miércoles, 17 de octubre de 2018

Sonó el despertador y no deseaba levantarme, estaba tan bien debajo del edredón. Su perfume había quedado en toda la cama, pero él se había ido. Era un amigo, alguien especial, con derechos -¿o esos eran míos? ...vaya una a saber-, pero era ocasional. No quería, por ningún motivo, que eso cambiara. Habían pasado muchos años, más de veinticinco, desde que me había enamorado tan perdidamente que hubiese dejado todo, mi vida entera. Pero no, él eligió marcharse y ya nada tuvo sentido. Me prometí que no volvería a creer en palabras bonitas, y así hice.

El aroma del café recién hecho invadiendo cada rincón de mi casa, fue el motivo perfecto para finalmente iniciar la jornada. ¡Qué gran invento lo de la cafetera con timer!, ¿qué sería de mí sin ella? Por suerte no tenía que preocuparme de ello. Fui al baño sin ningún apuro, tenía tiempo esa mañana. Todo estaba en su sitio, exactamente como yo lo había dejado la noche anterior. Una de las ventajas de vivir sola; aunque si... No, no debía pensar en ello.

Me vestí de forma casual, mi trabajo comenzaría casi al mediodía, debía sólo pasar por los tribunales para cerrar una de las causas que estaba llevando. Eso también se había convertido en algo rutinario, muy lejos de lo que alguna vez había imaginado. Y pensar que él no deseaba que estudiara abogacia; según su opinión debía apuntar a algo creativo o a la enseñanza... al final, hubiese terminado dándole la razón. Suspiré. Tomé mi café al vuelo y salí del departamento, ya lavaría cuando regresara, total...

Como siempre, me encargué de tenerme ocupada todo el día. No sé porqué pero últimamente me costaba volver al departamento y estar sola. Todas mis amigas estaban en pareja y con niños, parecía una epidemia. Mitad de semana y nadie estaba disponible para una cena o unas copas. Tal vez debería haber pensado en conseguirme una mascota, alguien que me espere en casa y se alegre con mi regreso. Decidí dejarme de tonterías, llamé para que me trajeran algo de cenar, miré un poco televisión y me fui a dormir sin más.

Ti ti ti ti... ti ti ti ti... ti ti ti ti...
Mmmmmmmm... ese despertador... –su voz aún dormida me susurraba en los oídos. ¿Lo apagás vos o debo hacerlo yo... de nuevo?

Sentí el calor de su cuerpo junto al mío, y una de sus manos bajo el edredón acariciaba mi espalda.

¿Soñabas? ...parecía que te quejabas. –me preguntó, dándome un beso en la frente. Vamos... levántate que preparo el desayuno, en cualquier momento se despierta tu hija.

Sólo sonreí. Finalmente había despertado, ¿o era ahora que estaba soñando?

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 41Lo siento, pero vas a tener que acabar un relato
con 'un sueño de Resines'.)

Feliz cumpleaños, amor...
...y todo el resto queda entre vos y yo  ...

22 comentarios:

  1. Un relato de los que llega, ilusiona el principio por su credibilidad y luego enamora por el final, el de ¿Ha sido un sueño? o ¿estoy soñando ahora? Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya llegado porque para mí han sido unas letras especiales...

      Besotes Ester.

      Borrar
  2. Que relato mas bonito tan intimo Alma

    Besitos enormes

    ResponderBorrar
  3. Apuesto porque fue un sueño, de esos que tardamos en olvidar.
    Besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. De esos Amowhor que son tan reales, tan vividos...

      Besotes!

      Borrar
  4. Cuando uno abraza la felicidad, se plantea muchas veces si lo vivido es un sueño… En cualquier caso, hay sueños que se sienten tanto o más, que la mismísima realidad…

    Hermosa historia, mi querida Alma…

    Un abrazo grande, y muy feliz día 💙

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es Gin, por eso, más que hacernos tantas preguntas, debemos disfrutar y vivir...

      Besotes super, super grandes...♥

      Borrar
  5. Si lo crees que con la fuerza suficiente no existe mucha diferencia entre lo soñado y lo real... pero sólo los locos logran hacerlo.

    Así que no importa, si parecía real, pues es real...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues entonces debo ser una loca, muy loca, Beauséant...

      Un beso.

      Borrar
  6. Pues mejor la realidad, que el sueño no parecía tan bueno. Bonito regalo para ese amor.

    Besos dulces Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues sí, mejor así Dulce... Gracias.

      Besos grandes como el mar.

      Borrar
  7. Hay sueños que son como una vida en sí misma.
    Resines nos mantuvo mucho tiempo soñando, y la verdad, es que fue toda una aventura de vida. La tuya, tu historia, no es menos.
    Un beso enorme.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ainsssssssssssssss... gracias Mag por pensarlo, sentirlo así...

      Besisssssssssssssss hermosa!

      Borrar
  8. Me quedo con esa mano bajo el edredón y ese aroma a café... si es un sueño o no... me quedo a vivir en él.

    Qué bonito Alma querida...

    Mil besitos que te lleguen y feliz día ♥

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Yo optaría por lo mismo Auro, sin dudas...

      Besotes infinitos preciosa!

      Borrar
  9. No acabo de decidir que es mejor, soñar despierto o despertar y creer que sigues soñando. Lo que odio profundamente es que se despierte mi mente mientras mi cuerpo sigue dormido...
    Saludos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Mientras te leía CleveLand pensaba a cuánto más peligroso es (y pareciera que algún que otro hay...) que tu cuerpo se despierte mientras tu mente sigue dormida...

      Un beso.

      Borrar
  10. Cara mia..
    otra vez en el ruedo literario.
    ya hablaremos!
    Un besazo fuerte fuerte!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Aleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
      Aunque nunca nos hemos dejado de sentir, me alegra muchísimo estés de vuelta!

      Smu@ckssssssssssssssssssssssssss!

      Borrar
  11. ¿Que es la realidad y que es sueño? Un interesante planteo.
    Besos, paisana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Podríamos estar horas a filosofar sobre esto, Demi... al mejor estilo Matrix.

      Besotes paisano.

      Borrar

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *