domingo, 26 de noviembre de 2017

Hacía meses que no se veían; se comunicaban sólo por mail y algún que otro mensaje por whatsapp. Sabía que Javi finalmente había abierto su propia peluquería, y aún si era su mejor amigo, no le había dicho nada de su regreso. Por eso, pensó en presentarse directamente allí y sorprenderlo.

Llegó al local y rió por lo bajo; le había dicho que ese tipo de decoración era más del estilo “Cabaret” con la Minelli que de un viejo salón para señoras restaurado. Pero hoy debía estar allí, porque él era su amigo y se lo debía. Entró con paso arrogante porque sabía que daría que hablar a esa hora de la mañana. Y ese enorme pañuelo color fucsia era el toque final para una escena que había repetido mil veces en su cabeza.

¡Santo Dios... Martin! –el grito de Javi casi hizo se rompiera el gran ventanal de la entrada. ¿Y vos de dónde saliste?
Mirá si serás bruja... –respondió Martin agudizando el tono de voz a propósito. Yo hago diecisiete horas de vuelo para verte y vos ni siquiera me das un abrazo.

Martin se detuvo en medio del salón con los brazos abiertos, mientras Javi lo tomaba por el pañuelo, sonriendo. El rostro de la octagenaria señora sentada esperando para continuar con los golpes de sol, era entre el asombro y el divertido. Aunque verla a ella con esa gorra ridícula no sólo era gracioso, sino que subrayaba lo subreal.

Y..,. ¿me dirás qué haces aquí o tendré que tirarte uno a uno estos rizos que tanto me gustan? –dijo Javi mientras sus manos se dirigían hacia el cabello de su amigo.
¿Aparte venir a ver a mi mejor amigo? –respondió Martin frenando las manos que iban derecho a su cabeza. Bueno... creí eras el mejor peluquero de la ciudad...
Estilista... –corrigió Javi dándose aires. Y éste es el mejor salón de la ciudad... pero para señoras no para un Casanova como vos.
Podrás hacer una excepción... –agregó Martin, sonriendo y guiñándole un ojo a la rubia que hacia cinco minutos había salido de la parte de atrás, donde se lavan las cabezas. Y esto parece más “La jaula de las locas” que otra cosa!

Ambos estallaron en sonoras carcajadas y se volvieron a abrazar.

Entonces le digo a Carla que te lave esa melena de rey león que llevas... –dijo Javi girándose para buscar a su ayudante.
No hace falta... –respondió Martin sentándose en una de las sillas delante del espejo. Quiero me afeites.

Ambos se quedaron mirando a través del espejo. Martin se acomodaba mientras su amigo se acercaba. Sus pasos eran lentos, y no dejaba de observar a su amigo, aunque éste evitaba su mirada.

Javi se puso detrás de Martin, tomó el cepillo y comenzó con su trabajo. Un mechón completo cayó en su hombro.

Martin... –murmuró Javi y los ojos se le llenaron de lágrimas. ¿Por qué...?
Porque él también ha vuelto y si tengo que perder mis rizos, ¿qué mejor que en manos de mi mejor amigo? –respondió y sonrió, emocionado.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 25Utiliza toda tu creatividad para describir de forma cómica
un relato de una visita a la peluquería con final dramático.)

16 comentarios:

  1. Maravilloso, mi querida Alma… Con la sutileza y sensibilidad que te caracteriza… Un tema crudo, llevado con gran naturalidad y delicadeza… Chapeau.

    Bsoss enormes, preciosa amiga, y feliz inicio de semana 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la cura para los "temas" más dolorosos es tomarlo con naturalidad...

      Besotes gigantescos, mi querida Gin!!!

      Eliminar
  2. Hace rato que no te leo, y este relato me demuestra que estás, por lejos, mejor que nunca.
    Besotes Taña 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se echaban de menos tus huellas por esta playa, y gracias Hugo por tus palabras, siempre dándome ganas de seguir escribiendo.

      Besotes flaco!!

      Eliminar
  3. Este sí, con el giro al final como me gusta y además una historia original, porque los afectos han de ser asi ante todo, ceder por el otro.

    Besos dulces y dulce semana Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo entender que no son de tu preferencia los finales abiertos... para mí tu opinión es siempre un aliciente para mejorar.

      Besos grandes como el mar, Dulce.

      Eliminar
  4. No sé si soy yo... o lo he entendido así pero cuando regresa quien no deseas y no puedes evitarlo... lo mejor es afrontarlo... y disfrutar cada momento de la vida, aunque se pierdan los rizos... pero el caminar en momentos crueles de la mano de alguien que te quiere, siempre ayuda.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has entendido perfectamente bien, y como siempre, tus sabias palabras hacen centro, llegan y tocan lo más profundo.

      Besissssssssss hermosa.

      Eliminar
  5. Detrás de toda gran sonrisa, siempre hay una profunda pena. Aquellos que sufren, toman la vida con alegría, pues los momentos importantes son para celebrarlos, para disfrutarlos y para llenar de felicidad los huecos que nos han quedado.
    A veces reímos y nos ponemos a llorar. Y otras veces lloramos, para luego acabar riendo.

    Ha sido un relato sencillo, como la escena de una película que parece pasar desapercibida, que hasta que no llega el final no sabes lo que puede despertar. Por eso me ha gustado.

    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Nana... el hecho de despertar con una sonrisa, y no quitárnosla durante todo el día, no significa que todo va bien, que no tenemos problemas... significa que no nos dejaremos vencer por ello, que mientras haya un rayito de luz, seguiremos dando batalla.

      Besotes, muchos!

      Eliminar
  6. Oh! Alma! me quedé K.O!! ni por las tapas me imaginé el final! Me has dejado en shock...podía pensar cualquier cosa,pero jamás eso! Buenísimo! Lo has logrado! Nos dejas sin palabras!
    Muackssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta sorprenderte con mis letras, algo que no es fácil... gracias, y mil veces gracias.

      Besotes Ale!

      Eliminar
  7. Llegar hasta el final después de imaginar la escena cómica... me ha dejado algo ... bueno, la actitud es la mejor defensa para afrontar la realidad.
    Impresionante, Alma preciosa.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La actitud seguramente es importante en ciertas situaciones... y más estar junto a la gente que amamos y nos ama.

      Besotes infinitos, preciosa Auro!

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Bienvenido a esta playa, Amowhor, antes que nada... y luego, seguramente una visita sorpresa, y aunque no sea por los mejores motivos, siempre es bueno reencontrarse con quien se quiere.

      Un beso.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...