jueves, 25 de febrero de 2016

Una tarde a la fin del verano, mientras el nonno dormía la siesta, los tres primos decidieron jugar a las escondidas.
Seba, por ser el más grande, era el que contaba y luego buscaba. Sabía perfectamente dónde se escondería Silvia, no porque ella fuera muy obvia, es que en realidad no le gustaba mucho esconderse, y se dejaba encontrar. Pero lo que sí le gustaba era “esconder” a su hermanito. ¡Los benditos celos! Por eso, lo convenció a entrar en ese viejo ropero, le dijo de quedarse quietito y que aunque lo llamasen, no haciera ruido. Ella cerró la puerta y puso unas cajas delante, marchándose. Como era de suponer, Seba no tardó en encontrarla, y comenzó a buscar a Juan. Lo buscó por todos lados, hasta en el sótano, pero nada..., y por más que gritaba su nombre, no aparecía. Pasó un buen rato y como seguía sin encontrarlo, pensó que éste se había aburrido e ido para su casa. Entonces entraron a lo de la nonna pidiéndole de hacerles la leche mientras veían la tele. Estaban riendo a carcajadas cuando llegó la mamá de Silvia a buscarlos.
Hola... veo que están merendando, ¿y Juan? –preguntó mirándose alrededor.
Pensamos que había vuelto a casa tía... –dijo Seba buscando la complicidad de Silvia, mientras ella seguía mirando tele como si nada.
Silvia... ¿dónde está tu hermano? –y ya se la notaba nerviosa.
Creo que lo ayudé a esconderse en el armario del fondo... –respondió ella suspirando.
¡¡¡Pero pasaron más de dos horas!!! –gritó Seba en tanto que salía corriendo hacia el jardín.
Todos llamaban a Juan en voz alta y éste no respondía, ni siquiera cuando la mamá muy asustada por lo que podía haber pasado, corría las cajas de adelante y Seba probaba a abrir la puerta. Cuando finalmente lograron hacerlo, ahí estaba él muy acomodadito jugando con unas figuritas.
Viste Silvia que no dije nada... –le dijo a su hermana con los ojos llenos de orgullo. Y ella poniendo su carita más inocente respondió:
-Bueno..., ahora que lo encontramos, ¿no habrá algo rico para acompañar la leche?




(Este relato pertenece a los "Relatos Jueveros" y esta semana la convocatoria
fue hecha por Molí desde su blog "Molí Del Canyer".
Te invito a leer al resto de los participantes aquí!)




35 comentarios:

  1. Y es que los celos son terribles, en cuanto a la pequeña Silvia ya promete. Algo para acompañar la leche....y ella tan tranquilita. Muy Buen relato, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los celos son tremendos, y a Silvia siempre le han repetido que moría por ellos... pero en realidad, ella amó a su hermano en el mismo instante que lo vió, y nunca conoció bebé más hermoso.

      Gracias por esta espléndida travesura... un beso.

      Eliminar
  2. jajaja, los celos hacen que se cometan barbaridades, pero en el fondo sólo son cosas de niños sin más malicia. Un placer leerte, Alma

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo fueron simples travesuras... cosas de niños sin maldades.

      El placer de encontrarte aquí es todo mío... besotes enormes Auro.

      Eliminar
  3. Aaaahh, que trio ese eh!! Muy buen relato Alma, me hiciste acordar las macanas que nos mandábamos de chicos... Igual!!!
    Besotes ;*)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hugo ¿sabés qué es lo que más recuerdo de mi infancia?... el sonido de las chicharras en verano... el poner las cucharitas del helado entre los rayos de la bici... el perfume a tierra mojada después de la lluvia...

      ...tuve una hermosa infancia, y de poder revivirla no lo dudaría un segundo.

      Besotes flaco!

      Eliminar
    2. Uuuuuhhhhh... no lo digas dos veces; vamos, te acompaño ;)
      Besote Alma

      Eliminar
  4. Tal vez Silvia puso demasiado enfasis en que dijera nada. Pero son travesuras.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia suele ser muy convincente cuando quiere... aún hoy!

      Un besote paisano.

      Eliminar
  5. Seguro que lo que le dieron a Silvia luego de su travesura no sabía tan rico :D

    Besos dulces Alma y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabés una cosa Dulce? ...aunque no lo creas, Silvia siempre pagaba los platos rotos, tuviese o no la culpa ...pero bueno, por sus compañeros de aventuras eso volvería a hacerlo infinitas veces más.

      Besos salados como el mar y que tu semana inicie de la mejor manera, como te mereces!

      Eliminar
  6. Esos celos inocentes, que a veces pueden dar pie a tremendos desenlaces… En este caso, respiré aliviada, pues todo quedó en una travesura, sin más repercusiones que un buen susto…

    Un placer leerte, sentirte y recorrer con tus letras, cada detalle y gesto, como si lo estuviera viviendo…

    Muy bueno, Alma!! Mil Bsoss y feliz fin de semana!! ♥ :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia ha hecho muchas cosas, algunas de las que no va orgullosa, pero jamás encerró a su hermanito por horas en un armario... su locura no llega a tanto.

      Me encanta que vos recorras esta playa que ya es tuya ...miles de besos preciosa!

      Eliminar
  7. Ayyyyyy otro par que se las trae!...sobre todo la tal Silvia que se merecía un fuerte reto! jejeje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica creeme cuando te digo que de retos y castigos Silvia podría dar cátedras ...así y todo, quién le quita lo bailado?!

      Un besote.

      Eliminar
  8. Menos mal que fue una simple travesura...por un momento pensé que se iban a encontrar al niño muerto o algo así...(es que siempre estoy tirando para mi terreno je,je) Una historia muy bien contada!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy Charo!!! ...creo que más allá de la etiqueta que dice "ficción" debía de poner algún tipo de aclaración... en fin.

      Un beso.

      Eliminar
  9. Como si el mundo no fuera con ella. Calma y relajación, vamos.
    ¿Y no darse nadie cuenta de la ausencia del chaval?
    ¡Madre mía!

    Un beso muy grande, traviesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajaja! ...es difícil hacerle perder la calma a Silvia. Y como dices, si hubiese dejado a su hermano dentro un armario, alguno se hubiese dado cuenta!

      Besotes hermosa.

      Eliminar
  10. LOs niños son inocentes, pero menos. Lo prueba ese sentimiento de celos que anida en una tierna criatura. Podría haber sucedido algo grave, pero todo quedó en una travesura infantil.
    Un abraazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los celos son terribles, pero en Silvia siempre ganó el amor... sobre todo por su hermano.

      Un beso.

      Eliminar
  11. El pobre solo obedecía lo que le decían, sin mirar las consecuencias.
    Un abraZo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él siempre confió en su hermana... él sabía que no le haría daño.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Con esos celos hay que tener un cuidado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los celos no son buenos... nunca.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Un relato muy interesante, que me ha tenido en vilo...Gracias que todo salió bien. Los niños son ángeles y demonios a la vez, a pesar de su inocencia..
    Mi felicitación y mi abrazo grande y feliz domingo, Alma.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demonios y ángeles... así eran ellos tres. Pero las travesuras las hacían juntos, cuidándose las espaldas como quién dice.

      Un beso enorme María Jesús... y gracias por tus palabras llenas de afecto.

      Eliminar
  14. Ufff me estaba temiendo lo peor, así se comienza con los celos y Silvia parece que lleva camino de ser una psicópata, ¿o me aventuro demasiado?. Me ha gustado tu relato Alma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssssssssssss pobre Silvia, hasta psicópata!!
      Vuelvo a aclarar que es una travesura "inventada"... los tres primos eran inseparables compañeros de aventuras, e hicieron mil y unas cosas, pero no llegaron a tales extremos!

      Un beso Conchi.

      Eliminar
  15. ¡Y pensar que me has tenido todo el rato sufriendo por ese niño encerrado en el armario...!
    Felicitaciones por este relato juevero.
    ¡No quisiera yo tener una hermanita así!
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pobre Silvia! ...he hecho que parezca una pequeña hija del demonio ...en fin, lo bueno es que los tres han sobrevivido a todas esas travesuras.

      Un besote Kasioles!

      Eliminar
  16. Hola Alma, me alegra estar de vuelta y leer un texto tan divertido. A mí me lo ha parecido, de verdad. Esa Silvia tiene mucha picardia y su hermano pobre... jajaja Yo sé lo que es ser la hermana mayor y es muy divertido tomarle el pelo a los pequeños, mientras la inocencia se sigue guardando en cada broma. Es lo bonito de ser niños, ¿no? Aun no conocemos del todo lo que es la malicia.

    Ya me quedo por aquí para darte guerra :)
    Un besazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nana!!! ...qué alegría me diste, no tenés ni idea!!!
      Ser la hermana mayor... menuda tarea! Aunque si creo, estoy casi segura, que a medida que Juan crecía, Silvia se sentía bajo su protección; como si fuera él el mayor... ;)

      Repito, qué bueno que ya estés aquí, para dar guerra o para hacer fiesta, lo importante es que estés!

      Besotes enormes!!!

      Eliminar
  17. Encantadora travesura. Los celos entre hermanos algunas veces pueden ser divertidos. Lo que más me gusto del pequeño fue la determinación y fidelidad hacia la hermana en no decir nada.
    ¡Relindo!
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan es el mejor hermano que alguien pudiese desear... su lealtad no tiene límites, y es algo que Silvia sabe, y siente en lo más profundo... él es uno de sus pilares incondicionales.

      Un besote Yessy.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...