sábado, 30 de noviembre de 2019

Me quedé allí, sin saber qué pensar mientras veía cómo se mecían las hojas que el otoño había sustraído a los árboles. De repente, todo parecía haber perdido sentido. Los días continuaban a pasar, uno tras otro. No se detenían, por nada, por nadie. Por otro lado, ¿por qué deberían hacerlo?, ¿qué deberían esperar? No sabía qué responder, porque tampoco yo sabía qué debía esperar, o si realmente deseaba hacerlo. Ambigüedad, eso sentía. Todo y nada.


(Este microrelato pertenece a “Reto: 5 líneas” propuesto por Adella Brac.
Las palabras son las de los meses de Noviembre: mecían - días - pensar.)


20 comentarios:

  1. Nada espera, ni uno debe hacerlo siquiera cuando espera algo, porque la vida continua y se renueva como la naturaleza, el otoño solo es otra etapa más y llegará luego la primavera. Los ciclos son los que mandan.

    Besos dulces Alma y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre tan certero, Dulce... el otoño es una etapa, necesaria también y, como siempre, como en todo, hay que elegir lo positivo.

      Besos grandes como el mar y buen inicio de mes.

      Eliminar
  2. Cada día es una muestra más de la realidad... La espera solo existe en la sala de consultas... El alma debería ser como la vida... Transcurrir.

    Mil besitos con cariño, mi querida Alma ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hizo gracia eso de que la espera sólo existe en la sala de consultas...😄 ...yo odio esperar, por eso no lo hago...😛

      Besotes infinitos 😘😘😘 e inicia muy bien este mes de diciembre, Auro.

      Eliminar
  3. Quien nada espera, puede ilusionarse por cualquier cosa, y es buena señal.

    Por las esperar otoñales, preñadas de fuego de hogar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa imagen del "fuego de hogar", Albada... me quedo con ella.

      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. Quien no espera no se decepciona pero tampoco se ilusiona y es que este invento de la vida es muy raro. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu sabiduría nunca deja de sorprenderme, Ester... me dejas pensando y eso me gusta.

      Besotes!

      Eliminar
  5. Ambigüedad o desconcierto, incertidumbres o certezas, a veces esos estados tienen alguna causa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tienen una (o varias) causa(s), Amapola... como todo en esta vida.😉

      Un beso.

      Eliminar
  6. La ambigüedad se desplaza entre los segundos del Tiempo.
    Excelente microrelato. He disfrutado

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Dumas, tua letras son siempre poesía, y yo disfruto de ellas... gracias por dejármelas.

      Un beso de vuelta.

      Eliminar
  7. Ay las esperas, ay las expectativas! Todo un ejercicio no? Mantenernos en ese espacio neutral ambiguo. Aunque muchas veces sea el único espacio que podemos transitar en determinadas situaciones,y no está mal. Creo que muchas veces es sanador.
    Un beso enorme preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale, vos me conocés, sabés cuánto me cuesta no tener todo bajo control, el no saber qué va a pasar con determinadas cosas... pero bueno, lo intento... 🧘

      Smu@cksssssssssss!

      Eliminar
  8. Alguna vez he sentido emociones similares a las que describís.
    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Demi, sean emociones muy humanas, y que todos las hemos sentido alguna que otra vez...

      Besos paisano.

      Eliminar
  9. ¡Cuántas veces me hago esa pregunta? ¿Por qué esperar? Aunque, por miedo, por ignorancia, por ausencia de deseo, no hago más que eso.

    Me ha encantado tu relato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssssss María Rosa... igual creo que antes o después la respuesta a ese "por qué", llegue...y que a veces ese "miedo" no sea otra cosa que la intuición...😉

      A mí me encanta leer tus huellas por aquí... besotes!

      Eliminar
  10. el tiempo no espera, es como esos conductores de autobus maleducados que esperan a que casi hayas llegado para arrancar con prisas... quizás no sea mala educación, quizás es que para el tiempo nosotros no seamos nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez Beauséant... tal vez como nosotros desde el inicio de la humanidad parece que nos dedicamos a desperdiciarlo, él se venga de nosotros de este modo...

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *