jueves, 22 de septiembre de 2016

Una noche. No una como tantas, sino una especial.

No como aquellas que recordaba en la ciudad. Allí donde la oscuridad se rompía por miles de luces y el silencio estaba intoxicado por tantos ruidos. Una noche donde el sólo y único rumor era producido por el viento entre las ramas de los árboles, haciendo música al mover las hojas. Y en esa oscuridad, que todo lo cubre, ella... la luna. La misma que dibujaba los contornos de las montañas contra el muro de la casa. La misma que entraba por la ventana de la habitación, invadiendo cada rincón e iluminándonos.

Iluminaba su cuerpo... en pie, potente, echando una sombra sobre el mío. Una sombra que se movía lenta, como lo hacía él, porque no había apuro. Caminó hacia mí, observándome… deleitándose… como un cazador que sabe de tener ya su presa. Se recostó a mi lado, en esa cama tan grande, tan acogedora, tan nuestra. Su mano comenzó a recorrer ese paisaje que antes había llenado sus ojos. Me envolví en sus brazos y pegué mi boca a la suya. Saboreándolo… mordiéndolo… comiéndolo. Las caderas iniciaron a empujarse una contro la otra. La de él para moverse dentro mío, la mía para seguirle el ritmo y recibirlo en lo más profundo. La agitación de nuestras respiraciones parecía estar acompañada del silbar de ese viento externo. Ese mismo viento que vistió el cielo con una capa de nubes, llevándose nuestras sombras y aquella calma aparente. Una fuerte explosión cubrió nuestros gemidos, y se desató la tempestad.

Las gotas golpeaban sobre los vidrios, al ritmo de sus embestidas. Sus manos en mis cimas, tomándolas… apretándolas... azotándolas como la lluvia hacía con los árboles. Cual trueno rompiendo el silencio, fue mi voz gritando su nombre, cuando su hombría atraversó mi cielo, convirtiéndolo en un infierno. Donde la verdadera tempestad eran las acometidas entre esas sábanas. Su fuerza quebraba mi cuerpo como un rayo; y su amor recomponía mi alma. Envueltos en sudor, en lluvia, nos derramamos. Uno en el otro... ambos.

Una noche, una simple noche... pero no simplemente una noche.


("Simple", haz click para escuchar la canción de inspiración,
38 de 52 para "Contando las semanas" de Sindel.
Estas letras pertenecen a los "Relatos Jueveros" y esta semana la convocatoria
fue hecha por Inma desde su blog "Molí del Canyer".
Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)

48 comentarios:

  1. Simplemente una tormenta excitante, si me permites la expresión, unir ambas convocatorias como lo has hecho es complicado pero lo has hecho genial. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de esas tormentas que una (se) desea siempre... Gracias Ester, a veces resulta más fácil que otras unir las diferentes propuestas.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Buenos días, Alma:
    La mía ha sido una lectura evocadora, no una de tantas, sino una especial.
    El tuyo es un relato que ha acariciado mi ánimo y evocado el recuerdo.
    Tus palabras recrean un escenario que viví y tu expresividad da vida a unas sensaciones que sentí.

    Enhorabuena por tu relato y gracias por acariciar mi ánimo, Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nino... si mis letras en cualquier modo han acariciado tu ánimo, tu alma, me doy por satisfecha... sabes bien que nada de lo que se diga puede ser mayor cumplido que eso.

      Gracias a vos, siempre... un beso.

      Eliminar
  3. Una de esas noches...cuando los sueños son reales.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de esas noches que la realidad supera cualquier sueño...

      Besos salados como el mar.

      Eliminar
  4. Qué MARAVILLA de texto, mi querida, Alma… Poesía y sentir intenso en tus leras… Ésas que dicen y sienten, palpitan; dos cuerpos que se aman en tan bella e incitante tempestad del deseo que los evoca…

    Hermosa, cálida e inmensa caricia de piel y alma… Un verdadero placer…

    Bsoss y cariños enormes ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca dejaré de emocionarme, y agradecerte, agradecerte inmensamente, tanta demostración de afecto Gin... sos una Mujer muy especial y un hermoso ser...

      Gracias por hacer parte, importante, de esta playa... gracias de ♥...

      Besotes grandes grandes.

      Eliminar
  5. Mucho mas placenteras esas tormentas en la que los cuerpos mojados esperan, tras latidos como truenos, el rayo alumbrador y vivificante que ponga claridad y punto final al deseo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas tormentas son las que se esperan... siempre.

      Un beso.

      Eliminar
  6. Que manera de evocar recuerdos Taña, cuantas tormentas potenciadas por el deseo y las ganas de que nunca acaben. Pero las calmas también tienen lo suyo ;)
    Besotes genia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obvio que sí Hugo... todo tiene lo suyo, y en la variedad está el gusto... ;)

      Besotes enormes flaco!

      Eliminar
  7. "...y su amor recomponía mi alma."
    ¡Qué texto, Alma! :)

    Besos..
    quieroTe!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como debería ser siempre mi niña... el Amor, así, con mayúscula, el verdadero, el bueno, es el que sana, el que arma, el que da...

      BesoTes Ivel!

      Eliminar
  8. Dos tempestades simultaneas. En una de los cuales los papeles de cazador y presa parece intercambiables. Interesante metáfora,
    Un especial abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele suceder en estas tempestades que el cazador sea el que termine cazado...

      Un beso paisano.

      Eliminar
  9. Muy hermoso! Un texto que derrama sensualidad entre metáforas y palabras especialmente entrelazadas. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sindel... gracias por tus propuestas, siempre.

      Un beso.

      Eliminar
  10. La tormenta nocturna que se desata en los cuerpos provocando el culmen de la naturaleza.
    Evocas, mi querida Alma.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tormentas evocadas... tormentas deseadas...

      Besotes enormes preciosa.

      Eliminar
  11. Ojalá todas las tempestades fueran como esa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Cada noche es especial si hay tanto amor, pasión, deseo... Me ha encantado leerte Alma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Conchi... con esos ingredientes cada noche y cada día son especiales...

      Gracias enormes por tu huella, de todo ♥... besos.

      Eliminar
  13. Buenos días, Alma:
    Tus continuas muestras de complicidad creativa me dejan sin más palabras que: Gracias, gracias, gracias...

    Te estaré por siempre agradecido, Alma.
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssssss Nino... ni lo digas...

      Tu novela es una "gran novela" y no me cansaré de recomendarla y felicitarte por ella...

      Besotes enormes!

      Eliminar
  14. Esas tormentas son tannnnnnnnnnnnn especiales que son muy difíciles de olvidar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas tormentas nunca se olvidan... por suerte.

      Un beso.

      Eliminar
  15. Que mayor tempestad que ese éxtasis al que se llega después de una noche de amor?
    Muy buena descripción
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mayor tempestad que esa...

      Gracias Carmen... un beso.

      Eliminar
  16. Estas son las mejores tormentas... las que se debaten cuerpo a cuerpo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mejores... las únicas que valen la pena enfrentar, y vivirlas a pleno...

      Besotes hermosa.

      Eliminar
  17. Estas tormentas, son para vivirlas no para temerlas. Un relaro caliente y erótico donde los haya. Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plenamente de acuerdo con vos Montserrat... y me pone contenta que te haya gustado.

      Un beso.

      Eliminar
  18. Una noche perfecta de amor y de lluvia.
    ¿Se puede pedir algo más?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se puede Alex? ...repetirla tal vez.

      Un beso.

      Eliminar
  19. Pero que preciosidad de texto! Bello, erotico, sensual....la evocación de una noche de pasión y de tempestad, me encanta, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Molí!!!!!!!!!!!!!!!!!! ...a mí me encanta que te encante!

      Besotes.

      Eliminar
  20. Es una tormenta demasiado agradable. Me ha gustado mucho el encare que le diste.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado... de esas que se desean se desaten...

      Un beso.

      Eliminar
  21. Vengo del blog de Mag y ahora el tuyo...Las dos os habéis deleitado en esas tempestades que produce el deseo entre dos cuerpos...No sé si hoy podré soportar más textos así, tan intensos, tan eróticos y tan envidiables...
    Te felicito por tu tempestad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que no nos hemos puesto de acuerdo... pero bueno, para mantener las temperaturas agradables aunque ya haya comenzado el otoño...

      Besos Charo!

      Eliminar
  22. Bellas letras y mi felicitación.
    Ya está todo dicho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Una tormenta muy especial, sin dudas!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Despues de leerte, he abierto la ventana esperando una tempestad así... no tengo prisa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo que llegue... cuando sea, pero que llegue.

      Un beso Rosa.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...