jueves, 16 de julio de 2015

La conocí una tarde cualquiera. Allí iba yo concentrado en mis cosas cuando la ví. Lo que sentí fue como un rayo en el más sereno de los cielos.

Recuerdo sus cabellos, recogidos, aunque si ese mechón continuaba a caérsele delante de los ojos. Era tan bonita. Sola debajo de ese árbol, con su libro como única compañía.

Comencé a ir día trás día, sólo para verla desde lejos. No encontraba ninguna excusa para acercarme, y eso que no solía ser para nada tímido. Hasta que un día, decidí “robarle” uno de sus libros a mi hermana, uno de esos que leen las mujeres, e ir antes de la hora de siempre. Por suerte aún no había llegado, por lo que puse el libro debajo del árbol donde ella se sentaba, con unas flores que había recogido de camino al parque, de esas campanillas lilas que tanto me gustaban. Y me alejé para observarla.

Llegó y al notar el libro se detuvo. Miró para todos lados, pero no logró verme. Se sentó y comenzó a leerlo. Luego de unas horas y antes de irse, se sacó una de las cintas con las que tenía sujeto el pelo y la colocó dentro el libro, dejándolo donde yo lo había puesto. Cuando estuve seguro que ya no estaba cerca, fui a recogerlo. Con la cinta había marcado una parte del libro donde contaba cómo el valiente príncipe se presentaba a rescatar a la princesa de la soledad de su torre. Una sonrisa se dibujó en mi cara.

Fueron pasando los días, las semanas, yo le dejaba libros marcados con flores, y ella me los devolvía dónde quería leyese, señalado con sus cintas de colores.

Pasaron más de cincuenta años desde ese inicio, y aún hoy, le dejo libros marcados con flores lilas y ella, aunque ya no se recoge el pelo con cintas, siempre encuentra una para marcarme sus respuestas.



(Este texto pertenece a los "Relatos Jueveros", y esta semana la convocación
fue hecha por Dorotea desde su blog "Lazos y raíces".
Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)





36 comentarios:

  1. Es un relato muy bonito y una forma especial de mandarse mensajes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una forma muy especial, y sentida Pikxi... gracias por tu huella, me encanta.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Tu relato juevero me ha encantado.

    Pasan los años y permanecen los recuerdos en la memoria.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las cosas bonitas de la vida, quedan grabadas por siempre en nuestra memoria del alma.

      Un besote muy especial Maria.

      Eliminar
  3. Hermosoooooo!!! y no pongo mas...simplemente es hermoso..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella, de corazón, simplemente gracias.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Qué linda historia!...tan llena de dulces sentimientos, muy apropiados para ser enmarcados por esas lilas del recuerdo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos alguna vez hemos guardado algunas flores especiales, que han marcado un instante único, y que al verlas, nos hacen revivir.

      Un besote Mónica.

      Eliminar
  5. Recuerdos hilvanados de libros, flores y cintas de colores... ¡Quién no quisiera tener un recuerdo amoroso como este! Me ha gustado mucho tu relato
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero que nada, Bienvenida a mi playa Dorotea!!
      Gracias por tus palabras, tuve miedo no tener la inspiración adecuada pero bueno, algo salió!

      Un beso.

      Eliminar
  6. Eres una romántica... Y esa forma de recordar lo que una vez enamoró y perpetúa...
    Me los imagino todavía hoy buscando las palabras que hacen de ese mensaje una carta de amor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... soy una eterna y perdida romántica... qué linda imagen me has regalado con este comentario.

      Un besote hermosa.

      Eliminar
  7. Estás hecha una romántica almita..esto si que es magia y no el watsap...me ha encantado..y es que se destila dulzura en cada detalle de tu texto...
    un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como que últimamente estoy muy moñas... veremos si en el próximos cambio registro! ...jajajajaja!

      Miles de besotes Peque divina!

      Eliminar
  8. Que forma de amar me ha llegado al alma! Un amor que perdura con los años, donde no hay mayor alegria que ese encuentro, con distancia, diario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amor que perdura... tal vez por la forma que ha empezado... o no, quién sabe, magia...

      Un beso Molí!

      Eliminar
  9. Jo, que bonito... el simple gesto de dejar un libro, la respuesta marcada con una cinta del pelo... es un relato muy dulce y romántico Alma, que traspasa y llega... Y años después esa costumbre sigue en pie y los hace sonreír, esos recuerdos serán eternos... como algunos amores...
    Muchos besinos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros, son tan significativos en las historias de amor... al menos en mi imaginació.
      Vos no te imaginás que alegría me das cuando dices que mis letras te llegan...

      Muchos, muchos pero muchos besotes!!!

      Eliminar
  10. Una maravilla de relato lleno de ternura y que perdura en el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sé porque con el tema "flores y colores" imaginé historia de amor entre niños...

      Un beso Tracy!

      Eliminar
  11. Fueron unidos por los libros. Tiene mucho sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho sentido Demiurgo, me encanta imaginar amores entre letras.

      Un besote!

      Eliminar
  12. Pero qué sumamente tierno. Me derretiría si me hicieran un detalle así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero que nada, Bienvenida Maribel a mi playa, espero te sientas muy cómoda aquí. Y sí, el tema me ha inspirado ternura.

      Gracias por tu huella... un beso.

      Eliminar
  13. ¡Qué bonito! un libro y una flor. ¿Qué más se puede pedir?.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mucho más Carmen, tienes razón!

      Un beso.

      Eliminar
  14. Es lo que sueña todo romántico, perpetuar con el otro esas costumbres cómplices, también es el desafío del amor.

    Besos dulces y gracias por tus visitas a mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce... qué bonita sorpresa tu visita! Bienvenido a mi playa, espero te guste y te sientas tan cómodo en ella de hacerla un poquito tuya.

      Y sí, eso es lo que sueña todo romántico, y es inegable que parte de (mi) Alma lo sea, y mucho.

      Visitar tu casa y leerte es un placer. Gracias a vos en cambio por tu huella en mi arena ...un beso salado como el mar.

      Eliminar
  15. Preciosa historia de amor con el aroma de unas campanillas atadas a la vida con lazos de colores.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, me ha encantado la imagen que generaron tus palabras... gracias por sentirla así.

      Un besote.

      Eliminar
  16. Me he sonreido imaginando a esos dos ancianitos con su juego secreto de mensajes en un libro. Es muy bonita y tierna tu historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que yo ya me veo de viejita, con mis cuadernos llenos de papelitos de colores y cintas marca páginas, leyendo lo que un día tocó mi alma... y, aunque sea por un instante, me ha hecho feliz.

      Un beso, y gracias por tu huella ibso.

      Eliminar
  17. Me gustan mucho las historias románticas,y esta que tu has escrito sobrepasa toda imaginación posible. Pero es bellísima. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montserrat, es que últimamente tengo mi lado romántico a flor de piel!

      Un besote.

      Eliminar
  18. Morí de amor.... En un principio, me vino a la cabeza el nombre de "Flores robadas en los jardines de Quilmes", solo por asociación a tu "porteñez".
    La vida se hace de esos gestos sensibles, sentidos, hermosos, sencillos. Así me gustaría que estuviese construída mi vida. Por lo pronto tu relato tiene todo eso, y es un placer leerlo esta mañana de jueves "simulado" y martes verdadero.

    besos Alma, desde acá nomás, bien cerquita.

    ResponderEliminar
  19. Ainsss Casss... qué linda asociación de ideas! ...y sí, la vida se hace de todas esas pequeñas cosas, como decía Serrat.

    Besotes Casss y de no tan cerca como crees, sino desde casi los Alpes italianos!

    ResponderEliminar

Deja tu huella en mi arena...