domingo, 5 de marzo de 2017

Mi nombre es F¥. Nací en la mitad perennemente iluminada del planeta Æq2, ubicado en la séptima galaxia. Un planeta fijo delante de la estrella Œl, la más grande y brillante; por eso en una mitad era siempre día y en la otra, noche.
Desde niña supe de ser especial, aún entre los míos. Mi energía era inagotable, podía permanecer días y días despierta, estudiando, trabajando, lo que sea, y no me cansaba. Si me encontraba delante alguien triste o desanimado, me bastaba mirarlo a los ojos y sonreírle para que éste sea invadido por una luz y calor enorme. Mi sangre corría más veloz de lo normal, parecía estar formada por la misma materia de la estrella que nos iluminaba.
Sin embargo, había algo que me paralizaba: la oscuridad. Tal vez fuera por mi naturaleza, o por las enseñanzas de Mæ, pero la verdad es que en ella me sentía totalmente vulnerable. Por ello no supe reaccionar al conocerlo. Él, tan diferente a mí, y a pesar de ello, me sentía tan atraída.

§tøn... no sé qué hacer... –pregunté sin hacerlo directamente. Él era el más viejo y sabio de los de mi raza, pero sobre todo, era mi amigo.
¿Con respecto a qué mi niña? –preguntó él con esa manía de querer oír lo evidente.
Tú sabes... He conocido a alguien, pero pertenece a las Tierras de la Eterna Noche... –le contaba y mi tono encerraba preguntas que quedaban flotando en el aire.
¿Y qué es lo que tanto temes? –preguntaba otra vez, deteniéndose en sus quehaceres para mirarme a los ojos. ¿Acaso te ha hecho algún daño?
No, no, para nada... –me apresuré a decirle. Pero sabes que temo más que nada a la oscuridad, y aparte, Mæ siempre ha dicho que en esas Tierras nada bueno podía haber.

§tøn alzó los ojos al cielo y se dirigió hacia la cocina a preparar un poco de tè. Él estimaba a Mæ, pero no soportaba su extremo celo hacia mí. Volvió al rato, con dos tazas enormes, humeantes, y se sentó una vez más delante mío, tomándome de las manos.

F¥, mi querida niña... la que con una sonrisa cambia el sentir del otro; quien con sus manos inunda de vida a quien siente que ya no tiene fuerzas... ¿qué es lo que siente tu corazón cuando estás con él? –preguntó, pero §tøn ya sabía la respuesta a esto, sólo quería yo lo dijiera.
Siento que mi corazón podría estallar... siento que mi alma se expande... –decía, y sólo pensar en él hacia que cada poro de mi piel proyectara un rayo de luz. Con él siento que que puedo ser plenamente yo...

Salí de allí sabiendo exactamente qué debía hacer, qué deseaba hacer. Me encontraría con Akµ y le explicaría todo. De mi miedo y de lo que sentía por él.
Me escuchó atentamente, en silencio, sus niveas manos enlazadas a las mías tan morenas. Sus ojos de hielo clavados en el ébano de los míos. Luego que terminé de contarle las razones de mi compartamiento, esperó un rato observando mi rostro.

¿Confías en mí, F¥? –dijo finalmente.
Obvio que sí, Akµ... sino, no estaría aquí. –respondí un poco perpleja.
Cierra los ojos... –decía y no lograba entender qué quería. Ciérralos...

Tomó un pañuelo de entre sus prendas y vendó mis ojos. De repente me encontré en la más absoluta oscuridad. Y comencé a comprender a dónde quería llegar Akµ.

¿Logras ver algo de luz, F¥? –preguntó, aunque ya sabía la respuesta.
No... todo es oscuro... –dije, tomando su mano. Pero tú estás conmigo.
Concéntrate... no debes ver con tus ojos... siente la luz... –susurraba a mi oído, sin siquiera tocarme.

Poco a poco comencé a ver, a sentir aquello que Akµ me decía. El negro dejaba paso al blanco. Y extrañamente, inicié a sentirme serena.

Puedo verla, Akµ... ¡la veo! –le grité saltando de alegría.
Eso es, F¥... la luz ha estado siempre dentro tuyo... –me decía mientras quitaba la venda de mis ojos. No debes temerle a la oscuridad. Luz y oscuridad no son contrarias, se complementan, no habría la una sin la otra... Como el día y la noche... Como tú y yo, pequeña.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 3: Imagina que eres un superhéroe con una gran fobia a la oscuridad,
escribe un relato de superación.)


16 comentarios:

  1. Qué bonita lección, mi querida Alma. Cuando se muestra con ternura la seguridad y la creencia está asegurada. Lo has narrado tan bonito que has hecho que lo sintiera intenso.

    Mil besitos y feliz noche, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de las que aún cree que el amor y la confianza en el otro vence sobre todas las cosas. Me encanta que hayas sentido la historia... me halagas.

      Miles de besotes, preciosa Auro!

      Eliminar
  2. Una hermosa enseñanza de vida, del equilibrio, de esa esencia que nos invade desde dentro…

    Tierno y maravilloso relato, mi preciosa Alma… Un post verdaderamente hermoso, ese don tuyo inmerso en exquisitez y sensibilidad… Y la imagen, preciosa… :-)

    Bsoss y cariños enormes, y muy dulces sueños ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Gin... ¿y vos me hablás de don y sensibilidad? ...yo me enriquezco y crezco con tus palabras, con tu cariño, y con el apoyo que me brindas siempre...
      Gracias, gracias, y mil veces gracias.

      Besotes gigantes...♥

      Eliminar
  3. Como siempre bonita historia has creado, con mucha imaginación pero a la vez una enseñanza muy real y que debemos aplicar siempre en el vida para vencer las barreras que tantas veces solo nosotros mismos nos las ponemos.

    Besos dulces y dulce semana Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dulce... es verdad, muchas veces somos nosotros mismos a ponernos los límites, y tenemos que hacer en modo de superarlos... y a veces, contar con un otro, también ayuda en este camino.

      Besos salados como el mar... ya sabes.

      Eliminar
  4. Me gusta tu relato de ciencia ficción con planteos filosóficos.
    Y con emociones, lo que suele darse en la ciencia ficción.
    Un planteo original para el reto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos sabes Demi que la ciencia ficción no es lo mío... pero si había que hablar de superhéroes, pues no se me ocurrió mejor idea!
      Qué suerte te haya gustado.

      Besos, paisano!

      Eliminar
  5. Casualmente también toco algo la ciencia ficción en mi relato de hoy. Yo también temo la oscuridad, Alma, porfa, no apagues la luz...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te he leído Pitt, y me he divertido mucho... y no, no apagaré la luz, no por ahora al menos!

      Besos.

      Eliminar
  6. Tan hermoso Alma! Para todos aquellos que le tenemos miedo a la oscuridad! Es tan cierto, se complementan sin duda! Precioso, ha quedado sutil,delicado y tan real, sin tener "las temidas moralejas".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a muchos es lo que nos han enseñado, a temer a la oscuridad, es allí donde se encierra lo malo... en cambio, yo no creo sea así... Hay que enfrentarse a los miedos, para así poder superarlos.

      Besotes enormes, Ale.

      Eliminar
  7. Tememos a la oscuridad, cuando en realidad forma parte de la luz... La una sin la otra no existen... Y tras la oscuridad, si soliviantamos el miedo que nos da, podemos hallar lo más hermoso...
    Porque, como dice el chico, somos luz por dentro... pero también oscuridad.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, somos claroscuros... aceptar esto, es aceptarnos a nosotros mismos y el principio para amarnos.

      Besisssssssssssssss Mag.

      Eliminar
  8. Cuanta ternura...precioso relato.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Musa... muchísimas gracias por tu huella.

      Un beso.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...