miércoles, 22 de marzo de 2017

Italia, noviembre de 1942.


Mio caro:
            Inicio a escribir estas líneas sin siquiera saber si lograremos vernos una vez más. De no ser así, y si existe aún un Dios, ruego que ellas te lleguen de algún modo.

Ya son dos meses que te has marchado, y tu ausencia provoca en mí un vacío y un sentimiento de desolación, que ni siquiera este crudo invierno podría igualar. Todo está cubierto de nieve, nuestro pueblo, nuestros senderos, cada uno de nuestros rincones. Tan blancos, tan puros y etéreos. Y sin embargo, falta esa magia en ellos, esa magia que vivía junto a ti y que se ha marchado contigo. Pero mis palabras no desean ser un reproche; porque tus ideales, tu sentido del deber, tu responsabilidad, son parte de las cosas que me han enamorado de ti. De ese hombre maravilloso que me conquistó simplemente rozando mi mano... y luego el alma y el cuerpo entero.

Sé que esté no es el mejor de los modos, y seguramente no es como lo hubiese imaginado; pero tal vez no tenga otra oportunidad. Hace apenas unos días supe de esperar un niño. Y sé también que no es el mejor momento, que todo está en nuestra contra. Pero ya no me importa nada... ni las disputas entre tu familia y la mía, ni los quince años de diferencia, ni si yo podría ser una niña como dice mi madre. Yo me convertì en mujer entre tus brazos aquella tarde, y ahora tomo la decisión como tal de marcharme también. Me iré a Suiza, buscaré trabajo y tendré allí a nuestro hijo. Espero que la vida nos reencuentre, pero si no es así, este niño será tu regalo más grande... y habrá valido la pena. 

Te amo, por siempre tuya, A.



(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 39: Desarrolla un relato en forma de carta.)

22 comentarios:

  1. Las cartas, tenían ese algo mágico que se ha perdido y una carta así es para estremecer. Y si imagino, diría que el va por ella y su hijo.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo de las cartas... a mí me encantaba escribirlas y recibirlas, lo mismo que las postales o las tarjetas navideñas o de cumpleaños... pero en fin.
      También me gusta imaginar que él ha vuelto de la guerra y ha ido a buscarlos...

      Besos salados y grandes como el mar, Dulce.

      Eliminar
  2. Con una mujer derrochando tanto amor y hermosos sentimientos ¿quien no se va a Suiza para encontrarse con ella?. Me ha gustado el relato Alma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi!!! ...qué gusto verte por aquí, de verdad!
      Imaginemos que él ha logrado volver para buscarlos...

      Besotes y gracias por tu huella.

      Eliminar
  3. Bonita declaración de amor aunque no vuelvan a encontrarse para ella ha valido la pena y encima va a tener un gran regalo en forma de ese hijo que ella espera.
    A mi me gustan mucho las cartas y este contar de tu historia, es como que quién lo escribe se desnuda del todo ante aquel que espera la lea.
    Buen ejercicio Alma
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó eso que dices de las cartas, yo también lo veo así... será que me gusta escribir... y leer.

      Gracias por tu constante apoyo Conxita... un beso.

      Eliminar
  4. Muy interesante y con final abierto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que quien lee imagine aquello que desea...

      Un beso.

      Eliminar
  5. Una valiente decisión, la mejor que podía tomar… Emprender una vida nueva junto a ese pequeño que está por nacer, y si el destino lo dispone, ese esperado y deseado reencuentro…

    Precioso, querida Alma… Mágico y maravillosamente sensible…

    Bsoss gigantes con cariño 💕

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo has imaginado Gin... y no podía ser menos, si tienes una sensibilidad extraordinaria...

      Gracias querida amiga, por estar allí siempre, con esa mano tendida.

      Besotes enormes ♥

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias Enrique, de verdad gracias!

      Un beso.

      Eliminar
  7. Momentos que nos hacen crecer...Las decisiones que marcan una vida.
    Bonita presentación, querida Alma.

    Mil besitos preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una decisión que seguramente lo ha cambiado todo...

      Gracias Auro, mil y más veces gracias... besotes, preciosa!

      Eliminar
  8. Las cartas tienen alma y cuando llegan a su destinatario el alma las hace vivas, esta narra lo que puede ser verdad, y nos deja el final en el aire pero la esperanza subyace y la ilusión creciendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan cierto eso Ester... las cartas, la palabra escrita transmite tanto.

      Besotes grandes.

      Eliminar
  9. Buenos días, Alma:
    Sólo puedo felicitarte por tu relato.
    En primer lugar me resulta difícil usar la estructura de una carta para ficcionar un relato (éste era/es el reto que había empezado a desarrollar y me quedé atrapado)
    En segundo lugar, creo que usas un lenguaje muy evocativo, que no sólo nos acerca a los personajes si no que nos lleva a ese año 1942.
    Un abrazo, Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssssssss Nino... nunca dejaré de agradecer tu constante apoyo a mis letras, a mis ganas de superarme y ponerme a prueba... gracias, gracias, gracias... sabes que para mí es un placer y un honor contar con vos aquí, y considerarte ya un amigo.

      Un beso grande.

      Eliminar
  10. Escribir cartas... que llegaban tarde, pocas veces a tiempo, con decisiones tomadas y que ya, difícilmente, podían ser revocadas. Pero ella, sin esperar respuesta, no sé si egoísta o valiente, ya tiene la decisión tomada pero la mejor forma es una carta con destino.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas cartas... algunas que esperabas ansiosa... y otras que te tomaban de sorpresa... cuántas emociones guardaban!

      Besotes muchos hermosa!

      Eliminar
  11. Que manera de jugarse por lo que quiere, por sus deseos. Además más teniendo una idea de lo que va a hacer, teniendo planes. Es para elogiar.
    Bien planteado el reto.
    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si uno no se la juega por aquello que desea, por aquello en lo que cree, ¿por qué debería hacerlo?
      Gracias Demi por tu constante apoyo!

      Un besote, paisano.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...