viernes, 7 de agosto de 2020

Escuché el ascensor. Sabía que era Él.


La puerta del departamento se abrió. Todo estaba iluminado con velas. La música suave, de fondo, que provenía de la habitación. Sentada sobre el borde de la cama. Las piernas cruzadas. Sólo la lencería negra como vestimenta.


Se paró delante mío y sonrió de lado. Dejó el saco sobre el sillón, tomándose todo el tiempo. Aflojó la corbata, sin quitarsela. Vino hacia mí y me hizo alzar. Se acercó a mis labios, pude sentir su respiración sobre el rostro. Temblé, y Él lo percibió.


Su profunda mirada ahora estaba fija en mis ojos oscuros. Una de sus manos rozó distraidamente mi pierna, sabía que quería ver mi reacción. Continué a fijarlo.


Al improviso, me empujó contra la pared. Mi respiración se hizo más marcada, pesada…, se agitó. Sus dedos comenzaron a acariciarme el cuello, y no pude no apoyarme a su cuerpo.


Me quitó el sujetador y se inclinó sobre mi seno. Sentí su boca saborear uno de mis pezones. Duros…, erectos…, por y para Él.


El tiempo pareció detenerse. Podía sentir cada movimento suyo, cada respiro.

Su mano bajó por mi vientre, hasta mi sexo. Se separó un poco de mí, para observarme. Sonrió ante el rubor que inundó mi cara. Volvió a sujetarme entre su cuerpo y la pared. Sentí su dedo entre mis pliegues, moviéndose lento, mojándose con mi humedad. Pese a la oscuridad, Él vió el brillo en mis ojos oscuros, el fuego que me provoca cada vez. Cada vez que soy suya, porque lo soy.


Continuó apretándome contra la pared. Su lengua recorría mi cuello con hambre. Sentí la fuerza de su miembro penetrándome, como aquella de sus dientes en mi hombro. Fue su respiración que comenzó a crecer en intensidad. Se volvió feroz…, casi animal. Así eran sus embestidas. Mis manos se enredaban en su pelo y mis gemidos se ahogaban en su cuello. Marqué con mis uñas su espalda en el preciso instante en que su semen quemaba mis entrañas. Mi boca pronunció su nombre al explotar en un exquisito orgasmo.

El tiempo volvió lentamente a transcurrir. Me besó permaneciendo aún dentro de mí. Luego de unos segundos me llevó en sus brazos hasta la cama. Su cuerpo y la profundidad del sueño acabó por envolverme. 

44 comentarios:

  1. Actos que envuelven en una calma ... y es que lo dices tan bonito que es imposible no sentir la fiereza y el sueño postumo.

    Mil besitos, Alma y muy feliz día ♥

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Auro, tú sabes que tus palabras tienen un enorme valor para mí, eres un ejemplo a seguir preciosa... gracias.

      Besotes infinitos y disfruta tu fin de semana...😘😘😘

      Borrar
  2. Un relato in crescendo y la rúbrica de ese nombre que exclaman los labios es el culmen orgásmico.

    Besos dulces Alma y dulce fin de semana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Creo que a todos nos gusta que en ese momento, en la cima del placer, se nos nombre... ¿no?

      Besos grandes como el mar, Dulce y que tu fin de semana sea magnífico!

      Borrar
  3. Casi?... Leía y era como ver a mis gatos haciéndolo. Lo animal nos humaniza más de lo que nos imaginamos, Alma.

    Abrazo hasta allá.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me encantó eso de: “lo animal nos humaniza...” ...brillante, Carlos.

      Besotes!

      Borrar
  4. Ese nombre exclamado a la vez que el orgasmo suena siempre como una música celestial, y nada apetece más que envolverse es su cuerpo.

    Un beso!!

    ResponderBorrar
  5. La ternura es intuitiva, pero la pasión es instintiva, animal. También es animal la energía que surge al estar acorraladas contra la pared, aunque en lugar de atacar, sucumbe.

    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me gusta tu análisis, Alís... siempre tan certero.

      Besotes!

      Borrar
  6. Esos actos sexuales, que vienen y llegan así, a veces si proponérselo previamente y que acaban la mar de bien.

    Un abrazo, y feliz finde

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Brindemos por ellos y que nunca dejen de sorprendernos... ¿no Albada?

      Besitos y buen fin de semana!

      Borrar
  7. Ese momento que se hace tan intenso, entre calma y calma, donde el deseo nos brinda esa sinrazón que solo nos conduce a obligarnos porque no nos deja retroceder.
    Intensas tus letras, tan de ti... y por esos momentos viscerales que nos encogen las entrañas.
    Un beso muy grande, Almi.
    Mi cariño siempre.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hay instantes que sólo queda ir hacia adelante, disfrutándolos a pleno...

      Gracias por tu huella, Mağ y, sobre todo, por tu cariño que siempre llega.

      Besissssssssssssssssssssssss hermosa.

      Borrar
  8. MI Alma querida, te iba leyendo y veía cada instante narrado ante mis ojos, sintiendo ese calor sensual creciendo imparable.
    Un relato que es la historia de un instante perfecto donde podemos perdernos siempre.
    Me ha encantado!
    beso enorme preciosa!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Creo que si existiera la posibilidad de encerrar la perfección en un sólo instante, sería en algo así... sin dudas, Ale.

      Smu@ckssssssssssssssssssssssss!

      Borrar
  9. Sensualidad y erotismo. Realmente tus palabras transmiten muchos sentimientos y apetitos.
    Un beso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me gusta eso del "apetito", Sandra... provoca una imagen muy interesante.

      Un beso.

      Borrar
  10. Hola Alma, he echado de menos verte por mi sitio, pero aún así he podido disfrutar de esta escena provocativa, envolvente y honesta en la pasión sin pudores ni miramientos de los protagonistas. Tiene un toque clásico, recordándome, en el buen sentido, el cliché de las películas hollywoodenses de los años 40 ó 50. Al menos yo vi la historia en blanco y negro en mi cabeza.

    Un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. En los últimos tiempos, **kadannek**, estoy muy '(dis)persa', por decirlo de algún modo... pero te agradezco que 'aún así' me dejes tu huella, lo que te generó el texto... me gusta eso de ver la historia en blanco y negro, es un estilo de fotografía que adoro en forma particular.

      Un beso.

      Borrar
  11. que linda manera de irse a dormir...

    ResponderBorrar
  12. He tenido que volver a empezar porque para mi un saco no tiene nada que ver con lo que es para ti :) y, claro, no entendía nada..

    Qué lentos se hacen esos momentos previos, ¿verdad? Parece que puedes leer cada gesto, escuchar cada sonido... Y después un sueño reparador, claro que sí ;)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Aichhhhhhhhhh Beauséant... ahí me delató mi "argentinidad"... y menos mal que no hice mezcla con el italiano, que a veces me pasa, sino sí que no entendía nadie!
      ¿Cómo se le dice en correcto español? ...así lo sé para la próxima.

      Es verdad, se puede notar cada mínimo movimiento, como si fuera una película en cámara lenta.

      Borrar
    2. No, si me encanta lo de saco, pollera y remera, no dejes nunca de usarlos, por favor. Fue culpa mía, que estaba con la cabeza en otra parte y no entre bien en el texto :)

      Aquí somos muy sosos, hija, decimos chaqueta, rebequita, falda... son palabras que no saltan en la boca.

      Borrar
  13. Cuesta imaginar un mejor somnífero para ir a la cama. Contrario al relato, que se me reproduce de manera natural en mi mente y en mis ganas.

    Va un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Antes que nada, “Bienvenido” a esta playa, Julio David, un placer encontrarte aquí.
      Y por lo del relato... me gusta haber provocado ese efecto.

      Va un beso.

      Borrar
  14. Ah!...Belo! Intenso! Excitante! Arrebatador! Irresistivel!...
    Adoro tuas palavras de fogo!

    Beijos para ti.
    A.S.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pues gracias A.S.... un placer que te haya gustado tanto.

      Un beso.

      Borrar
  15. Que pasional manera de sentir amiga Alma una intensidad llena de sensualidad.
    Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge, por sentirlo, por vivirlo tu así...☺️

      Besos!

      Borrar
  16. Más que leerte me ha gustado sentirte.
    Emociones improvisadas.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El placer es mío Charly... sobre todo si logras sentirme.

      Besos.

      Borrar
  17. Uf.... eso Fué intenso, yo habría hecho exactamente lo mismo. Faltaría sólo un beso de sal.
    MMMMM... cual es tu dirección?

    Juan de Marco, tomando un uber.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajajaja Rodrigo... estoy segura que un Uber no podría traerte hasta mi dirección...

      Borrar
  18. Alma...vim reler-te e sentir o prazer das tuas palavras deliciosas!

    Beijos!
    A.S.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y yo vuelvo a agradecerte tu compañía, A.S.... un placer para mí también.

      Un beso.

      Borrar
  19. Respuestas
    1. Gracias Cecy... me gusta que te haya gustado...☺️

      Un beso.

      Borrar
  20. Hola, Alma! Me ha gustado mucho pasar por tu blog. Y el relato, sobre todo el preludio que es la parte más sensual. ¿Has leído a Anaïs Nin? Me recuerda un poco a tu estilo. Muy buen texto.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Bienvenido Miguel!!! ...eso primero que todo.
      Sí que he leído Anaïs Nin y es demasiado cumplido el decir que mis letras te recuerdan a ella... de todos modos te agradezco tanta generosidad y también, el que estés aquí, espero seguir encontrándome tus huellas.

      Un beso.

      Borrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *