domingo, 1 de enero de 2023

Tal vez

Hacía tiempo que estaba... ¿cómo? ¿cómo podría definirse su estado? No lo sabía ni siquiera ella. No era ansiedad; de hecho, nunca se había sentido tan tranquila, tan segura de sí misma. Tal vez era precisamente por eso que comenzó a hacerle falta y la idea no dejaba de darle vueltas en la cabeza.

En ese preciso instante en que su mente divagaba por senderos ya recorridos, escuchó que llamaban a la puerta. Le habían hecho llegar una invitación. Por la clase de la misma y las fechas que eran, no tenía dudas del remitente y sonrió al comprobarlo. Y, aún si no se había decidido a ir, la idea no le disgustaba.

La última noche del año. ¿Estaba lista? No lo sabía pero nada la detendría de averiguarlo. Se preparó meticulosamente, cuidando cada detalle. Buscó aquello que le era imprescindible para asistir: su máscara.

Llegó. El salón estaba lleno. Una dulce melodía de fondo se escuchaba apenas, el volumen justo para disfrutarla y conversar al mismo tiempo. A simple vista no reconocía a nadie, en definitiva, era tanto que no se hacía ver en ningún lado. Tal vez era mejor así, pasaría desapercibida... o eso creía.

Todo estaba organizado con la máxima exquisitez, como siempre. El Caballero que hospedaba cada año este evento era un verdadero Maestro de ceremonias. En uno de los salones estaban dispuestas pequeñas mesas donde aplacar los paladares más exigentes. Eligió sentarse en uno al azar. Él le sostuvo la silla y ella inclinó la cabeza agradeciéndole. Algo había comenzado a agitarse en su interior; un instinto que había estado callado por tanto tiempo ahora parecía volver a despertarse. Sintió un roce en su mano, un juego de dedos que no había olvidado.

Se levantó serenamente y fue hacía la entrada. Sobre una bandeja estaban colocadas diferentes llaves. Su intuición más básica le señaló cuál debía elegir. La tomó en su mano y fue hacía su lugar preferido; conocía la residencia a la perfección. Tenía que llegar a ese sitio, el indicado. Sin planearlo, todo estaba resultando como antes, como años atrás... como siempre. Tal vez esta vez con un resultado diferente.

No tenía prisas... ¿o sí? No, no la tenía. Sabía que la estaba siguiendo, lo conocía demasiado ¿bien? ...simplemente demasiado. Había estado como un lobo al acecho, esperando por su presa. Que equivocado estaba. Si en este juego había alguien que podría caer en las redes, no sería ella. El sonido firme de sus tacones era atenuado por las alfombras. De todos modos ella lo sentía cada vez más cerca. No tardaría mucho en alcanzarla. Y ¿qué pasaría cuando lo lograra? Tal vez... sólo tal vez.

¿Podría él hacerla olvidar de todo? Apresarla contra su cuerpo, siendo sus caderas su único sostén. Su mano acariciándole la nuca. Sus dedos se enredarían en su pelo, sujetándolo, jalando de él hasta hacerlo gemir de dolor, de placer, o una mezcla de ambos. Como esa punzada que le provocaba su aliento; sus dientes en el cuello. Sus huellas siempre fueron tan sólo un modo de marcar territorio, no más. Ahora era totalmente consciente de ello. Era exclusivamente ver quién era más fuerte.

Pero esta vez se equivocó desde el comienzo.

Apenas escuchó que entraba a la biblioteca, sonrió. Se quitó la máscara, deseaba verlo a los ojos. Esperó que se pusiera detrás de ella, que creyera que la historia volvería a repetirse. Lo observó sin decir palabra y él actuaba de la misma manera. Aunque su mirada poseía un fuego que no sabía exactamente a qué se debía. ¿Pasión? Tal vez exasperación o frustración al darse cuenta que no sería el dominante en esta ocasión. Ella ya no se pondría a sus pies, ni siquiera por ese grande placer que le podría otorgar. Había aprendido. El tiempo siempre ha sido un buen maestro.

Se giró sin más y lo dejó allí... los libros fueron sus mejores amigos en estos últimos años. No tenía nada por decir, no valía la pena, ya no.

Bajó las escaleras, encontrándose con el anfitrión de la fiesta. Se saludaron, él hizo una pequeña inclinación con su cabeza, mirándola con ¿orgullo? ...tal vez sí, seguramente sabía o adivinaba lo ocurrido. Había vuelto de un sitio donde nunca debería haberse marchado. Sonrió emocionada... tal vez el año que apenas iniciaba traía consigo muy buenos auspicios después de todo.






Después de mucho tiempo, aquí estoy.
No sé si será permanente o menos, tal vez veré cómo se dan las cosas
y el tiempo, sobre todo.
Quería agradecerle a Dulce
y su magnífico baile de fin de año;
y también, obviamente,
a todos esos amigos que, sin necesidad de nombrarlos uno a uno,
me han acompañado todo este tiempo,
sin soltar mi mano...
...gracias de corazón.


Les deseo lo mejor en este año que comienza...
...buen 2023!!!

12 comentarios:

  1. Que ese tal vez que flota en el aire se disipe y concrete todo lo bueno que ha de venir. Gracias por asistir a mi Baile un año más, pero no sé por dónde entró ese "lobo" y mira que he reforzado la seguridad ;) Que el tiempo hable a favor.

    Besos dulcemente grandes Alma y Feliz 2023!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Dulce, sobre todo, por lo más importante, tu amistad.
      Ojalá que así sea, cruzaré los dedos.

      Besotes grandes, grandes.

      Borrar
  2. Excelente forma de participar en la propuesta de Dulce.

    Feliz Año Nuevo!!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Alfred por verlo así.

      Feliz año para ti también!

      Borrar
  3. Hay momentos que necesitan fraguarse. Pero todo llega.

    Por un precioso 2023. Un fuerte abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Lo espero, Albada... sobre todo por lo bueno.

      Besotes!!!

      Borrar
  4. Madre mia! Me encantó! Qué giro! Me ha encantado el final..perfecto!
    Y las imágenes se narran solas...Excelente!
    Lo disfruté muchísimo!
    BESOTE ENORME BELLA.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Mi Ale querida... hacia mucho que quería escribir y Dulce siempre es inspiración... tvtttttttttttttttttttttttb.

      Sm@cksssssssssssssssssssssssssss!

      Borrar
  5. El tiempo es un buen maestro, sí... por desgracia a veces tardamos demasiado en aprender...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y a veces, Beauséant, no se aprende nunca... lamentablemente.

      Borrar
  6. Es un placer leerte, en tu regreso. Que tiene sentido que haya sido para el famoso baile, con tan selectas invitadas. También tiene sentido que el encuentro haya sido en la biblioteca.
    Lo contaste a tu estilo.
    Es un placer leerte. Besos, paisana.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Demi, sé que sueno repetitiva y que esto puede parecer sólo una excusa más, pero te aseguro que pese a todo lo que sucede a mi alrededor en estos últimos años -y no es poco, te lo aseguro-, no me olvido de ustedes, parte fundamental de este mundo virtual que tanto me gusta.

      Besos, paisano.

      Borrar

Deja tu huella en mi arena...

Si quieres, déjame aquí tu huella...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *