jueves, 25 de agosto de 2016

Salí de la ducha envuelta en la toalla y fuí a mi habitación. Me vestí con esa lencería negra que tan sexy me hacía sentir. Medias de seda y el liguero nuevo, justo para esta cita. Luego me pondría aquel vestido corto sujeto al cuello que dejaba mi espalda descubierta. Me paré frente al espejo para peinarme y maquillarme.

Creo que el cabello suelto no harían tus rasgos tan duros... –dijo Ella con esa tímida voz de siempre, como con miedo a mi reacción. Y tal vez si no llevaras los labios tan rojos...

Ya no la escuchaba. Alteraba mis nervios esa manía de Ella de querer siempre aparentar ser más buena, más gentil, más decente, más santa... Yo en cambio me mostraba como era. Precisa en el trabajo. Generosa con mis amigas. Una señora en la calle. Una puta cuando se trataba de Él.

¿Volverás tarde? –susurró Ella. Mañana debo alzarme temprano, debo entregar un informe en el trabajo...

La miré de reojo, ni siquiera me detuve a responderle. Quedó allí, en pie, en el exacto lugar donde horas antes estaba yo. Había tenido su oportunidad y la desaprovechó. Esa noche yo tendría la mía... esa noche Él sería mío.

Ella me miraba. Esos ojos suplicantes y llenos de miedo... de lo que podría hacer... de lo que llegaría a ser.


Ella me miraba desde allí... desde el espejo.







(Estas letras pertencen a los "Relatos Jueveros" y esta semana la convocatoria
fue hecha por Demiurgo desde su blog "El Demiurgo de Hurlingham".
Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)



52 comentarios:

  1. Ella, El, los otros nosotros, siempre ahí cuidando de nosotros, muchas veces de forma exagerada.
    Me encantó Taña, como siempre, como todo. Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces esa vocecita es sólo nuestro miedo más grande...

      Besotes flaco!

      Eliminar
  2. Muy bien planteado. Hasta está relacionado con el título de tu blog. Podría ser esa imagen en el espejo, esa otra versión de vos, un fragmento de Alma. Y bien planteado esa conflictividad de la otra parte, sus dudas. Y bien la resolución de ir a ese encuentro, a pesar de la otra parte.
    Por alguna razón, es algo muy sugestivo ese estilo que describiste.

    Me gustó el relato.
    Un especial beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te haya gustado Demi... y, como este era el motivo de este jueves, ¡Feliz cumpleblog!

      Un besote especial paisano.

      Eliminar
  3. Una especie de conciencia, aquel angelito que representa lo supuestamente correcto y nos frena a salirnos de los márgenes. Siempre original Alma.

    Besos dulces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce, gracias enormes... decirme que soy "original" es uno de los mejores cumplidos que podías hacerme.

      Besos salados e inmensos como el mar.

      Eliminar
  4. Somos dualidad, cordura y locura, sensatez e insensatez... Nuestra conciencia dándonos consejos.
    Lo has reflejado con una elegancia exquisita, Alma.
    Precioso!!

    Mil besitos, cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos luz y oscuridad... y entre esas aguas nos movemos... a veces unas y a veces otras.

      Besos infinitos preciosa.

      Eliminar
  5. Ese espejo como un reflejo traicionero, dispuesto a quitárselo todo. Una dualidad, en la que cada vez gana una personalidad.
    Muy buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Le quitará todo... o se lo dará? ...todo depende cómo se vea.

      Un beso Carmen.

      Eliminar
  6. Una especie de enfrentamiento entre lo "correcto" y lo que se espera según los demás..., una conversación sin palabras entre la cabeza y el corazón (o la carne en este caso). Está claro quien gana :-)
    En este caso son las dos caras de una misma moneda, de la que una sin la otra dan valor exacto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez ha ganado la sin razón... aunque tal vez esa sea la mejor razón de todas.

      Besotes hermosa.

      Eliminar
  7. Que Ella no se desespere...hay momentos en que la otra Ella tendrá que bajar la cabeza y dejar su altivez para darse cuenta que luego de la locura debe haber un poco de calma...besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Diva, a un determinado momento tocará escuchar la voz de la conciencia.

      Besos!

      Eliminar
  8. Esa clara confrontación entre el "quiero" y el "no debo" a veces marca nuestra realidad al punto de hacernos confundir frente a nuestra propia conciencia. Impecable relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Seguro que nos confundimos? ...a veces creo que sólo necesitamos desafiar los límites.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Ese deambular entre una voz y otra… A veces intentamos dejar señales desde ese otro yo que no siempre queremos escuchar… Porque sencillamente, a veces, queremos ser ese impulso emocional que nos hace ir al lugar exacto en donde sentimos y queremos estar…

    Y qué bella manera de contarlo, mi querida Alma… Tan sutil y elegante…
    Un placer!!!

    Bsoss y cariños, amiga!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces queremos, necesitamos, ser sólo sentir... sentir sin razón... sin un porqué... sólo sentir...

      Me encantan tus huellas llenas de inspiración... besotes Gin.

      Eliminar
  10. Hermoso relato, mamita hermosa...
    Tú ya me sabes...
    Estamos en contacto.

    Te quiero, Almita.. :****

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te sé... yo te siento... y te abrazo.

      QuieroTe mi niña especial... ♥

      Eliminar
  11. La voz de la conciencia y del pecado , el reflejo de lo que se debe hacer y lo que se desea, la dualidad interna, qué bueno tu relato, qué bien lo has reflejado, me ha encantado, Alma.

    Un beso enorme y un abrazo fuerte fuerte a tu Alma, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando (nos) debemos dejar que ganen los deseos ante el "deber"...

      Un super beso y un abrazo con toda (el) Alma.

      Eliminar
  12. Mirarse en el espejo a veces es peligroso. Te puede devolver tu imagen verdadera.
    Saludos
    Maribel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo peligroso sería nunca saber quién realmente somos...

      Un beso.

      Eliminar
  13. Un relato que emana sensualidad a tope. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias María del Carmen... de verdad.

      Un beso.

      Eliminar
  14. Las dos caras de una misma moneda: la razonable y la impulsiva. Ser razonables nos puede dejar la conciencia tranquila, pero... Qué bien sienta a veces guiarse por los impulsos, por lo que sentimos y queremos sentir.

    ¡Ya estoy de vuelta!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y cuánto me gusta tu vuelta! ...y sí Nana, coincido con vos, nada más lindo que dejarnos llevar por el sentir.

      Besotes enormes... de verdad me hace muy feliz saberTe de vuelta.

      Eliminar
  15. Buenas tardes, Alma:
    En primer lufar: felicidades por tu relato, tiene un ritmo narrativo muy sinuoso.

    William Wilson/El otro/Rebeca De Winter/La otra... nuestro reflejo en el espejo de las palabras cobra vida y sueña con alcanzar esa inmortalidad que a algunos nosotros nos niega la vulgaridad de nuestros actos cotidianos.

    “Espejito, espejito...” dí la verdad: ¿acaso no preferías ser el reflejo de la sugerente Madrastra que de la aburrida Blancanieves?

    De lo que estoy seguro, Alma, por éste y tus otros reflejos literarios, es de que tu espejo creativo es el escenario de tu inmortalidad.

    Sí permites mi opinión: prefiero el cabello recogido y los labios con carmín, un vestido como el que describes resalta los rasgos del rostro y la esbeltez del cuello.

    Un abrazo, Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssssssss Nino... es muy fuerte que vos me hagas cumplidos por mis escritos... y sólo puedo que agradecerte de todo ♥

      Obvio que te permito la opinión, en esto como en todo tema quieras y sientas de darla... la tendré en cuenta.

      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Buenos días, Alma:
      No sé si es fuerte, sí que es justo el que te escriba lo mucho y bueno que siento al leerte.
      No estoy sobrado de estímulos, y lo mínimo que puedo hacer es agradecer tu escritura estimulante.
      Un abrazo, Alma.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Bienvenido a mi playa Enrique. Benditos los lectores, los buenos lectores como vos.

      Gracias por tu huella, un beso.

      Eliminar
  17. Parece el superyo de Freud, lo correcto y lo incorrecto, suerte que eres capaz de abandonar aquella imagen inquisidora y mañana sera otro dia. Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana siempre es otro día y una nueva oportunidad.

      Un besote.

      Eliminar
  18. Me ha gustado mucho, la dualidad de uno mismo al mirarse al espejo.

    ¡Un abrazo!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a mi playa Roxana... a mí me gusta que te haya gustado, y espero que quieras visitarme seguido.

      Un beso.

      Eliminar
  19. Hermoso escrito Alma. Todos tenemos ese espejo que nos mira de otra manera, que muchas veces no nos devuelve esa imagen real de lo que somos. Aun hoy sigo creyendo que el mejor de los pespejos es el de la mirada del " otro". Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces somos muy, demasiado, críticos con nosotros mismos; y, a veces también, el "otro" nos ve mejor o ve nuestra verdadera esencia... pero eso sólo pasa cuando se (nos) quiere y bien, de forma sana.

      Besitos y gracias por tu huella.

      Eliminar
  20. Hola; es una dualidad muy interesante en la que se ven dos personalidades luchando por sobresalir, la luz y la sombra. Solo que la real se muestra poderosa, ni susurrante, más bien sentenciosa. Muy buen relato. Un abrazo. Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí son siempre interesantes tus comentarios Pablo, de verdad... gracias infinitas por dejarme las huellas de cómo ves y sentís mis letras.

      Un beso.

      Eliminar
  21. Las personas somos universos complejos, supongo que no es facil a veces asumir los deseos y nuestra mente recurre a esos desdoblamientos,...pero bueno, si eso tiene como resultado que tu protagonista viva su deseo, bienvenido sea.
    Disfrute mucho tu relato Alma
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los seres humanos somos como prismas, poseemos muchas 'facetas', y a veces ellas son muy diferentes entre sí... pero complementarias sin dudas.

      Un beso y gracias por estar por aquí.

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. Encantada yo que hayas llegado hasta esta playa y hayas querido dejarme tu huella... espero se repita!

      Un beso.

      Eliminar
  23. Has convertido el espejo en tu alter ego, en la parte sensata, en tu angel guardián. ¿Sabes? a veces hay que hacer oidos sordos a esas vocecillas que, provenientes del espejo o la conciencia pretender dirigir nuestra forma de ser y de actuar. Bien por la protagonista de tu historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Pepe, hay veces que uno sólo debe sentir y dejarse llevar.

      Un besote.

      Eliminar
  24. La eterna lucha entre lo que se es y lo que se quiere ser...a veces hay que hacer lo que ha hecho tu protagonista, hacer caso omiso a lo que dice la otra y dejarla en el otro lado del espejo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no sea fácil dejar de escuchar esa vocecita, hay veces que debemos hacerlo... nos lo debemos...

      Un besote Charo.

      Eliminar
  25. La batalla contra los impulsos es una batalla perdida.
    Siempre se puede hacer lo se que quiera, lo único inevitable son las consecuencias.
    Con esa lencería y ese vestido, las consecuencias eran conocidas.
    Excelente relato. Escueto y sugerente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno elige, acepta las consecuencias de esa elección... sin remordimientos ni arrepentimientos, en el mejor de los casos.

      Gracias por los cumplidos... me gustan tus huellas sobre mi arena... un beso.

      Eliminar
    2. Gracias por el relato, me tenías engañado hasta el final.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...