jueves, 25 de junio de 2015

Rostros de la Polio

No recuerdo cómo era mi vida antes de esta enfermedad. Tenía apenas 3 años cuando la epidemia se extendió por todo el país, allá por el año 1956. Sé que vivíamos en una provincia del interior, aunque lo que conozco de esa parte de mi historia es por relatos ajenos, y no muy precisos.

Mi “Diario de viaje”, como a mí me gusta llamarlo, dice que llegué al Hospital en marzo de ese año, viajando hasta la Capital. Aunque si por áquel entonces allí tampoco estaban especializados; y la enfermedad continuaba a ganar terreno sobre mi cuerpo, a casi paralizarlo irremediablemente. Los médicos determinaron que el tratamiento sería largo, muy largo. Creo que fue ahí cuando mis padres decidieron regresar a casa…, sin mí.

Viví en el hospital hasta los 12 años, momento en el cual, a pocos metros de allí, abrió sus puertas un Hogar para alojar a niños como yo. Desde entonces, ese fue mi lugar en el mundo. Fue allí donde descubrí mi pasión por la pintura. A pesar de la dificultad para usar mis manos, semi paralizadas, podía expresarme através de ella. Y así fue que entré en contacto con una escuela de arte, ellos me aceptaron, me promovieron, me becaron. Me dieron la oportunidad de ganarme la vida, y hoy soy profesora de “Historia del arte” en esta misma escuela; y una conocida artista local.

Con el tiempo construí una familia; una algo especial, unida por lazos de profunda amistad, amor, y no de sangre. Y es verdad, la enfermedad marcó mi vida, señó mi destino; pero no reniego de ello, es más, no consigo imaginar que hubiese sido sin ella. Tal vez hubiese sido una vida más sencilla, pero seguramente no menos maravillosa. ¿Mi nombre?..., mi nombre no importa, mi nombre es uno más en una larga lista. ¿Mi rostro?..., mi rostro es igual al de tantos, mi rostro es uno más de los “Rostros de la Polio”.



(Este texto pertenece a los "Relatos Jueveros" y esta semana la convocatoria fue hecha por José Vincente desde su blog "El sueño de la colina". Te invito a leer al resto de los participantes aquí!)



34 comentarios:

  1. Una maravilla de mujer la que nos describes, con una fuerza de voluntad de acero y sobretodo con alegría y agradecimiento a esa vida que ella la califica de maravillosa . Una aceptación admirable y un ejemplo a seguir.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tracy, me gusta imaginar que la fuerza del espíritu puede con cualquier limitación.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Un estupendo relato de fortaleza y superación el que has escrito, Alma. A pesar de la niñez de vacío que le tocó sufrir, supo superarse y, a través de las artes y de la pintura, alcanzar sus sueños. Incluidos los de fundar una familia, esa que le faltó en su niñez.
    Me ha gustado mucho y te felicito por lo bien que lo has tratado.

    Un abrazo y muchas gracias por participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos José Vte. No fue fácil, he leído muchas historias y relatos sobre el tema, pero no quería estar ausente. Y realmente, me alegro de haber superado mis propias trabas, he leído cosas maravillosas.

      Un beso a vos, de nuevo gracias, y un bienvenido a mi playa, donde espero te sientas siempre a gusto, y vuelvas.

      Eliminar
  3. Un ejemplo de aceptación, no solo de la polio sino del injusto abandono sufrido. Un gran espiritu de superación en un alma libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería escribir una historia de superación, de fuerza, de que se puede... de la victoria del bien sobre tanto, tanto mal.

      Gracias por tu huella, un beso.

      Eliminar
  4. Me gusta el relato, especialmente esa atmósfera, algo neblinosa en los recuerdos, desvelando solo un poco en un presente en el que la protagonista parece haber logrado sentirse realizada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos. Es que imagino que cuando las cosas pasan en esos primeros años es difícil recordarlas con presición... y en algunos casos, tal vez sea una suerte, ¿no?

      Un beso.

      Eliminar
  5. Excelente relato! A pesar de todo lo tremendo que le ha tocado vivir, ha logrado poder ser feliz, y realizarse como persona y mujer. Eso es tener espíritu.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sindel. Sí, eso quise contar desde el inicio, que la fuerza del espíritu puede con todo.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Muy buen relato mi Alma...una bonita forma de contarnos la cara mas dura de la enfermedad con el abandono màs cruel y por otro lado la mas dulce han enseñarnos la vida que ella sola se construyó...
    Es un relato fuerte...pero tu forma de contarlo lo dulcifica...
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi Peque... sabes que soy una optimista, aunque haya cosas que me pongan a dura prueba, pero creo en la fuerza del ser.

      No uno, infinitos besotes!

      Eliminar
  7. Uffff... Alma, una historia que estremece con ese abandono al comienzo, es duro pasar por una enfermedad y mucho más pasarla sola... esta es una historia que nos muestra una cara triste de la moneda y luego la otra, la que nos enseña las ganas de luchar, de avanzar, de aprender y ser feliz... y creo que la protagonista cumplió sus sueños... Me ha encantado...
    Muchos besinos preciosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piccola... lamentablemente sucedía y sucede, que familias con bajos recursos ante una dificultad enorme, toman la más dura y cruel decisión... no juzgo, sabes cómo soy y que no lo hago... por eso no me frené en ese aspecto, y sí en el de la superación.

      Muchos muchísimos besos, y un abrazo enorme de mi Alma a la tuya.

      Eliminar
  8. No es necesario decir mucho más. En realidad, una traba puedes hacerla tu bandera, lo suficientemente fuerte como para saltar cualquier obstáculo.
    En este caso, creo que la enfermedad queda en un segundo plano. Y es lo menos importante. Solo la ven los demás...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente eso quise expresar... la fuerza del Alma en superar cualquier obstáculo.

      Un besote enorme hermosa, el resto lo sabes ...y hoy un abrazo, también.

      Eliminar
  9. Lo notable es que contaste una buena historia, basandote en esa foto.
    Y no es poco mérito.
    Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elegí la única foto en la que no se veía el rostro, porque quise contar una historia que pudiese ser la historia de cualquiera. He leído relatos de esa época para construirla. Lo demás fue imaginar que la fuerza interior puede contra lo que sea.

      Gracias Demiurgo, un beso.

      Eliminar
  10. Un precioso relato lleno de esperanza para las personas que lo han pasado mal en la vida. Una triste historia, sobre todo por alejarla de la familia... Pero salió adelante y pudo encontrar la felicidad...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Eso quise desde el inicio, un relato que cuente que se puede salir adelante... de fuerza y superación.

      Un besote!

      Eliminar
  11. Una historia de vida y esperanza surgida de la fatalidad que la ha marcado, pero no vencido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo Mónica, algo que marca pero que no vence.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Una auténtica mujer coraje, capaz de conseguir todo lo que se propone apesar de los obstáculos que se encontró en su camino.
    Muy bonita historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Siempre me ha gustado pensar que los seres humanos pueden superar los obstáculos, optimista que me llaman.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Un ejemplo de mujer sin duda alguna. Admiro la fuerza de voluntad de tu protagonista, que a pesar de los estragos supo sobrepasarlos y llegar a ser feliz totalmente. Gran relato!
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me repito, lo sé, pero quise imaginar un personaje fuerte, una mujer que pese a la enfermedad y al abandono, hubiese podido superarlo.

      Gracias Yessy, me encanta leerte por mi casa ...un beso.

      Eliminar
  14. Precioso relato contando una tremenda historia con pinceladas leves sin cargar las sombras que tienen que haber sido muy oscuras. Celebro que tu capacidad para expresarte como artista te haya permitido experimentar felicidad y satisfacciones. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se presentó el tema tuve dudas de no lograr escribir lo que deseaba, una historia de superación. Pero leí diferentes cosas, experiencias de esa epidemia en mi país... y estoy contenta con el resultado.

      Gracias Dorotea por visitar mi playa, espero que vuelvas cuando gustes, un beso.

      Eliminar
  15. Realmente es una historia de superación, que se apoya en el arte, en la pintura. Me gusta el final cómo llevas al lector hacia el nombre y el rosotro del protagonista. Enhorabuena!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de leer tantas historias sobre esta enfermedad, quise que mi relato pudiese ser la historia de cualquiera, que todos nos pudiesemos identificar de algún modo.

      Bienvenida a mi playa Mercedes, gracias por tu huella y espero vuelvas siempre que gustes!

      Eliminar
  16. Con qué maravillosa sencillez expresas tanto. Un texto breve pero con una gran carga de contenido. Me ha gustado.
    Besos y nos seguimos leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a mi playa Max, y gracias, gracias de verdad.
      Un beso y ten por seguro que seguiré leyéndote.

      Eliminar
  17. Una gran historia, como grande es su trama. El mensaje está claro, ahora sólo hay que ponerse en los zapatos de los afectados. ¿Seríamos capaces de resolver con tanto amor y dignidad? Supongo que sí, si lo han hecho ellos...
    Me gustó el relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfredo, por tu huella en esta arena, por tus palabras. Difícil ponerse en el lugar del otro, sobre todo en temas como éste. Quisiera creer de tener la fuerza de espíritu de tantos de ellos.

      Un beso y espero vuelvas siempre que gustes.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...