domingo, 10 de junio de 2018

¿Qué hay en la caja? –preguntó él, disimulando la curiosidad que había logrado despertarle.
Mmmmm... –respondió ella, mirándolo de esa manera tan pícara que a él tanto le gustaba. Si te lo digo, ¿qué sorpresa sería? ...mejor ábrela.

Él caminó lento hacia la mesa donde estaba la caja. No apartaba los ojos de ella, que le sonreía mordiéndose el labio. Casi dejaba de lado su curiosidad, dándole paso a su lujuría, lo que hubiese en la caja estaría allí también luego. Sin embargo, algo le decía que era mejor hacer como ella le había dicho.

La abrió levantando la tapa y frunció las cejas. Dentro había otra caja más pequeña, sujeta de forma muy particular con unas cintas de seda negra. Sobre ésta una pequeña tarjeta escrita a mano; reconoció la caligrafía de ella.

“Tú has sido el maestro, ahora es tiempo de comprobar si la alumna ha aprendido.” –leyó él a media voz... y sonrió.

Le llevó unos minutos, pero deshizo uno a uno los nudos que ella tan bien había realizado alrededor de esta caja. Cuando finalmente la abrió, alzó una ceja al ver que otra caja lo esperaba. Esta vez en madera, con una pequeña cerradura, y otra tarjeta por encima.

Tiene ganas de jugar la nena... –dijo él antes de leer nuevamente lo que ella había escrito. “Para llegar a tu regalo deberás buscar en tu mejor escondite...”

Sin dudarlo un instante, se acercó a ella con paso seguro y levantó su falda, metiendo una mano por entre sus bragas. Ella retuvo la respiración; y, cuando él encontró la pequeña llave, la quitó lentamente, pasando su dedo corazón por sus húmedos pliegues, y ella ahogó un gemido.

Volvió sobre sus pasos, y abrió el cofre de madera. Sonrió satisfecho al mirar en su interior; lo emocionaba que lo conociera de esa forma. Fue hacia ella otra vez, sentándose delante y sujetándola. Deseaba sentir su calor, su piel, su esencia, su alma. Porque lo de ellos era más fuerte que cualquier otra cosa. Porque ellos eran cómplices.

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 21Te damos una frase como punto de partida, y lo demás lo añades tú:
"¿Qué hay en la caja?".)

20 comentarios:

  1. Buenas tardes, Alma:
    Has creado una atmósfera literaria húmeda de deseo y lubricada por tu ingenio.
    Enhorabuena por tu relato.
    Feliz tarde, Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssssssssssss Nino... gracias por verlo así.
      Me alegra te haya gustado.

      Besotes!

      Eliminar
  2. Me parece que es un caso de elipsis, no se revela que hay en la caja. Buen recurso.
    Y puede ser que sea algo tan intimo, tan propio de los dos, que no se revele ni siquiera a los lectores.
    Que intensidad hay en ella, empezando por la mirada y siguiendo por lo que va contando el relato. Y lo que sigue después.

    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El contenido de la caja queda a la imaginación de quien lee... me gusta esa complicidad que se crea entre mis letras y ustedes que me leen.
      Me encanta ese adjetivo... intenso.

      Besotes, paisano!

      Eliminar
  3. Este es el proximo jueves de relatos

    https://lucia-m-escribano.blogspot.com/2018/06/convocatoria-literaria-jueves-14-junio.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pienso, aunque ya sabés Demi que últimamente vengo muy mal de tiempos...

      Otro abrazo!

      Eliminar
  4. Wow! Una escena altamente sugerente y sutilmente erótica; la de la búsqueda de la llave bajo su falda, y… la de ese roce…
    Maravilloso y elegante… Un relato para el deleite, mi preciosa Alma…

    Bsoss y abrazos enormes, y muy feliz tarde! 😘💕

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un juego que nace de a dos... y se disfruta de a dos.

      La maravilla es tu amistad y compañía, Gin.

      Besotes súper gigantes!!!

      Eliminar
  5. Una mujer muy segura de lo que transmite y de lo que desea...
    Un misterio el contenido de la caja... o no :-) .-)
    Intenso y provocador.
    Un beso -)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la Maestra en intensidad y provocación, encuentre así mi relato, es más de lo que podría esperar...

      Besisssssssssssss Mag!

      Eliminar
  6. Ah me encantó! Muero por saber qué había en la caja! (he pensado en tantas cosas,que no podía ser una cajita!) o si?
    besazos hermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aichhhhhhhhhhh esa cabecita... jajajajajaja!

      Smu@ckssssssssssssssssssss!

      Eliminar
  7. Woww Alma :) como me gustó. Tan erótico amoroso...como caliente y provocador.
    Gracias, besotes 👣👣😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has provocado una sonrisa... gracias a vos por sentirlo así.

      Besotes, Sueño.

      Eliminar
  8. Me ha encantado... ese juego es suficiente para mantener intacta la complicidad, para llevarla y sellarla como quieran y requieran...

    Te felicito Alma, has creado una preciosidad.

    Mil besitos para tu semana, preciosa ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que creo sean esas cosas a crear y mantener en el tiempo eso que puede haber entre dos.

      Besotes infinitos, querida Auro!!

      Eliminar
  9. Y qué había en la caja? me he quedado con la intriga, y vaya lugar donde esconder una llave, aunque me hubiera sorprendido más que allí hubiera una nota :D

    Besos dulces Alma y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú qué crees que había? ...queda a tu imaginación el contenido. Has descubierto un nuevo escondite... o no. :P

      Besos grandes como el mar, Dulce.

      Eliminar
  10. La complicidad resiste más que el amor porque es algo que se construye cada día, lo otro no, lo otro es un arrebato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuanto importante es ser cómplice del otro, ¿no?

      Un beso.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...