lunes, 30 de abril de 2018

Aquí existe una expresión que significaría algo parecido a "...fue como un rayo bajo un cielo despejado..." ...y eso fue exactamente lo que me sucedió cuando conocí a Ale.

Cuando llegué a su casa, a ese "Rincón en la luna", me sentí como si llegara a un sitio que ya conocía. Día trás día me encontraba con ella, con sus palabras y su abrazo. Compartíamos tantas experiencias comunes, nos encontrábamos una en la otra... y, poco a poco, fue creciendo una amistad, fuerte, sólida.

Hoy, somos compañeras de letras, hemos abierto juntas una casa nueva... somos y estamos una para la otra. Y ella no podía faltar en los mimos por mi cumpleaños... sus alas me abrazaron una vez más...

...y yo no dejo de agradecer;
agradecer el afecto constante
y, sobre todo, el habernos encontrado.
Gracias Ale... gracias mi Luna personal!!!

domingo, 29 de abril de 2018

Me levanto temprano, debo sorprenderlo. Aunque conociéndolo, eso no es sencillo.
Ya tengo preparado lo que vestiré. Por hoy dejaré mis jeans y me pondré faldas; sé cuánto a él le gustan. Me ha dicho hasta cansarse que una mujer se ve mucho más bella, mucho más femenina, con ellas que con pantalones. Y hoy le daré esa satisfacción.

Llego a su casa. No lo dice pero me estaba esperando. Me recibe con una sonrisa. Pero de las de él, porque él no sonríe con la boca, él sonríe con la mirada. No podría explicarlo, pero sus ojos, de ese color tan particular, entre verdes y grises, toman un brillo especial cuando lo hace.

¡Feliz cumpleaños! –digo, casi le grito; y me emociono cuando por toda respuesta, me abraza.
Gracias... –susurra que apenas lo escucho; noto que él también está emocionado.
¿Llego a tiempo para compartir un desayuno con Usted? –pregunto, a pesar de los años que nos conocemos nunca he podido dirigirme a él de otra forma. Yo lo preparo, ya he ido a buscar el pan para las tostadas...
Entonces a desayunar... –responde haciendo un gesto con la mano para que pase adelante.

Reímos. Sé que siendo un día especial podría haber comprado medialunas, o algunas galletitas particulares, o hasta masas. Pero no, no para él. Es el hombre más sencillo que jamás he conocido, y sé que las tostadas con miel acompañando el té serán perfectas.

Mientras se calienta el agua, preparo el resto. Le pregunto si ya ha leído el diario, y si hay alguna noticia que valga la pena. Alza las cejas y tarda pocos segundos en responderme que hace rato no hay algo en los periódicos que valga la pena. Por primera vez creo ver descepción en su rostro. Aún así prefiere no hablar del tema. En cambio, desea saber cómo va mi vida. A veces he tenido la sensación que ninguna otra persona puede escucharte con tanta atención como lo hace él. Y, aunque sepa lo que me dirá, me gusta preguntarle su opinión sobre diferente cuestiones. En sus respuestas he encontrado siempre una sabiduría arrolladora.

Llaman a la puerta; entre una cosa y otra ha volado la mañana. Lo veo iluminarse cuando escucha la voz de sus nietos. Todos y cada uno han llegado para festejar junto a él. Me quedo en parte, me gusta observarlo; y es que con él se aprende en cada mínimo detalle. El resto del día quedará entre nosotros, en la intimidad de la familia, en el recuerdo.

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 18Imagina pasar un día con la persona que más admiras del mundo.)


No soy una de “admirar” personajes famosos o públicos; no completamente al menos. Esto es porque considero difícil admirar lo que no se conoce. Por eso es que he preferido escribir de alguien que sí conozco; por quien siento un profundo respeto, y un grandísimo amor. Quien desde siempre ha sido un ejemplo y alguien al cual admirar sinceramente. Para mí es un orgullo pertenecer a su familia, quererlo como a un padre y sentirme una hija para él. Por esto, y por mucho más que es difícil expresar en palabras:
¡Felices 88 años, Suegro!


viernes, 27 de abril de 2018

#VDLN - 93

Hay días que la realidad te aplasta, y te deja a tierra.
Comienzas a dudar. Dudas de todo y de todos. Hasta de vos mismo.
Inicias a perder confianza; en lo que crees y, sobre todo, en lo que esperabas que sea.

Pero es en ese instante que debemos hacernos fuertes; no perder la esperanza.
Recordar la frase que dice: "El momento más oscuro de la noche es justo antes del amanecer."

Porque a pesar de todo, de la terrible y pesada realidad,
de lo que ocurre a nuestro alrededor,
el amor vence sobre todas las cosas,
y con él, la verdad y la real justicia.

"...♫ ...Hoy la gente te juzga,
por la imagen que tienes,
ve sólo las máscaras
y no saben ni siquiera quién eres.

Debes mostrarte invencible,
coleccionar trofeos
pero cuando lloras en silencio
descubres de verdad quién eres.

Creo en los seres humanos
Creo en los seres humanos
Creo en los seres humanos
Que tienen coraje
Coraje de ser humanos

...

Toma la mano y reálzate.
Tú puedes confiar en mí,
yo soy uno cualquiera
uno de tantos, igual a ti.

Que esplendor eres,
en tu fragilidad.
Y te recuerdo que no estamos solos
a combatir esta realidad.

Creo en los seres humanos
Creo en los seres humanos
Creo en los seres humanos
Que tienen coraje
Coraje de ser humanos

El amor, amor, amor
Ha ganado, gana, ganará
El amor, amor, amor
Ha ganado, gana, ganará

Creo en los seres humanos
Creo en los seres humanos
Creo en los seres humanos
Que tienen coraje
Coraje de ser humanos... ♫..." 


jueves, 26 de abril de 2018

Hace ya algunos años, cuando comencé a dar mis pasos en este mundo virtual, y tuve que elegir un nombre, sin pensarlo mucho, nació "Alma"... tal vez porque considero que es la parte más pura y auténtica de un ser; tal vez porque así me han llamado desde que recuerdo ("Alma mía") e inconscientemente se me ha quedado grabado; o tal vez por pura casualidad y coincidencia... el hecho es que hoy, si alguien pronunciara "Alma" por la calle, yo me daría la vuelta...

Así me conocen ustedes, así me llaman, así me recuerdan... por eso, cuando un Amigo, desde la otra parte del mundo, en el día de tu cumpleaños te dice: "Mira dónde he venido a tomar un café..." ...


...no puedes más que sonreír emocionada.

Y obviamente agradecer la buena suerte el que un día nos hayamos cruzado en este mar de letras.

Gracias Hugo...
gracias por estos años de buena y sincera amistad,
que espero sean muchos, muchos más...
y por muchos más cafés compartidos!!!

miércoles, 25 de abril de 2018

Cuando era niña, a su madre le gustaba repetir la frase: “al seguro se lo llevaron preso”, para decir que hacen falta los hechos, porque a las palabras se las lleva el viento. Creció creyendo esto. Lo comprendía. Y hasta lo había hecho su estilo de vida. Ella quería, necesitaba, de los gestos.
Pero sin embargo, cuando llamaron desde el hospital, pronunciando aquello que parecía una sentencia, ella supo, sin ningún tipo de duda, que él encontraría el modo de cumplir con su promesa.
(Este microrelato pertenece a “Reto: 5 líneas” propuesto por Adella Brac.
Las palabras propuestas para el mes de Abril: llamaron, comprendía, seguro.)


Este mes quiero agradecer de forma especial a Adella Brac, no sólo por la magnífica iniciativa que lleva a cabo todos los meses desde hace ya algunos años; sino porque se ha tomado el trabajo de premiar a quienes participamos en ella con constancia. Nos ha preparado una mención que luzco con muchísimo placer... gracias Adella, de

martes, 24 de abril de 2018

Hay gestos que aún repitiéndose todos los años, que aún si sabes que llegarán, porque te sabes, te sientes querida, no dejan de emocionarte. Y decir simplemente "gracias" parece no bastar, y las palabras para expresarlo todo, no bastan o no las conoces...

Entonces, mi forma de devolver tanto, tanto cariño, es dejar muestras, huellas en esta playa, con todo mi agradecimiento...
...de Mag

Disfrutar del tiempo de amistad entre silencios, espacios y tiempos, ayuda a consolidar sentimientos y reconocer la verdad de las cosas. Hoy, es uno de esos días donde los deseos de felicidad se visten de pétalos de rosas, de augurios sentidos donde clama un abrazo fuerte y brinca un beso sobre la mejilla.

Hoy es tu día. Sin más, y solo me cabe seguir pensando en agradecer todos los momentos y aplaudir al azar que nos cruzó, tal vez, por destino, por las pruebas superadas y las confidencias compartidas. Almi, disfruta mucho este día y no dejes de sonreír pese a todos, pese a todo, pese a lo que sea, que nada al final es más importante que la dicha de cada cual consigo mismo y con los suyos, y hacer lo que realmente hace sentir bien.

Esa es la verdadera Felicidad. Y es la que te deseo.

Muchísimos besos y abrazo fuerte.

¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!


Gracias Mag... gracias de


domingo, 22 de abril de 2018

Hoy.
Un minuto y todo cambia.
Un minuto y todo ha pasado.
Un minuto y todo fluirá.
Una cinta sin principio ni final,
sólo un continuo.
Hoy...
Ahora.
Sin miradas atrás, ya pasó.
Sin vistas al futuro... aún no.
Ahora... disfruta.
Ahora... tú.
Ahora... yo.
Ahora... nosotros.
Ahora... la vida.

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 30Enhorabuena, esta semana el tema es libre,
pero sin utilizar ni una sola vez la letra "E".)

viernes, 20 de abril de 2018

#VDLN - 92 ...para mis 42

"Lo sé, soy la mujer más discontinua del mundo.
Todo cambia dentro mío de una hora a la otra.
El hecho es que sigo mi instinto y mi corazón.
No me interesa de aquello que parezco, nunca.
Soy así como la vida, las esperanzas, las desilusiones,
las alegrías y las emociones, me han hecho;
sin reservas ni hipocresías."
(Anna Magnani)

"...♫ ...and more, much more than this
I did it my way! ♫..."


jueves, 19 de abril de 2018

Mara Laira se despertó con el susurro de unas voces.

Aello... creo sea una de esas ninfas de los bosques... ¿cómo se llaman? –preguntó esa extraña joven con cuerpo de pájaro.
Una hamadríade, Ocipete... –contestó la primera arpía, levantando las cejas en gesto de desaprobación. Una hamadríade... ¿puede ser que siempre olvides todo?

Mara continuaba a escucharlas sin abrir los ojos. No sabía cómo ni porqué pero estaba segura que se encontraba en alguna parte de la zona Iconoclasta. Lo último que registraba su memoria era estar detrás de los pasos del Viajero Interdimensional.

Vamos... despierta... –comenzaron a decir ambas arpías casi al unísono. ¡Despierta ya!
¿Qué es lo que hacen ustedes aquí? –pronunció una voz grave y masculina, e hizo que Mara abriera rápidamente los ojos, sentándose en el colchón de hojas donde se encontraba.
Poderoso Quirón... –respondió Aello mientras Ocipete se metía detrás de ella. Hemos encontrado durmiendo a esta ninfa y hemos sentido curiosidad.
Saben bien que no deberían estar por aquí... –sentenció serio el centauro.
Quirón... siempre tan severo... –dijo Aello mientras bajaba la mirada y le hacía dulces gestos.
Déjanos al menos saber quién es la ninfa... –agregó Ocipete que no pudo ocultar su curiosidad.

En ese momento, Mara Laira decidió ponerse en pie, dándose cuenta que sólo iba vestida con una túnica, tan trasparente que dejaba muy poco a la imaginación. Pero ella era quien era, por lo que no se sonrojó, al contrario, alzó la cabeza mirando al centauro directamente a los ojos. Lo desafiaba, y ella lo sabía.

¿Podría saber tu nombre, bella ninfa? –preguntó Quirón sosteniéndole la mirada, mientras las arpías inquietas esperaban también escuchar la respuesta.
Me llamo Mara Laira... –respondió ella. Y no soy una ninfa del bosque o nada que se le parezca.
Entonces, ¿qué eres? –preguntó Aello.
Y, cosa más importante, ¿qué haces aquí? –agregó Ocipite en tono un tanto irónico.

El centauro se colocó por delante de Mara con el paso sereno, pero dirigendo una mirada furiosa a las arpías.

Señoras... –comenzó a decir Quirón tratando de parecer tranquilo. Creo que ha llegado el momento que ustedes dos desaparezcan o...
Ohhh Quirón, por favor... –dijieron ambas arpías, casi gritando.
Estoy perdiendo la paciencia... –repitió Quirón. Ustedes saben que no son bienvenidas en esta zona del bosque.

Mara Laira escuchaba como el centauro y las arpías discutían animatamente, y comenzó a sentirse mal. Se sentía mareada y parecía que la tierra se moviera bajo sus pies. Se apoyó al enorme ciprés que tenía detrás; y Quirón lo notó.

Ninfa Mara, es mejor si te recuestas... –dijo Quirón mientras la ayudaba, y las arpías continuaban a estar alrededor de ella, esperando cual aves de rapiña que eran.
No sé qué me está sucediendo... –respondió Mara Laira.
Pues yo sí sé lo que te está sucediendo... –comenzó a explicar Quirón. Están cayendo las hojas y con éstas tú, una hamadríade, desaparecerás; terminará tu ciclo de vida y volverás a renacer con la próxima primavera...
Pero ya he dicho que yo no soy ninguna... –Mara Laira no terminó la frase, cayó en un profundo sueño.

(...)

Mara... Mara Laira... –continuaba a repetir, llamándola, el Viajero Interdimensional.
Creo ha sido un error lo de las clases de equitación para su regalo de cumpleaños... –afirmó Duality mirando a Atalanta, quien la había llevado vendada hasta el establo.
¿Cómo podía imaginar que se desmayara a ver un poderoso puro sangre?! –trataba de defenderse la misma Atalanta.

Comenzaban a preocuparse.

Quirón ¿puedes decirles a las arpías que dejen de gritar? –preguntó Mara Laira, mirando hacia el Viajero. Es mi cumpleaños y lo único que obtengo es un tremendo dolor de cabeza...

Mara Laira había despertado, y sonreía mientras el Viajero Interdimensional la ayudaba a levantarse. Todos iniciaron a reír. Decidieron dejar la equitación para otra oportunidad e ir a festejar el cumpleaños de alguna forma más tranquila.

¿Cómo es que nos llamó Mara Laira? –preguntó Duality a Atalanta mientras dejaban el establo, entre perpleja y divertida.

Con este relato vuelvo a participar a los Relatos Jueveros;
y lo hago por una ocasión muy especial... el cumpleaños de Mara Laira.
Personaje de un amigo especial de esta playa, el Demiurgo... para vos!!!
(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 15Escribe un relato en que tres personajes mitológicos
-no importa la cultura- son los protagonistas.)

lunes, 16 de abril de 2018

24 Retos de Lectura - #07

Reto 7:
Búscate las efemérides del día en que comiences. En Wikipedia seguro que encuentras un/a escritor/a que aparezca en ella (nacimiento o fallecimiento). Busca uno de sus libros.
Elección: “La insoportable levedad del ser”, de Milan Kundera

Sinopsis:
Esta es una extraordinaria historia de amor, o sea de celos, de sexo, de traiciones, de muerte y también de las debilidades y paradojas de la vida cotidiana de dos pareva cuyos destinos se entrelazan irremediablemente. Guiado por la asombrosa capacidad de Milan Kundera de contar con cristalina claridad, el lector penetra fascinado en la trama compleja de actos y pensamientos que el autor va tejiendo con diabólica sabiduría en torno a sus personajes. Y el lector no puede sino terminar siendo el mismo personaje, cuando no todos a la vez. Y es que esta novela va dirigida al corazón, pero también a la cabeza del lector. En efecto, los celos de Teresa por Tomás, el terco amor de éste por ella opuesto a su irrefrenabile deseo por otras mujeres, el idealismo lírico y cursi de Franz, amante de Sabina, y la necesidad de ésta, amante también de Tomás, de perseguir incansable, una libertad que tan sólo la conduce a la insoportable levedad del ser, se convierten de simple anécdota en reflexión sobre problemas filosóficos que afectan a cada uno directamente, cada día.

Cuando leí la consigna y me puse a buscar las efemérides, creí que me resultaría difícil encontrar algo que llamara mi atención. Y al inicio pues daba sólo con escritores del todo desconocidos, y sus libros eran totalmente improponibles. Hasta que, ante mis ojos apareció el nombre de Milan Kundera, quien ese día cumplía 89 años (nació el 1 de abril de 1929). Y lo supe. Supe qué libro debía cogenza a leer. Ya era mucho tiempo que “La insoportable levedad del ser” pasaba en mi lista de espera.

¿Y qué decir? Es un libro que ha superado cualquier tipo de aspectativa. Diría sin lugar a dudas que es una de esas lecturas imprescindibles. Una historia de amores, con mucho de filosofía y de psicología. Milan Kundera creo posea un estilo narrativo muy particular. El libro está compuesto de pequeños capítulos; donde él, en la medida que nos muestra los personajes, sus características y sus historias, nos expone postulados filosóficos importantes –como aquellos de Nietzsche-, y sus propios puntos de vista.
Creo no equivocarme en decir que es una de mis memore lecturas en los últimos tempo. Un libro que atrapa, que deja pensando; y, como pocas veces me pasa, para volver a leer.

“(...) ¿Me ama?, ¿ha amado a alguien más que a mí?, ¿me ama más de lo que yo le amo a él? Es posible que todas estas preguntas que inquieren acerca del amor, que lo miden, lo analizan, lo investigan, lo interrogan, también lo destruyan antes de que pueda germinar. Es posible que no seamos capaces de amar precisamente porque deseamos ser amados, porque queremos que el otro nos dé algo –amor–, en lugar de aproximarnos a él sin exigencias y querer sólo su mera presencia... (...)”

A la próxima!

(Nota: la sinopsis fue sacada del sitio: Planeta de Libros)

domingo, 15 de abril de 2018

Al verla tal vez, no todos puedan comprender quién realmente tengan delante. Sus cabellos bañados por el sol, y sus ojos dulces como la miel, podrían hacer pensar en un ser frágil. Sin embargo, ella pertenece a un grupo de individuos privilegiados. Ella es de los que han sobrevivido.

Y ello no ha sido fácil. Fue la vida, que sin siquiera preguntarle o pedirle permiso, la ha convertido en la extraordinaria criatura que es hoy. Ha necesitado de coraje. Coraje para convertir cada herida en un punto de fuerza. Para que cada cicatriz fuera un recordatorio de lo vivido; de lo que podría haber sido y lo que ella ha logrado que no fuera. Todo aquello que había superado.

Ella ha librado cada una de sus batallas con pasión, la misma que siempre ha guíado su alma.
Ella, la que ha hecho de su voz, con la certeza de sus palabras, aquellas que surgían desde lo más profundo, su espada.
Ella, que en cambio, como escudo posee su natural esencia, templada en el fuego del día a día.
Ella, una mujer sin más armadura que la propia piel, con la cual sentir el latido; el proprio, y el del otro.
Ella, mujer y amiga.
Ella, sin dudas una guerrera de la vida.

Para vos, Gin, porque cuando se habla de "guerreras", me vienes siempre en mente...
smu@ckssssssssssssssssssss a montones!


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 34Tu protagonista tiene que ser una guerrera.)

viernes, 13 de abril de 2018

#VDLN - 91

"He amado hasta llegar a la locura;
y eso a lo que llaman locura,
para mí,
es la única forma sensata de amar."
(Françoise Sagan)

domingo, 8 de abril de 2018


-Por fin mis brazos pueden rodear tu cuello... y así alcanzar tu boca.

-Parece que esta vez me has extrañado.
-Sí... y no.
-¿Sí y no? Suena un poco contradictorio.
-Vos me conoces... yo soy toda una contradicción.
-Me gusta que seas así, pero quiero me expliques.
-Sí, te extrañé. Te extrañé por las mañanas, cuando me despertaba y no tenía la luz de tu mirada para comenzar el día. Te extrañé por las tardes, al terminar la jornada de trabajo y no encontrar tu sonrisa esperándome. Te extrañé por las noches, cuando no podía dormirme y no tenía la exacta medida de tu abrazo...
-Amor...
-Y no, no te extrañé. No te extrañé por las mañanas, porque apenas el sabor del café me invadía la boca, así intenso, así fuerte, sabía que eras vos. No te extrañé por las tardes, porque cuando me duchaba y el agua caliente me recorría la piel, sabía que eras vos. No te extrañé por las noches, porque un segundo antes que finalmente el sueño me atrapara y cerraba los ojos, vos estabas ahí... yo lograba sentirte.
-No sé qué decir, sos vos la de las palabras.
-No importa... nunca necesitaste de ellas, tus gestos siempre han hablado por vos.
-Uffffffffffff amor...
-Shhhhh... te amo...
-Haces bien. –sonrió guiñando un ojo.
-Jajajajajajajajajajajaja!
-Ven aquí, quiero sientas mi respuesta...

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 11Esta semana tienes tema libre pero sin descripciones;
sólo diálogo y acotaciones.)


viernes, 6 de abril de 2018

#VDLN - 90

"Conocerse, amarse, alejarse.
Por momentos, perderse.
Una semana, un mes, o diez días.
¿Qué importa?
Quien hace parte de tu vida,
deja siempre detrás de él un pretexto para volver.
El tiempo, a veces, no converge con las personas.
Él, disfrazado, impone distancias.
Pero, si encontrarse es estupendo,
reencontrarse es sublime"


Estos días he estado viviendo (y aún seguiré así), de estos momentos sublimes; razón por la cual, estaré un poco ausente, sea para responderles como me gusta, que para dejarles mis huellas en sus casas... Pero apenas pueda, por allí estaré.
Les dejo un beso y un abrazo agradecido por siempre estar aquí...
Nos vemos prontito!!

jueves, 5 de abril de 2018

El Club de los 5: Abril


  • Serie: "La casa de papel"
La Casa de Papel es una serie de televisión española creada por Alex Pina. Se estrenó el 2 de mayo de 2017 en Antena 3 (red de televisión española) y acabó el 23 de noviembre del mismo año, con un total de 15 capítulos. Netflix compró la serie posteriormente, motivo por el cual su audiencia ha aumentado notablemente y ha alcanzado gran fama mundial estando entre las 20 series más populares del momento.
Pues he iniciado esta serie no muy convencida, al segundo episodio ya no quería dejar de verla... y, si bien ha terminado como debía terminar, fue tan buena que hubiese querido ver más.
  • Libros: "Justine"
"Justine" es el primer libro de la tetralogía escrita por Lawrence Durrell, "El cuarteto de Alejandría", a finales de la década de los cincuenta en el siglo pasado. El autor explica que su intención fue construir una serie de novela que se desplieguen en el espacio sin constituir una serie; obras que se complementen unas a otras, entretejiéndose en una relación puramente espacial, sin referencia temporal alguna.
En este primer libro, Darley, el narrador que nunca viene nombrado, retirado en una isla del Mediterráneo, recrea los recuerdos de su propia vida en Alejandría, tiempo antes de la Primera Guerra Mundial. Recuerdos del todo subjetivos ya que él está completamente enamorado de Justine, que a su vez está casada con Nessim, un poderoso empresario. De igual modo, toda la historia está llena de suposiciones, ya que el narrador está a lo oscuro de muchos aspectos del pasado y de los 'personajes' que lo rodean.
Un libro sin dudas complejo pero con un encanto único, que atrapa desde el inicio. Y si bien puede parecer en cierta forma 'incompleto' si no se leen los otros tres, es un libro 'sensual' y actual, pese a los años pasados desde su publicación, propio por la temática tratada.
"(...) Es inútil -escribe- imaginar que uno se enamore por una correspondencia espiritual o intelectual; el amor es el incendio de dos almas empeñadas en crecer y manifestarse independientemente. Es como si algo explotara sin ruido en cada una de ellas. Deslumbrado e inquieto, el amante examina su experiencia o la de su amada; la gratitud de ésta, proyectándose erróneamente hacia un donante, crea la ilusión de que está en comunión con el amante, pero es falso. El objeto amado no es sino aquel que ha compartido simultáneamente una experiencia, a la manera de Narciso; y el deseo de estar junto al objeto amado no responde al anhelo de poseerlo, sino al que dos experiencias se comparen mutuamente, como imágenes en espejos diferentes. Todo ello puede preceder a la primera mirada, al primer beso o contacto, precede a la ambición, al orgullo y a la envidia; precede a las primeras declaraciones que marcan el instante de la crisis, porque a partir de allí el amor degenera en costumbre, posesión, y regresa a la soledad. (...)"

  • Descubrimiento: "el Tofu"
Me jor dicho, la comida vegana en general. Esto no quiere decir que yo deje mis costumbres alimentarias de hoy a mañana... pero admito que un poco a la vez, alguna que otra cosa.
  • Trailer:
  • Cita:
"Se muere en el obstinado intento de tener razón.
Pero la razón no está nunca toda de una parte.
Para tener razón se está dispuesto a todo;
aún a estropear la propia vida y aquella de los demás.
Yo he decidido.
No quiero tener razón. Quiero ser feliz."
(Luciana Littizzetto)


Hasta la próxima!

domingo, 1 de abril de 2018

Son las ocho de la mañana de un domingo. A pesar de ello se levantan de un salto de sus camas. No es que ellos sean muy creyentes, pero en algunas fechas especiales, cumplen con algunas de esas tradiciones las cuales su familia consideran importantes. La misa del domingo de Pascuas es una de ellas.

Se visten en cuestión de minutos, y antes de salir, toman esa taza de leche con Nesquick que nunca falta. Caminan pocos metros, en esas calles que los han visto crecer, y se encuentran con sus amigos. Nadie dijo que cumplir con ciertos deberes no podía ser divertido. Veinte minutos después ya están entrando en la Iglesia. No que quedara lejos, pero entre charlas y bromas, se extiende cualquier camino. El cura los mira de reojo, pidiéndoles en forma silenciosa de comportarse como deben; ya los conocen demasiado bien.

Poco más de una hora luego, todo había terminado, y ellos volvían a casa. En realidad, iban a la casa de su nonna. “La Nonna” de todos se diría, hasta sus amigos la llamaban así. Algo que a ella, la ‘mujercita’ de la familia, la hacía enfadar; nunca le había gustado demasiado compartir los afectos. Entraron por el jardín, corriendo y gritando, como hacían siempre. El nonno ya había comprado las medialunas, y sólo los estaba esperando. El más pequeño tomó una en cada mano y fue hacia el garage.

Desde que al nonno le habían prohíbido conducir, se deshizo del auto y el garage se había convertido en el centro de juegos. El primo mayor ya había llegado, y los esperaba mientras escuchaba música y pintaba sobre una de las paredes. Ella prefirió quedarse en la cocina, adoraba ver a su nonna preparar el almuerzo. Los fideos caseros ya estaban sobre la mesa, y el perfume del “tuco” invadía cada rincón. Sabía que la torta era dentro la heladera, y no la abría para no caer en la tentación de deslizar un dedo sobre la crema.

Finalmente llegaron los que faltaban; mamá, papá y la tía. Esta última acompañada de un enorme huevo de chocolate. Todos se sentaron a la mesa, entre risas y conversaciones. Era el domingo de Pascuas de 1991. Un domingo como tantos otros había habido antes. Uno como jamás volverían a tener otro. Pero ellos no lo sabían. Ellos eran felices y no lo sabían.

(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 47Relato de tema libre pero descriptivo, sin un sólo diálogo.)