martes, 9 de junio de 2020

Despertó...

La luz de la mañana entraba por la ventana. Sentió su mano sobre el cuerpo. Su mano..., ni siquiera recordaba su nombre. Se cubrió con las sábanas y se levantó. Eran tantos años que había dejado de fumar, pero necesitaba encenderse un pucho y salir al balcón. ¿Cómo había podido ser tan estúpida?, pensó. Se había pasado la vida haciendo atención, caminando como una gata sobre los techos de zinc caliente; divirtiéndose sin involucrar ningún tipo de sentimento; siguiendo su instinto, que nunca antes le había fallado. Pero él...

Él había derribado todos los muros. Había logrado penetrar su coraza. Y ella le había entregado no sólo su cuerpo sino también su corazón. Se había envuelto en sus brazos; refugiado en su pecho. Había bebido de su savia tantas noches, lo había alimentado con sus mieles tantas madrugadas. Había creido a sus palabras... y ese fue su error. Su más grave error.

Pero él ya no estaba; se había marchado. Así, como había llegado un día, giró la espalda y desapareció. Como si nada..., como si todo. ¿Mintió? ¿Jugó? Tal vez. Si lo hizo, fue de forma perfecta... o al menos eso creyó. Él también se había equivocado; ¿su error? ...la había subestimado. Él la había convertido en esto que ahora era. Nunca notó cuánto le había enseñado. Tardó tiempo en lamerse las heridas y ahora estaba lista. Ahora era su turno de jugar y había comenzado a hacerlo. Lo haría a su modo, con sus propias reglas. Esta vez no sería su corazón a quedar a pedazos.

Emme... ¿dónde te has metido? –no recordaba su nombre pero por lo visto él sí el de ella. Apagó el cigarrillo y entró a la habitación.

Buenos días... –y fingió su mejor sonrisa. Deseaba fumar y no he querido molestarte.

Cariño, si tú no podrías hacerlo... –comenzó a sonreir y ya intuyó por dónde iría. Es que me he despertado con un problemita y al no verte, pues me asusté de tener que arreglarme solo... –terminó diciendo mientras arrojaba las sábanas a un lado y descubría su tremenda erección.

Ella dejó caer aquellas con las que se había cubierto y comenzó a ir hacia él contoneando las caderas. No estaba particularmente encendida, pero el tipo estaba bueno y ella no encontraba mejor manera de no pensar en ciertas cosas, que echándose un buen polvo. Subió a la cama y por su cuerpo como una gata, acariciando sus piernas. Lo miró fijamente a los ojos y se lo comió de un sólo bocado. Subía y bajaba con sus labios y lengua, mientras él tiraba hacia atrás su cabeza. Su pelo se enredaba entre los dedos de él. Lo sentía hincharse a cada lametazo. Pero ella quería otra cosa, quería más. Besó su vientre, su pecho, su cuello. Hasta que se colocó a hojarcadas sobre él como una amazona. Pasó las manos por su nuca y bajó hasta su oído.

Ni se te ocurra acabar... –le susurró mientras mordisqueaba su lóbulo. No hasta que yo te lo diga al menos... Y continuó a cabalgarlo sin piedad.

Sus manos le magreaban el seno, pellizcándole sus pezones. Las suyas le sujetaban las piernas, acariciándole los testículos, cada vez más duros y llenos. Sentía su sexo contraerse entorno al de él. Acabó mientras clavababa las uñas en su pecho. Una vez... y continuaba. Una segunda... Y ahora esperaba la tercera junto con él.

Emme... –susurró.

Acabá conmigo... –casi le ordenó.

Siiií... –gimió. Ven mi niña... Ven...

Ella se detuvo por algunos segundos donde cambió la expresión de su rostro. Lo sujetó por los cabellos, jalando de ellos y se acercó a su oído nuevamente.

No vuelvas a llamarme así... –su voz estaba cargada de furia. No soy una niña... Y, sobre todo, no soy tu niña...

Sus movimientos comenzaron a ser aún más fuertes, violentos. Su vagina chocaba duramente contra las caderas de él, como si fuera ella quien lo embestía. Rasguñó sus hombros y brazos cuando lo sintió acabarle dentro. Esperó a que los espasmos se calmaran y la respiración volviera a la normalidad, para bajarse de él. Se puso de pie y no le importó cubrirse. Tomó otro cigarrillo y le acercó su ropa.

¿Fuego? –y le mostró el pucho.

Sí... por supuesto... –se apresuró a responder y encender, se lo veía perplejo.

Ahora es mejor si te marchas... –inició a fumar mientras buscaba su propia ropa. Y cierra bien la puerta al salir.

Entró al baño y se miró al espejo. Él también se había equivocado,  ella no era la misma. Él la había subestimado; señado a fuego. Y ya no dejaría que nadie jamás volviera a llamarla de ese modo.


42 comentarios:

  1. Fuego! y ardieron Roma y Troya juntas por una palabra equivocada. Suele pasar, a veces más de una vez. Matilda ya no es una niña.

    Besos dulces Alma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. A veces una palabra basta, a veces una palabra ya está de más...
      Es verdad Dulce, Matilda ya no es una niña.

      Besos grandes como el mar.

      Borrar
  2. Y mejor pronto que tarde, ella ya había tomado la decisión una palabra fue la espita y siempre hay otros. Abrazos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¿Te he dicho Ester que me encanta tu actitud? ...eres genial.

      Besotes!

      Borrar
  3. Bueno, todos cambiamos, evolucionamos, y dejamos de ser niñas para nuestras parejas.

    Un abrazo y por un día estupendo para ti, con pasión y sin trampas.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Absolutamente sí, Albada, todos cambiamos y evolucionamos... aunque no creo que se trate de parejas aquí, pero me gusta tu visión lectora.

      Un beso.

      Borrar
  4. No debo entrar a este blog por las mañanas,,,,,no debo entrar a este blog por las mañanas.............Tan caliente como la arena en verano, me ha gustado, una palabra en el aire y mil cuestiones a su alrededor.
    Un saludo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajajajaja Victor... ese mantra inicial es todo un cumplido, gracias!!!

      Un beso.

      Borrar
  5. Su error fue llamarla como lo hacía él...
    Eres maravillosa haciendo relatos, consigues que viva la escena como si la estuviera viendo. Felicidades.
    Un besazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Has dado en el blanco, Carmela!

      Pues gracias por lo que dices, de verdad, porque admiro toda tu arte (letras y fotos), lo sabes.

      Besotes!!!

      Borrar
  6. Los cambios son buenos te habren otros horizontes ,.Me gusto el relato y como lo expresaste .Abrazos cielo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Yo creo Campi que los cambios sean indispensables.

      Gracias bonita, muchas gracias... besotes!

      Borrar
  7. Hay formas de llamar (nombres) que solo deben decirse por una persona.
    Cuando me llaman como lo hacía "ella" me entran ganas de salir corriendo...jajajaja
    Buenos días!
    Besotes bella.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hay palabras, formas, nombres que sólo una boca debería pronunciar... al menos si no quieren desencadenar el infierno, Laura... jajajajajajaja!

      Besotes!!!

      Borrar
  8. Desde luego...hay personas que nos marcan para siempre...sobre todo las que duelen...
    Me siento muy identificada con aquello de que nunca nadie ha de volver a llamarme de un determinado modo...
    En realidad me identifico con todo el texto... sexual, directo y conciso y cargado de muchos más sentimientos de los que parece a primera vista...
    Un besote¡

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Amando... tú has logrado leer entre líneas, creo que realmente has sentido lo que he escrito, gracias por eso, de verdad.

      Besotes enormes!

      Borrar
  9. Siempre hay una gota que colma el vaso,aquella palabra o acción o gesto,que es la chispa que hace explotar.
    Me encanta, lo que más, es que ella de alguna forma, termina cuando ella decide. Nunca más una niña, y menos una niña reclamando que la quieran o la deseen.

    Perfecto!
    Un besazo mi reina.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hay situaciones que te hacen poner un punto y, a veces, éste es uno final, Ale.

      Smu@cksssssssssssssssssssssss!

      Borrar
  10. Lo que una vez fue deja de ser... y aunque sean los mismos cuerpos ya no son los mismos de antes, subestimar es algo que se hace muy a la ligera. Muy buen relato, Alma. Te felicito.

    Mil besitos más ♥

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas más personas de las que imaginamos subestiman al otro, y esto es un error muy grande, Auro.

      Besotes infinitos preciosa!

      Borrar
  11. Hizo bien. A tiempo es siempre antes. Nunca después.

    Abrazo grande.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Wowowowowowowowo Carlos... qué certeras tus palabras, me encantaron!

      Un beso.

      Borrar
  12. Muy cierto mi amiga, hay palabras
    que ya llegan tarde,también es mejor
    usar otras formas que signifiquen
    lo mismo o casi.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es, Siby... no se debe pasar página, se debe cambiar libro.

      Besitos!

      Borrar
  13. Bueno llega el verano y por razones de intendencia dejo el blog temporalmente.
    Necesito desconectar un poco.
    Grazias
    S

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias a usted, Siciality, por notificarmelo.

      Buen descanso y hasta la vuelta.

      Borrar
  14. te recuerdo... y pasado el tiempo, tengo la misma sensación que cuando te leí en aquella ocasión. Eres punto de inflexión. Una palabra en el momento inadecuado, o una palabra inadecuada en el momento adecuado...
    Un punto y final... acertado.

    Un beso enorme, Almi, y feliz tarde :--)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Sonrío Mag... sonrío porque te has recordado; porque has dicho lo mismo y cobra mayor sentido y valor... gracias... de todo ❤️, gracias.

      Besisssssssssssssssssssssssssssss hermosa!

      Borrar
  15. De alguna manera cerramos a cal y canto aquello que nos marcó y dejó de ser; como una válvula que jamás debe abrirse… Él la abrió, o lo intentó…

    Las situaciones vividas nos forjan y predisponen, no solo en cuanto a la actitud, sino a la manera de sentir…

    Muy bueno, querida Alma…
    Siempre un placer leerte…

    Abrazos y cariños, y muy feliz finde 💙

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así mismo, Gin... lo intentó y le ha ido malísimo, parece.

      Gracias preciosa por estar siempre... besitos a montones! 😘

      Borrar
  16. Nunca es tarde para poner las cosas claras.
    Me encantó.
    Saludos.

    ResponderBorrar
  17. Gua. Matilda, candente como para derretir a un tempano. En cierta forma, fue lo que pasó.
    No la quiso cuando ella entregó su corazón. La tuvo despiadada, como una mujer fatal. Capaz de brindarle una increíble intensidad, para luego alejarlo, sin retorno. Y que recuerde esa experiencia, porque parece que no se repetida.
    Que venganza tan refinada.
    Besos, paisana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pudo pero no supo hacer, Demi... y no, no creo se repetirá la experiencia.

      Besotes paisano!

      Borrar
  18. Maravilloso relato, erotismo de principio a fin.
    Hola Alma espero estés bien, saludos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge, me halagas... estoy bien, gracias por preguntar 😊

      Un besote!

      Borrar
  19. Aventajar al maestro doble jugada!
    Muy bueno!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Bienvenida a esta playa, Carmen... eso antes que nada.

      No lo había pensado por ese lado, pero me gusta... y mucho.

      Un beso.

      Borrar
  20. Aprendemos de nuestros errores y nos volvemos como el hielo para disfrutar de todo sin remordimiento alguno, hasta que llega alguien que por lo que sea nos vuelve a derretir el corazón para volver a lastimarlo. Excelente relato. Un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Vuelve a suceder con la esperanza que sea diferente, que lo feo o malo no vuelva a repetirse... y, en el mejor de los casos, Sheol, esto no sucede. Sino terminamos por convertirnos en unos insensibles.

      Gracias por tu huella... un beso.

      Borrar
  21. Damos todo nos entregamos hasta las ultimas consecuencias y a veces...bueno muchas veces no se valora, ya es tiempo de ser nosotras de disfrutar, de poner nuestras cartas sobre la mesa, de tomar si mas porque queremos, porque lo deseamos, porque podemos elegir

    Arrollador, sincero y sobretodo con alma este relato

    Gracias un placer

    Saludos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Bienvenida a esta playa, Ayelen... y gracias por lo que dices.
      Sí, es tiempo de ser nosotras mismas, con todo lo que ello significa.

      Un beso.

      Borrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *