jueves, 26 de marzo de 2020

Metamórfosis


En el momento que entró a la habitación y lo vió, todo desapareció y volvió a aquel fin de semana de algunos meses atrás.

A última hora se había decidido y comprado los pasajes del tren. Ale como siempre tenía trabajo por hacer, para adelantar. Ella ya no estaba segura que eso le molestase, era mucho tiempo que ella y Ale no compartían más que silencios incómodos y  sexo rutinario. Tal vez fue por eso, o por el aburrimiento, pero no pensó demasiado cuando se inscribió a esa chat. Sólo deseaba que alguien la escuchara.

Así fue que lo conoció a él. Al principio había sido raro, como que ninguno de los dos confiaba en el otro. Cuando ella le preguntó el nombre, él se limitó a decir: “Puedes llamarme Sandro” y ella pensó que no sería su verdadero nombre. Entonces tampoco le dijo el suyo. Pasaron semanas hasta que comenzaron a relajarse y conversar realmente. Se daban los ‘buenos días’, como un ritual mágico para enfrentar mejor la jornada. Se contaban desde los detalles más banales hasta las intimidades más inconfesables. Así y todo, había un límite invisible; sin decirlo con todas las letras, habían entendido que ambos tenían pareja, que si bien amaban, algo no estaba funcionando. Por eso ella se sorprendió cuando él propuso de encontrarse. Se negaba a creer que todo no fuera más que un simple deseo hacia lo nuevo, lo desconocido, lo prohibido. Pero aquel viernes, cuando por enésima vez Ale permanecía ajeno a ella, refugiándose en un trabajo que ambos sabían podría esperar; se decidió y le dijo que sí. Al fin y al cabo era sólo un encuentro, un café sin compromiso a ninguna continuación que no se deseara.

Debió admitir que se desilucionó cuando Sandro no le propuso esperarla en la estación central, sino hacerlo en un bar anónimo en el centro de aquella ciudad que ella conocía tan bien. Había optado por el mismo hotel de siempre, y fue allí que se dirigió primero; dejaría el pequeño bolso y la ansiedad, si era capaz. Tomó el metro hasta el centro y lo esperó en aquella esquina pensando si lograría reconocer. Ninguno de los dos había querido enviarse fotos, no las creían necesarias, no buscaban algo físico por lo cual poco importaba cómo tenía el cuerpo. ¿Sería verdad eso? ¿Y entonces por qué estaba tan nerviosa? Los minutos pasaban y él no llegaba. Y, ¿si él la hubiese reconocido y se hubiese marchado? ¿Qué haría? No quería pensarlo. Pidió un tè, le daría más tiempo para pensarlo, esperarlo.

No llegó. Y ella se sintió tan tonta. Pagó la cuenta y caminó sin rumbo, por suerte la ciudad siempre ofrece mil distracciones. Le sonó el móvil en el bolsillo. Un mensaje de Sandro que le advertía, tarde, que por un contratiempo de último momento no podría acudir a la cita. Lo remetió en el bolsillo sin siquiera responder. En un impulso, para no pensar más, entró a una muestra de arte. Y fue justo cuando se detuvo frente a ese cuadro que la estremeció y serenó a la vez, que decidió responderle.

Fue su último mensaje. Luego canceló también su cuenta de chat. Al otro día volvió a casa, a su vida de siempre pero con la convicción de que algo debía cambiar. No buscó fuera, reconstruyó dentro. Y ahora, ahora que todo finalmente era como siempre había deseado, ese cuadro la llevaba a un punto que creía haber olvidado.

Ale... Ale... Alessandro... –él desde la cocina no la escuchaba.

Eyyy... ¿qué pasa? –preguntó Ale mientras entraba al cuarto y la abrazaba por la espalda.

¿Y ese cuadro? –tenía miedo de girarse y verle a los ojos. ¿De dónde ha salido?

¿Te gusta? –susurró. Hace unos meses me hablaron de él, y cuando lo ví, simplemente me enamoré... otra vez.

Ninguno de los dos se movió, ni dijo más nada. No hacía falta.

"Metamórfosis de ángeles en mariposa", Salvador Dalí (1973)

(Este microrrelato pertenece a los "Relatos Jueveros"
y esta semana la convocatoria fue hecha por Mağ desde su blog: "La Trastienda del Pecado".
Te invito a leer el resto de los participantes aquí!)

60 comentarios:

  1. Me gusta esa frase, "no buscó fuera, reconstruyó dentro", tantas veces buscamos lo que en realidad deben comenzar por uno. Y el final impredecible. La pintura con el arte enigmático de Dalí.


    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces cuesta darse cuenta de ello, Dulce, de que todo lo que 'necesitamos' está dentro nuestro.
      Adoro a Dalí y su obra de forma muy especial, desde siempre.

      Besos grandes como el mar.

      Eliminar
  2. Una cita a ciegas que lleva a otra historia, tras la principal, que acaba sin llegar a ser. Esa pareja, de hecho, ha encontrado una manera de poner sal a la relación, lo que no sé si es siempre bueno, pero si acaba bien, como aquí, por qué no.

    Muy original. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en Italia hay un dicho, Albada: "Tutto è bene quel che finisce bene", es decir, "Todo aquello que termina bien es bueno"... y siempre he creído en ello.

      Besos!

      Eliminar
  3. Precioso relato, a veces sensual, a veces intenso, a veces intrigante. Genial, completo y un final, no inesperado, pero poco frecuente.
    Me quedo con este corte de tu relato, que es pura esencia: "No buscó fuera, reconstruyó dentro".
    Feliz jueves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique... tú lo has dicho, esa frase es (mi) pura esencia.

      Un beso y cuídate mucho.

      Eliminar
  4. Me has recordado a un libro que ahora mismo no recuerdo título... todo cambio estaba dentro. Me ha encantado tu relato, Alma... y el cuadro es divino. Te felicito por tu participación.

    Mil besitos con cariño y feliz día ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo creo firmemente a ello, Auro... todo gran cambio parte de dentro hacia afuera, siempre.

      Besotes infinitos.

      Eliminar
  5. Las cosas pasan por algo, cuando no se coincide puede que sea porque no debe ser ni debe ocurrir.
    Algunos le llaman destino, yo lo llamo fluir.
    😉 Besitos con m de mogollón. 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ello estoy convencida, Laura... nada es casualidad, sino causalidad.

      Besotesssssssssssssss!!!

      Eliminar
  6. Una aventura de esas que nos encontramos so vivimos aunque no nos atrevamos a reconocerlas, ya sean propias o ajenas. Es curioso ese encuentro, tal vez él tal Sandro no llegó porque, sencillamente, no podía llegar pues era él mismo. No sé, igual me voy de cabeza pero conociéndote... las casualidades no existen. Son dos personas pero ese final, sa coincidencia en el nombre. Elucubro.
    No podrías haber elegido un cuadro mejor ni un artista tan estrambótico, lunático e inteligente como Dalí. Está obra es muy compleja y tiene una historia de lo más rocambolesca. Es digna de conocer. Es más que una mariposa. Más que dos ángeles.

    Te perdono la largura y me supongo que el resto también porque me ha encantado la dualidad de tu texto.
    Muchísimas gracias, Almi, por participar y por hacernos disfrutar.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuelo aquí sin permiso pero tenia que decírtelo no puedo entrar en tu blog, bueno puedo entrar pero no me deja comentar. Ya que he entrado dejo abrazos para las dos

      Eliminar
    2. Tú me conoces dmasiado Mag, por lo cual tu cabeza ha ido por el lado correcto... jajajajajajaja!
      Y sabes cuánto me guste a mí, Dalí...

      No podía faltar, no a ti... besisssssssssssssssssssss hermosa!

      Eliminar
    3. Tú, Ester, no necesitas permiso para escribir aquí, a quien tú quieras... ésta es también tu playa, para mí sería un honor y un placer que así lo sientas.

      Otro beso!

      Eliminar
  7. Ohh qué historia! Muy real,muy cotidiana con un mensaje que nos llega de manera muy directa al corazón!
    Me ha gustado muchísimo, cuántas veces habremos creído encontrar lo que creíamos era importante y resultó ser un espejismo.
    PRECIOSO!
    Un besazo cariño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el ser humano suele buscar fuera, Ale, cuando el primer y más imporante viaje es dentro de nosotros mismos.

      Smu@ckssssssssssssssssssssssssssssssss!!!

      Eliminar
  8. Que buena moraleja nos has dejado , a veces es mejor reconstruir que dejar ..Ella se dio cuenta que al final la novedad es la nos enamora pero después que ..aunque me hace pensar que el tan Sandro podría ser Ale ...como la canción del ramito d violetas ..era su marido quien se las mandaba ..Me encanto el toque tal sutil que le diste . Un fuerte abrazo cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría... podría Campi... es!!!
      No te diré que "no conozco la canción", porque alguna vez la he escuchado, pero juro no la tuve presente al escribir.

      Besotes!

      Eliminar
  9. ale-sandro, me lo estaba imaginando, y además he leído muchas novelas, jeje. si es que el mundo es un pañuelo! ;) muy buen relato!!
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los que leemos mucho, o vemos muchas películas, es difícil sorprendernos, Chema, lo sé porque a mí también me pasa... y cuando escribo, siempre temo "copiar" algo que ya fue hecho... pero bueno, hago mi mejor intento porque así no sea.

      Besos!

      Eliminar
  10. "Un Ramito de Violetas"me la has recordado. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé porqué pero ciertos comentarios no se habían publicado... menos mal que he podido recuperarlos!
      Repito que, si bien conozco la canción -en algún momento de mi vida la debo haber escuchado- no la tengo tan presente, ni siquiera podría tararearla, y no se me ha venido en mente cuando escribí, Ester, de verdad.

      Besotes corazón y cuídate mucho!

      Eliminar
  11. Las metamorfosis nos hablan de miedos contenidos, liberados, después, cuando sentimos que nos crecido las alas. Una historia y un cuadro par a reflexionar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tenido una sola vez el enorme placer de ver parte de la obra de Dalí, Mónica y te aseguro que su arte provoca de todo pero jamás indiferencia.

      Un beso.

      Eliminar
  12. Mágico relato... Y comprendió que debía reinventarse. Un antes y un después resultaría la experiencia. Algo me identifica con ella.

    Abrazo grande.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Carlos, que es lo mejor que le puede ocurrir a un individuo, reinventarse, renacer de las propias cenizas... no por nada me la tatué en la espalda.

      Un beso.

      Eliminar
  13. Es que los cambios y transformaciones verdaderamente importantes son las que nacen de dentro hacia fuera, no al revés. Es la manera con la que miramos la que construye nuestra propia realidad. ¡Estupendo relato, Alma! ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo y convencida de lo que dices, David. Y gracias, muchas gracias por tus palabras, ya sabes lo imporante que es tu opinión... de verdad, gracias!

      Besos y cuídate mucho.

      Eliminar
  14. No todas las parejas puednen reconstruir el matrimonio. En la mayoría se da que ambos crecen (como persona individual dentro del vínculo) en direcciones diferentes, porque evolucionan de manera diferente y llega un puno en que el abismo e es insondable. Pero hay casos, como en tu relato, que una pareja que se ama y han evolucionado cada uno de ellos de forma similar, han caído en la rutina. Entonces sí puede renovarse el amor. Y es necesario y saludable hacerlo porque merece la pena. Esa es la metamorfosis del amor que se renueva y renace.
    El cuadro que elegiste es maravilloso e lustra tu relato que para nada me pareció largo. Fue un placer leerte.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó tu análisis, Myriam, que he encontrado muy muy acertado también.
      Creo que el cuadro me ha elegido a mí esta vez... jajajajajaja!

      Besos!!!

      Eliminar
  15. Hola! Un relato que me gustó mucho, a veces buscamos afuera la solución que llevamos dentro. La instrospección es tan necesaria a veces para mejorar nuestras vidas. El cuadro me encanta! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Sindel! Qué bonito volver a leerte!!!
      Pues sí, eso pasa muchas veces, buscamos fuera lo que tenemos que resolver desde dentro... y, a veces, hasta hacemos más daño.

      Besotes y cuídate!

      Eliminar
  16. Pues sí, todo tiene un porqué... Basta entenderlo una sola vez 😉
    Abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene una razón, aunque ésta "escape" a nuestra comprensión...

      Abrazote Mento y por favor cuídate mucho!

      Eliminar
  17. no se deben desaprovechar las oportunidades y menos las que se sienten todavía con un presente por delante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Monica... pero a veces, el "desaprovechar" es 'aprovechar' ver otras cosas, otros caminos, otras posibilidades... no sé, es un punto para reflexionar, ¿no?

      Eliminar
  18. Por distintos caminos, ambos llegaron a ese mismo cuadro. Que significó tanto para los dos, despertó sus emociones.

    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por distintos caminos, Demi, pero que tal vez resultó ser el mismo...

      Besos paisano.

      Eliminar
  19. Qué bonito y fácil lo cuenta signorina..
    De un desencuentro desleal a un enamoramiento, y ese será para siempre..
    La historia llena de pasión y deseo con un final fantástico..
    Me encanto
    Baci tanti
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias signore, me agrada que así lo crea.
      Y eso espero...

      Bacioni Siciality.

      Eliminar
  20. No conocía este cuadro de Dalí y wow, qué impresionante. Tu relato me dejó encogido el corazón; al principio quería que se diera el encuentro, luego también me decepcioné, y el reencuentro con Alejandro *__*
    Un besazo, Alma, espero que todo te vaya bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo siempre, Dafne, Dalí ha sido un artista, un ser tan complejo, tan especial, que nada de lo que haya hecho te produce indiferencia... o al menos a mí.

      Besotes y esperemos que todo vaya bien para todos!

      Eliminar
  21. Ocurre no pocas veces que encontrar una ilusión afuera permite recuperarla adentro. Parece que Ale ya lo sabía.

    Me acordé de "Un ramito de violetas"...

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Alís... y no pocas... ;)

      Repito lo de la canción, juro no habérmela recordado al momento de escribir, porque si bien en algún momento la he escuchado, no la tengo tan presente, ni siquiera podría tararearla...

      Besotes!!!

      Eliminar
  22. Qué original el cuadro que has elegido de Metamorfosis de Dalí, estilo surrealista, he visto varias exposiciones de él, y además, últimamente, le encanta la figura femenina desnuda.

    Muy buen relato el que has adaptado a la obra, mi querida Alma.

    Besos enormes a tu hermosa Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te cuento la verdad, Perlita? Empecé la historia, el relato, de toda otra manera, con un enfoque totalmente diferente... y a un cierto punto, no sé porqué, borré y comencé de nuevo... parecía que se escribía sola. Y te digo aún más, el cuadro que había elegido era otro... y cuando terminé de escribir no me convencía y buscando, se me ocurrió poner Dalí y sin más, el primero que me apareció fue éste... parecía a propósito... tenía que ser y basta.

      Besotes y un abrazo fuerte fuerte con (el) Alma... y por favor cuídate mucho.

      Eliminar
  23. Me ha dado error no se si habrá entrado mi comentario, últimamente encuentro muchos fallos en bloguer, no sé que pasa.

    Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, ha salido y perfectamente, Perlita... otro besote!

      Eliminar
  24. Me has tenido sin respiración de principio a fin, ese nerviosismo, esa curiosidad... He vivido el relato a tope, No te tengo que decir que me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no tienes Tracy... a mí me encanta que estés aquí, mucho mucho.

      Besotes!

      Eliminar
  25. ¡Preciosa e interesante entrada Alma!
    Gracias por compartirla.
    Cuídate.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa, de verdad gracias a ti por pasarte y leer(me).

      Besotes y tú también cuídate mucho!

      Eliminar
  26. Si, la nvite a un café, ella sabía que mi nombre era rodrigo, y yo sabía que se llamaba carolina, si era sólo un café, sólo un café. Entonces tomó tomó un bus y viajo sin pensarlo, y aunque su cuerpo temblaba de sólo imaginar, entre sus piernas no dejaba de sentir su humedad.Tampoco esperaba que al bajar del metro, yo la esperaría con una rosa y con todas las ganas de follar. Y fué así como la invitación a un café ,, termino en una cita de fin semana junto al mar. Ya te contaré detalles de lo dulce que puede saber un café, cuando un tu sentimiento más profundo están las ganas de follar.

    Juan de Marco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues veo que mi relato te ha inspirado para toda una historia tuya personal, Rodrigo... es una opción también, la imaginación de cada lector da para mucho, para todo.

      Eliminar
  27. A veces buscamos afuera lo que creemos que hemos perdido, y de repente, algo nos recuerda que está en nosotras.
    Un cuadro maravilloso que con tu relato, crea una entrada maravillosa.
    Muchos besitos, y cuidate!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente Carmela, las respuestas a la mayor parte de esas preguntas "importantes", las encontramos dentro nuestro.

      Besotes y cuídate mucho tú también!!!

      Eliminar
  28. Dalí, uno de mis artistas preferidos! Que bonito es abrazarse a uno mismo al encontrarse. Un abrazo y cuídate mucho, estés donde estés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es maravilloso cuando uno se abraza a sí mismo, es como reconciliarse con cada parte que nos forma, aún esas "no tan buenas"... aunque si te soy sincera, Sheol, yo soy una a la que le cuesta dejarse abrazar.

      Un beso, y yo me cuido aquí en Italia, y tú te cuidas allí en España.

      Eliminar
  29. Muchas veces fuera lo que parece oro, no lo es. Primero tenemos que solucionar los problemas nosotros mismos...

    Un beso admirador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría estar más de acuerdo contigo, Eva!

      Besote (con)sentido.

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *