miércoles, 13 de diciembre de 2017

Su madre había decidido volver a casarse. Había encontrado un viudo, con una modesta pero buena posición económica; el cual tenía también una hija. Por un momento creyó que finalmente formarían una familia, que su madre estaría más serena y dejaría ya de atormentarla por no ser ese modelo de perfección que siempre había anhelado, y al cual ni ella ni su hermana habían jamás podido alcanzar.. ¡Cuánto poco le duró la ilusión!

Antes de cumplirse los seis meses del nuevo matrimonio y que ella, junto a su madre y hermana, se instalaran en la mansión de su padrastro, éste falleció de un repentino paro cardíaco. Y todo volvió a ser como antes, o aún peor, si esto podía ser posible. Aunque esta vez no era ella el objeto de las crueldades de su madre, su hermanastra pasó a ocupar su lugar. Más angustía y desesperación sentía su madre, más maltrataba a esa joven que no tenía más culpa que haber sido amada incondicionalmente por su padre hasta el último instante.

El tiempo pasó y su madre se convirtió en un ser aún más despiadado. Se instaló definitivamente como gran señora de esa casa, relegando a la hija de su difunto marido, al rol de servidumbre. Y si bien ella no se sentía a gusto en humillar a su hermanastra, por primera vez en su vida creía que compartía algo con su madre. Que había algo por lo cual ésta la necesitaba, y eso, de una forma enferma y malvada, la hacía sentir amada.

O al menos eso pensaba hasta el día del evento más importante de la región, el baile para las jóvenes solteras. La forma en la cual su madre engañó, y luego, castigó a su hermanastra, la dejó sin palabras. Y aún si ésta última logró participar a la fiesta, perdiendo su sandalia al final y delatando su presencia allí; ella decidió marcharse. Había abierto los ojos y visto quién era quien. Su madre una mujer totalmente insatisfecha que hacía pagar a los demás las propias frustraciones. Su única y verdadera hermana, una silenciosa colaboradora, que tal vez imaginase un futuro reconocimiento y aprecio, que ella hoy estaba segura no llegaría. Y su joven hermanastra, la única y verdadera víctima de la historia. Pero, pese a todo, ella no podía ayudarla en ningún modo, al menos no sabía cómo. Y esa misma noche, juntó algunas de sus pertenencias y se alejó de allí para siempre, cambiando no sólo ciudad, sino hasta el nombre.

Luego de algunos meses supo que su hermanastra se casó con un joven muy bello, de una familia muy poderosa. La cual, al saber todo lo padecido a manos de su madrastra, -su madre-, exilió a esa mujer, obligándola a cumplir las peores labores para ganar con lo que vivir, ya que todas la propiedades pasaron a su legítima heredera. Ella sonrió con la noticia, deseando a la distancia lo mejor para aquella que un tiempo había sido su hermanastra.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 18Cambio de roles.
Elige una novela e intercambia los papeles de los personajes principales
con los secundarios para crear una nueva ficción.)

12 comentarios:

  1. Una propuesta estupenda y curiosa que tu has resuelto de maravilla, tienes un don para los relatos. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssssss... gracias Ester, nunca lo diré suficientes veces.

      Besotes.

      Eliminar
  2. Lo bordas, Alma, cada reto que has realizado ha sido cumplido con buena letra, y no podía esperar menos de ti, bonica :)
    Esta perspectiva ha sido fantástica❤✽

    Besazos, abrazos, cariños muchos, muchos❤❤❤❤❤❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lo dice una de las escritoras con más imaginación que yo conozca, terminaré por creerlo!

      Besotes, mi niña... ♥

      Eliminar
  3. Aunque pueda parecer un cuento esas cosas suceden en la vida real. Has cumplido el reto con altura.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen por allí, la realidad siempre supera la ficción.

      Besos grandes como el mar, Dulce.

      Eliminar
  4. Por un momento pensé en Cenicienta... pero, hay muchas como ella en este mundo o vida.
    Bellamente narrado, como tú.

    Mil besitos, preciosa Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no estabas errada, Auro... aunque, como dices tú, hay much@s como ell@ en este mundo.

      Besotes infinitos, preciosa mía.

      Eliminar
  5. No se animó a ayudar a su hermana, pero al menos fue complice. Bien contado ese punto de vista.
    Y esa madrastra pudo haber quedado con algo de esa herencia, de no haber mostrado esa crueldad.
    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todas las historias siempre hay más de una versión, ya sabes...

      Besotes, Demi!

      Eliminar
  6. Qué buen giro de historia, y con tu siempre bella manera para narrar… Para saborear tras el desenlace! Y la imagen, me encanta…
    Un placer!! mi preciosa Alma…

    Bsoss y cariños enormes 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen parece una de las que tantas veces acompañan tus letras...
      El placer sabes que es siempre mío... tus huellas son caricias.

      Besotes gigantes!! ♥

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...