miércoles, 27 de marzo de 2024

Todavía

¿Cuánto era que se conocían?
Una década al menos, tal vez más. Ya no se recordaba; no quería hacerlo, ¿para qué?. No tenía sentido. Todo había cambiado; aún si él siempre era el mismo.
De todos modos, no había llegado el tiempo de las confesiones, no para ella.
Todavía podía disfrutar de las mañanas, del buen café, de pensarlo y sonreír.


(Este microrrelato pertenece a “ Reto: 5 líneas ” propuesto por Adella Brac.
Las palabras del mes de Marzo son : década - confesiones - mismo.)

8 comentarios:

  1. Detrás de un "pensar" y de un "sonreír" hay mucha historia. Todo aquello que quedó nutriendo el alma sigue vivo, eso indica y está muy bien reflejado en tu prosa.
    Queda como un eco luego de leer tu texto.
    Saludos.

    ResponderBorrar
  2. No precipitar los hechos y saber disfrutar de todo a su tiempo, una filosofía de vida.

    Besos dulcemente grandes Alma.

    ResponderBorrar
  3. Qué más da el tiempo, si el deseo aún manda.
    Abrazo.

    ResponderBorrar
  4. Un texto que deja muchas dudas, pero es brillante en el uso de las palabras propuestas y es una historia interesante.

    Un fuerte abrazo

    ResponderBorrar
  5. El placer de las pequeñas cosas que nos devuelven la alegría y la paz.

    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  6. el tiempo transcurre, unas cosas cambian y otras no, se quedan como congeladas. hay que pasar página, aunque soy el menos indicado en el mundo para decirlo. :)
    besos, alma!

    ResponderBorrar
  7. Son buenas cosass para disfrutar de esos placeres.
    Besos, paisana.

    ResponderBorrar
  8. Hay que disfrutar las cosas buenas cuando llegan, a veces anticipamos el sufrimiento y nos olvidamos de vivir... una foto muy sugerente.

    ResponderBorrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *