martes, 31 de enero de 2017

Otro día más. Suena el despertador y ella comienza a dar vueltas, creo seguiría en la cama, más por desidía que por sueño. Los sueños ya no están, desparecieron, se le murieron según ella. Al menos es lo suficientemente temprano para no escuchar su voz, lamentándose, enfadándose con todo, con todos, con el mundo, menos con ella misma. Si pudiese sólo salir de ese rol de víctima de las circunstancias, y pelear. Pero no, a todo encuentra una justificación. Excusas.

Finalmente se levanta, arrastrando los pies, a cumplir con el rol de madre abnegada. No lo soporto. No soporto verla así.

¿Hasta cuándo? Dime... –mi rostro no mostraba piedad, a ella no le servía mi lástima. ¿Hasta cuándo piensas continuar así? O las cosas las haces por gusto, convencida de la razón por la que lo haces, o no lo haces. No te sirve a ti, no le sirve a ellos.
Ya inicias... –respondía sin siquiera alzar la vista. Yo elegí en su momento y es esto lo que toca hacer.
Pero, ¿quién lo ha dicho eso?, o ¿quién ha dicho que debe ser así, de este modo? –me daban ganas de darle una sacudida. Es un modo absurdo que te está matando.
Ojalá lo hiciera... –iniciaba la letanía patética. Ojalá tuviese el coraje de pegarme un tiro, pero ni eso.
Déjate de estupideces, ¡haz el favor! –ponía a prueba toda mi paciencia. 0

Me miró con los ojos vidriosos mientras continuaba con sus tareas de buena ama de casa.

Sabes que lo pienso cada día... –y sí, sabía perfectamente que no bromeaba. Creo que es mi única salida.
¿Tu única salida? –trataba de moderar el sarcasmo en mi voz. ¿Realmente crees que el suicidio podría ser una solución?
Sí... –por primera vez comenzaba a asustarme; siempre creí que era una penosa fantasía producto del desánimo.
Párate frente al espejo y decide cambiar aquello que no te gusta... –creo que ni siquiera me escuchaba. Mira dentro tuyo, sabes que vales mucho más que lo que se ve en superficie.
No es tan fácil... –lo mismo de siempre.
Excusas. –debía ser lapidaría.
No tengo tiempo para esto, debo hacer... –y sus gestos automáticos no escondían el vacío de su alma, yo lo sabía... lo que no sabía era qué más decir.

Pasaban las horas y los días, cambiaban las palabras y mis ironías, pero la sustancia continuaba a ser la misma. Nada servía, no reaccionaba. Ella pensaba cada día más a alguna manera de desaparecer, y yo iniciaba a no soportarla más. Ella tenía todas las justificaciones y a mí me dejaba sin ningún tipo de argumentación. Ella quería morir, pero no tenía el coraje. Y yo, yo lo tenía por las dos.

Esa mañana se levantó como siempre, con el peso de algo que no deseaba y no era capaz de cambiar. Se paró frente al espejo y lloró. Miré sus ojos e hice aquello que ella jamás se atrevería.

Hoy soy yo quien observa su reflejo en el espejo, me gusta lo que veo. Cada tanto creo escuchar su voz, pero no, ella ya no está y no volverá.



(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 19: Escribe un relato cuyo personaje atormentado sólo vea el suicidio como solución.)



viernes, 27 de enero de 2017

#VDLN - 29

La verdad es que no existe amor sin locura.
Y que solamente quien ama locamente
puede saber qué significa
querer bien realmente a alguien.
("Sei la mia vita" - Ferzan Ozpetek)





martes, 24 de enero de 2017

Había comenzado la guerra y ellos habían logrado huir de Atlanta. Rhett había conseguido un carro tirado por un sólo caballo y de ese modo dejaban atrás la ciudad en llamas. Debían volver a Tara, allí podrían recomenzar.

Faltaba una hora de camino cuando él detuvo el carro y la hizo bajar de áquel. La abrazó pegándola a su cuerpo. La tomó de la barbilla e hizo mirarlo a los ojos.

Scarlett, mírame... Te quiero como no he querido nunca a ninguna otra mujer y te he esperado como no he sido jamás capaz de esperar a otra... –besó su frente, sabía que lo que estaba por hacer sería inaceptable para ella; pero, pese a todo, debía ir a esa guerra y luchar por lo que aún creía.

Ella, como presintiendo lo que él estaba por decirle, por hacer, se pegó a su cuerpo. Apoyo su rostro cansado y cubierto de lágrimas en su pecho. Sus manos recorrían la espalda de él.

No te marches, no lo hagas... –y la angustía se palpaba en voz.
Debo hacerlo, y tú estarás bien... –deseaba asegurarla, aunque ni él mismo lo estuviera. Llegarás a Tara, tu hogar, tu tierra, de allí sacas tu fuerza...

Ella apoyó su mano sobre su boca haciéndolo callar. Por un momento pensó a Melanie, desmayada por el dolor en la parte trasera del carro, y su hijo recién nacido en brazos de esa joven sirvienta buena para nada. Tal vez no sobreviviría al viaje hasta Tara, y Ashley finalmente sería libre... Y fue allí, en medio al horror y la desolación, que supo definitivamente que ello no le importaba, ya no, que su alma vibraba por otra cosa... por él.

No... tú sabes, siempre lo has sabido... –y sus ojos verdes se perdían en la oscuridad de los de él. Desde que has entrado a mi vida, me has convertido en una mujer mejor de lo que jamás imaginé... sin ti ya no hay sitio donde yo pueda ser...
Sabes lo que dicen de mí, alguien que no tiene dignidad, no soy ese caballero que tú esperas, nunca lo seré... –no podía dejar de sujetar su cintura, de sentirla contra su cuerpo.
No me interesa lo que los demás digan de ti, yo sé quién eres Rhett Butler... –las lágrimas volvían a rodar por su rostro. Y si debo suplicarte, rogarte, arrastrarme, para que no te vayas a una guerra estúpida y sin sentido, lo haré... Me tragaré mi orgullo y lo haré, porque no hay sitio en el cual yo desee estar que no sea contigo.

Y aunque una dama no debería, Scarlett lo besó. Lo besó como nunca antes ninguna mujer lo había hecho. Entonces él comprendió que había ganado la más importante de las batallas. Que tampoco existía otro sitio al mundo donde él deseara estar que no fuera al lado de ella. La estrechó aún más a él devolviendo el beso, hasta que escucharon al niño llorar. Se separaron, se miraron, y sonrieron.

Ayudó a Scarlett a subir al carro, y también él lo hizo. Ella se sujetó a su brazo, reposando finalmente la cabeza en su pecho. Siguieron el camino hacia Tara, a comenzar, a reescribir la propia historia.



(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 8: Usa una escena romántica de una película que sea reconocida y dale un giro sorprendente para cambiar totalmente esa historia.)

lunes, 23 de enero de 2017

52 retos de "El libro del Escritor"

Hace unas semanas, en uno de esos vuelos míos que hago por la blogesfera, es decir, el paseo veloz por las casas de la gente que leo y admiro, pase por lo de la creativa y siempre original Yessy. Fue allí que leí de esta nueva iniciativa, pero como esto comúnmente lo hago desde el celular y en poquísimos minutos, me guardé el apunte para leerlo con más calma.

Para qué voy a contarles que el "bichito" ya me había picado. Y más leía, más me atrapaba... entonces, luego de dar varias vueltas, por el temor de no poder cumplir, o no estar a la altura de las expectativas, me inscribí... porque sí, en la vida hay que intentar, probar a hacer las cosas que nos gustan... y si salen bien, buenísimo... y si salen mal, que al menos nos quede el saber que lo hemos intentado, y no la duda del "y si...". Por lo cual, de ahora en más, no en fechas predeterminadas, sino cuando venga la inspiración, se encontrarán algunos relatos, de tipos varios y a ver qué resulta.

Estos son los 52 retos de "El libro del Escritor", y lo bueno (al menos para mí), es que soy yo a elegir el orden en que quiero escribirlos... sin ningún tipo de limitaciones, sólo probar a escribir...


  1. Escribe un relato que comience en un día de Año Nuevo.
  2. Describe una escena sensual con una pareja que termina desnuda en la barra de un bar.
  3. Imagina que eres un superhéroe con una gran fobia a la oscuridad, escribe un relato de superación.
  4. Escribe una historia en la que salves la situación con un mayúsculo deus ex machina.
  5. Usa la frase: “En el oeste se encontraban las ciudades de los muertos” para hacer una composición creativa.
  6. Describe una escena de un relato pensando en una fecha significativa para ti y traslada esas emociones a tus personajes.
  7. Da voz a los recuerdos y ofrece una solución en forma de historia para un personaje que pierde la memoria cada día.
  8. Usa una escena romántica de una película que sea reconocida y dale un giro sorprendente para cambiar totalmente esa historia.
  9. Escribe un relato que integre las palabras ‘luz’ y ‘cuadro’ como elementos relevantes del argumento.
  10. Haz una historia con un protagonista que evoque tu niñez.
  11. Inventa un cuento con dos objetos a los que dotas de vida.
  12. Combina estos tres personajes a modo de secundarios: ‘el hombre de hojalata’, ‘un dragón enamorado’ y un ‘ogro’ para hacer con ellos una narración fantástica.
  13. Escribe un relato inspirado en una noticia que hayas leído esta semana.
  14. Describe una historia cuyo punto de partida comience con el final de toda la trama. La idea es que tomando el desenlace como inicio hagas un recordatorio de cómo se ha llegado a esa situación.
  15. ¡Cambia el devenir de los hechos! Elige un momento histórico clave y construye una realidad totalmente diferente, ¿qué hubiera sucedido si…? Practica sin miedo toda tu destreza con la descripción.
  16. Crea un relato que gire en torno a una cuenta atrás.
  17. Describe tu día a día como si fueras un zombi.
  18. Cambio de roles. Elige una novela e intercambia los papeles de los personajes principales con los secundarios para crear una nueva ficción.
  19. Escribe un relato cuyo personaje atormentado solo vea el suicidio como solución.
  20. Realiza un texto en el que no aparezca en ningún momento la letra ‘p’.
  21. Crea un relato cargado de sarcasmo para describir la escena de unos recién casados que organizan una cita con los amigos para ver en conjunto todo su reportaje de boda incluyendo también la luna de miel…
  22. Escribe una historia de terror cuyo contexto se enmarque en un manicomio.
  23. Comienza un relato con: “Nada, no le queda nada”.
  24. Con el último objeto que veas o utilices a lo largo del día, inventa una historia.
  25. Utiliza toda tu creatividad para describir de forma cómica un relato de una visita a la peluquería con final dramático.
  26. Escribe una historia en la que retrocedas al pasado y seas tú el protagonista.
  27. Inventa un relato con una mujer como heroína y su camino hasta llegar a serlo.
  28. Escoge tus tres libros favoritos y utiliza la primera palabra de cada título para hacer un relato en el que las integres.
  29. Escribe una historia de un personaje con miedo al amor.
  30. Describe en un relato con un personaje inventado una situación que te ponga de los nervios.
  31. Escribe una historia que incluya las palabras: “billete”, “magia” y “sordo”.
  32. Piensa en alguien a quien echas de menos y ya no está para recrear un relato cargado de emoción.
  33. Realiza una historia que tenga lugar en el fondo del mar.
  34. Escribe un relato de un animal como protagonista que actúa de narrador contando las costumbres raras que tienen los humanos.
  35. Utiliza tres clichés de la ficción para hacer un escrito con ellos.
  36. Haz una historia que tenga al final una frase moralizante a modo de fábula.
  37. Escribe un relato en el que los personajes se conozcan a través de las redes sociales y se desarrolle en este medio toda la trama.
  38. Documéntate si es preciso para hacer una descripción al detalle de un personaje que sufre una determinada adicción.
  39. Desarrolla un relato en forma de carta.
  40. Utiliza un refrán integrado en un texto creativo.
  41. Escribe una historia con lo que haría un personaje que sabe que le queda una semana de vida.
  42. Atrévete a ser infiel en un relato y describe al detalle las sensaciones de los personajes.
  43. Convierte a tu personaje en un asesino. Trabaja la coartada con esmero y cuida de no dejar pistas… Todo ello sobre el papel.
  44. Escribe con sinceridad retomando una historia que te podía haber pasado, pero en su lugar escogiste otro camino.
  45. Crea un relato que contenga una escena en la ducha.
  46. Utilicemos la fantasía e imaginación. Inventa una historia en la que se mezcle en algún momento un smartphone con un neandertal.
  47. Escribe un cuento de princesas, pero dale un vuelco radical a algunos de sus tópicos.
  48. Describe los pensamientos y sensaciones de un personaje que está en coma.
  49. Crea una ficción a partir de una fiesta o celebración propia de tu municipio/ciudad/país.
  50. Escribe un relato sobre la amistad entre un hombre y un animal.
  51. Escribe un relato en el que un personaje intenta comunicarse con un ser de otro planeta.
  52. Describe una situación cómica que transcurra en el último día del año.
Gracias desde ya por estar allí, y seguirme en mis locuras... besos!!


viernes, 20 de enero de 2017

#VDLN - 28

“Las despedidas producen una extraña sensación.
Los hombres se van para poner a prueba su valor
y si algo se pone a prueba es nuestra paciencia
al prescindir de ellos,
o tal vez por lo bien que soportamos la soledad."
("Out of Africa" de Sydney Pollack)




"...♫ ...Ma se ti aspetterò
sul ciglio senza far rumore,
puoi annullare le distanze
che un po' ci uccidono,
e intanto sopravviverò.
Ho messo in tasca
un po' del tuo respirò
e qualche bacio di riserva,
per quando mancherai... ♫..."


viernes, 13 de enero de 2017

#VDLN - 27

"El frío es bueno para tomar café,
para acostarse,
para hacer el amor,
para que nos digan 'tienes las manos frías',
para fumar y para no salir del cuarto.
Para todo lo demás es malo el frío."
(Jaime Sabines)




...y lo peor está por llegar, yo lo sé.

viernes, 6 de enero de 2017

#VDLN - 26

Mañana serán 23 años...

O podría decir que fueron 8401 días;
7531 donde la vida nos transcurrió serenamente;
esos 377 donde nos hemos reído hasta que nos dolió la panza;
también esos  250 donde nos enojamos, y hasta discutimos y guardado silencio;
esos 135 donde lloramos, ambas, una en los brazos de la otra;
esos 59 que quisieramos borrar para siempre
y esos 49 que por fortuna hemos logrado olvidar...

Pero siempre te he enseñado que los números son sólo eso, números; y no nos determinan. Lo que nos determinan son los momentos, esos instantes a corazón pleno, con el alma expuesta, y que hacen sentirnos vivos.

Entonces, podría decir que fueron esas noches donde hacía de contorsionista y me metía en tu cuna para que durmieras tranquila;
esas tardes en la plaza a volar desde una hamaca o a tratar de mostrarme valiente mientras decidías bajar por el más alto tobogán;
esa primera vez al cine y todas mi recomendaciones, tu carita maravillada y el nacer de una pasión que compartimos hasta hoy;
ese correr al hospital por lo que luego fue una apendicitis, no recuerdo haber estado tanto tiempo observando cómo dormías;
esa primera vez al mar, correr para atrapar las olas, y correr de vuelta para que ellas no nos atraparan a nosotras;
ese primer día de escuela, esas dos colitas, ese guardapolvo blanco y esos ojitos orgullosos;
esos picnics en la cama mientras mirábamos dibujitos;
también esas peleas a los gritos, esas lágrimas de rabia y ese pedirse disculpas de ambas;
ese año ganado en el secundario, y sí, ganado, porque aprendiste que nada es descontado, que vos podés con todo lo que te proponés;
ese abrazo fuerte cuando sufriste tu primera pérdida importante, donde hubiese dado lo que no tengo por evitarte el dolor...

...porque Vos sos mi mejor parte;
Vos sos mi eternidad, mi infinito;
Vos sos principio y fin de todas mis cosas;
Vos sos, a modo tuyo, toda el alma mía.

¡Feliz Cumpleaños!
Te amo... tu mamá.