viernes, 21 de febrero de 2020

Los abrazos rotos

22:00 horas. Eso marcaba el reloj cuando Emme decidió meterse en la cama y dormir. Decir que llevaba unos días fatal era un eufemismo. En realidad, hacía semanas, meses, que no encontraba su propio eje; parecía haber perdido su habitual equilibrio. Aunque tratara de disimularlo, escondiéndose detrás del trabajo y sus miles de ocupaciones diarias; cuando llegaba a su departamento, no tenía escape, debía enfrentarse a esa tristeza que le pesaba en los hombros.

00:00 horas. Los números rojos del reloj despertador parecían una marca a fuego que deseaban grabarse en su frente. No podía conciliar el sueño; había dado tantas vueltas en su cama que hasta Poe, desde su rincón, la observaba entre preocupado y fastidioso. Se levantó a preparar un té, tal vez una tila lograra relajarla de una vez.

02:00 horas. Allí seguía; sentada en el sofá de la sala. La música a bajo volumen al menos había hecho que Poe se durmiera; si hasta parecía que soñaba; allí, echado a sus pies. Al menos uno de los dos en ese departamento lo lograba. Ella sabía qué la atormentaba, pero ya estaba bien; en definitiva, se había hecho responsable de lo sucedido. Tenía un carácter difícil, lo sabía, siempre lo dijo. Quien se acercaba debía estar dispuesto a encontrarse con esas puntas filosas de su temperamento. Era exigente, pero no pedía más de lo que daba, a nadie, nunca. Por lo cual, cuando él se fue no se puso mal, no se lo permitió. Había lanzado la moneda y apostado a la cara equivocada. Eso era todo. Y en cierta forma se lo esperaba. Todos se iban, él sólo había sido uno más, el último de tantos otros. Y ella estaba tranquila, había juntado otra vez sus pedazos rotos y continuado su camino. Otra piedra, otro tropiezo, ¿e iban? Ya había perdido la cuenta. Escuchó cómo comenzaba a llover, habían pasado otras dos horas y el reloj sobre la biblioteca ya marcaba las 04:00 de la madrugada.

06:00 horas. Una luz cegadora atravesó el departamento, acompañada de un estruendo que hizo que Poe, asustado, echase a esconderse debajo de la cama. Emme despertó sobresaltada de lo que le pareció una eternidad que llevaba durmiendo. No hacía frío, menos debajo de la manta que la cubría, pero ella temblaba. Y de golpe, comenzó a llorar. No pudo evitarlo, ni detenerse. Lloraba con una angustía que le venía de tan adentro que parecía estar vaciándose. Lloraba y esas lágrimas la limpiaban, la sanaban. Se estaba perdonando. Perdonando de haberse culpado de cosas que no eran. Él se había ido; la había abandonado cuando ella más lo necesitaba. El porqué no importaba ni tenía ya sentido preguntárselo. No había excusa suficientemente válida para romper los abrazos que los habían unido. Él la había dejado, enseñándole que los “para siempre” nunca se cumplen y que los “nunca lo haré” siempre llegan. Lloraba y con cada lágrima derramada era más y más fuerte.

08:00 horas. Después de la lluvia, el sol entró con fuerza por las ventanas, todo lo iluminaba. Emme había dejado de llorar y sonreía. Llamó al trabajo para advertir que ese día no iría; alguien necesitaba su ayuda y era importante. Ella...


(Este relato pertenece a los retos de "Gym para escritores".
Éste particularmente corresponde a la semana dos: "Música".)

38 comentarios:

  1. Que lindo texto nos has dejado es como ir deshojando esa flor cada pétalo es una hora y entre ellos hay una historia y sobre todo un dolor por un sentimiento que es el desamor ..Muy lindo .
    Abrazos y un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces haces falta eso, Campi, deshojar las horas, hacerse pedazos y reconstruirse.

      Besos y buen fin de semana para ti!

      Eliminar
  2. ¿Sabes? Me ha gustado mucho eso de querer cuidarse. No es algo muy habitual. Nos dejamos a un lado pero tu protagonista, se ha abrazo a sí misma y ha decidido reconfortarse.
    Pocas veces un tiempo resultó tan estresante, tan largo y vacío al mismo tiempo.
    Un beso enorme. Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, deberíamos aprender de una vez por todas, que nadie mejor que un@ mism@ para cuidarnos... porque el abrazo que nunca se rompe, es el propio Mag...

      Besisssssssssssssss hermosa!

      Eliminar
  3. No sé por qué el título ya me llevaba a esta canción y el enlace lo ha confirmado. Muy bien narrado, Alma. Haces que la angustia y finalmente esa luz llegue al lector... Haces que se sienta esa necesidad de volver a A(r)mar-Se.

    Mil besitos con cariño ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esa era la idea, que ya el título te llevara...y si creyera en las casualidades, Auro,te diría que ésta es una... pero sólo ha sido el azar.

      Besotes infinitos 😘😘😘

      Eliminar
  4. Alguien necesitaba su ayuda. Ella misma. Me gusta ese final.
    ¿Que habrá sido esa luz?
    Besos, paisana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba en pleno temporal, supongo que la luz sería el relámpago, Demi... sólo tú pluma tendría una explicación más "paranormal" 😛

      Besos paisano.

      Eliminar
  5. Así son los procesos individuales en la vida, llega ese momento liberador y de abrir los ojos hacia el interior. Y supongo que Poe era un gato negro. Muy buen relato Alma.

    Besos dulces y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Dulce... tarde o temprano, despertamos. ¡Qué perspicaz! 😏

      Besos grandes como el mar y que tu fin de semana sea fantástico!

      Eliminar
  6. Es bueno darse cuenta que importa y mucho cuidarse a uno mismo y que solo así podemos estar en una relación sana.
    Tu prota necesitaba llorar, sacar todo aquello que dolía para renacer con mucha más fuerza y es que a veces toca hacerlo. Dar ese paso de ponerse en primer lugar ya es garantía que mejorará.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Conxita, es muy bueno... te diría más, es imprescindible.
      Para renacer siempre hay que convertirse primero en cenizas, como el fénix.

      Un beso!

      Eliminar
  7. Narrativa perfecta en tiempo, ritmo y forma.
    Yo también me quedaría.
    Feliz noche de viernes de carnaval

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique, un honor que tú lo consideres así.

      Un beso y a disfrutar del carnaval!

      Eliminar
    2. Gracias, se me olvidó ... "brillante"

      Eliminar
    3. Ya era tanto, Enrique, ahora me halagas demás...😊

      Eliminar
  8. Brindo por ella, porque Emme no se sienta culpable, porque no vale la pena. La realidad del abandono es siempre dolorosa, pero hay quien, de verdad es, y sólo es feliz, estando solo. Que no es un defecto, a veces es la realidad. Compartir y la convivencia pueden ser un doctorado en equilibrismos que hay quien no quiere hacer.

    Un abrazo y finde bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así mismo, Albada... hay que hacerse responsable de las consecuencias de nuestras elecciones; y hay quienes se van si causa ni excusas, como las ratas, que se van antes que el barco se hunda.

      Besotes preciosa!

      Eliminar
  9. Me quedé atrapada desde el principio en la historia. Vi pasar las horas en el reloj, como si fuera ella. Y ese final, me ha encantado, que se dedique a ella misma, Bien por ella. Y bravo por ti.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si he logrado atraparte, Carmela, me doy por satisfecha 😊

      Un beso!

      Eliminar
  10. el insomnio es tremendo. hay quien recomienda ponerse a leer, pero a veces no tienes ni ganas ni concentración para ello. por cierto, hablando de leer, el gato tiene el nombre de un gran escritor de relatos de misterio. ;)
    el desamor, al menos para mí, cuando pasa el tiempo suficiente piensas que no era para tanto, pero mientras estás pasando por ello es durísimo...
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que el insomnio es tremendo, Chema, cada tanto lo padezco.
      Pocas veces existen "detalles casuales" conmigo...😻
      Siempre es el "mientras" que nos desequilibrios 😉

      Besotes!!!

      Eliminar
  11. Buscando hasta encontrarse...

    Impresionante. Tu mejor relato. Impecable.

    Abrazo, Alma.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay búsqueda más interesante ni importante, Carlos.
      Me halagas demasiado...😊

      Un beso.

      Eliminar
  12. reconocer las derrotas y levantarse de nuevo
    (me impresionaste, opino como Carlos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trato siempre de reconocer mis defectos, mis límites...aceptar mis fallas y derrotas, aprendiendo para no repetirme...y levantándome siempre, propio como el Fénix, Mónica...mi protagonista no podía ser de menos.😉

      Eliminar
  13. Genial relato Alma, he disfrutado leyéndolo.
    Feliz sábado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Los duelos de todo tipo lleva más de una noche poder superarlos.
    Vivimos tiempos de prisas en todo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Alfred, estoy de acuerdo contigo; por ello, he tratado de plasmar que hacía tiempo esto aquejaba a la protagonista... tal vez no he sido del todo clara.

      Un beso.

      Eliminar
  15. Me ha gustado el relato y ese pasar de horas en la noche.

    Un beso insomne.

    ResponderEliminar
  16. Me parece un final precioso y logrado con esa simple frase.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Víctor... no sabes cuánto yo aprecie que pases por aquí y me dejes tu huella.

      Saludos!

      Eliminar
  17. los “para siempre” nunca se cumplen y los “nunca lo haré” siempre llegan.

    Que cierto... y aun así volvemos a confiar en ellos pensando que esta ultima vez será la buena... que tontas! siempre y nunca van de la mano como dos enamorados.
    Besitos bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes qué Laura? ...que quienes mantienen un "para siempre o nunca" son los que no necesitan decirlo, simplemente lo hacen...😉

      Besotes bonita 😘😘😘 muchos muchos.

      Eliminar
  18. Sabemos que lo normal es que las cosas no funcionen, hemos tropezado muchas veces para saber que lo raro es lo contrario, el estar de pie... y aún así, aún así siempre esperamos que la siguiente vez será la buena, la que nos salve de nosotros mismos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expresado tal cual es, Beauséant... nos ilusionamos pensando que "esta vez será diferente"... y luego con "ésta ha sido la última vez"...

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *