez y sensibilidad que traspasa la piel… y acaricia el alma...

    Mis más sinceras felicitaciones para ambas, mis preciosas amigas… Un lujo saberos, y sentiros… 🌹🌹

    Bsoss gigantes con todo mi cariño!!😘 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existe ningún otro personaje mejor para dedicarle a ella.
      Un lujo tenerte también a vos aquí, mi queridísima Gin.

      Besotes inmensos... smu@ckssssssss!

      Eliminar
  6. Qué te puedo decir, mi querida Alma... es un bello relato dedicado a una Magdalena que todos llevamos con nosotros... y que nos acompaña cada día. Ella es preciosa como persona y como mujer. Felicidades a ambas, nuestra querida Mag, se lo merece.

    Mil besitos para ambas, queridas mías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos lo dijiste, ella se lo merece, esto y más.
      Gracias también a vos por estar aquí, iluminando todo con tus huellas.

      Besotes infinitos!!

      Eliminar
  7. Qué relato precioso! Un personaje que representa todo lo que significa una mujer, y por lo poco que conozco a Mag, entiendo que ella es especial,tiene todo lo que fue María Magdalena.
    Precioso Alma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella es especial, es muy Mag(dalena)... y esto fue sólo un pequeño detalle de reconocimiento en su día.

      Besotes mi Ale!

      Eliminar
  8. Me has trasladado a esa época junto a Mag....
    Muchas felicidades para ambas, que los cumpla feliz, mi Azul :)

    Besazos, Almaaaa!!!!!!
    ❤❤❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niña... no sabes cuánto grande sea mi sonrisa cuando te leo... quieroTe!!!

      Besotes Ivel!

      Eliminar
  9. Buena dedicación,,,un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a esta playa, Alp, antes que nada... y gracias por tu huella.

      Un beso.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...